Voleibol

Ignacio Sánchez confía en la buena racha del Unicaja y predica que el momento es ahora

Ignacio Sánchez entrena la recepción de balón, conocedor de que la buena defensa será uno de los pilares fundamentales para vencer al Teruel el próximo sábado./IDEAL
Ignacio Sánchez entrena la recepción de balón, conocedor de que la buena defensa será uno de los pilares fundamentales para vencer al Teruel el próximo sábado. / IDEAL

El colocador no se fija tanto en la clasificación de la fase regular como en la cercanía de la derrota con Teruel en la final de la Copa del Rey

JAVIER NAVARROALMERÍA

Siendo colocador de un deporte de tanta precisión como es el voleibol hay que ser una especie de diapasón de carne y hueso, marcando el ritmo con el que suene una melodía bien ejecutada. Ignacio Sánchez no toca instrumentos, sino que interpreta su obra a través de acciones de jugadores sobre pista para que el resultado sea la sinfonía con empaste y afinación que describa una victoria. Por eso, más que ningún otro por su responsabilidad, sabe hacer la lectura del tiempo, que es la que toca a tres jornadas vista del inicio de los play off. «Más allá de porque sea este partido contra Teruel, es por el momento de la liga en el que estamos, a finales, sabemos que queda nada para play off y sabemos que es ahora cuando hay que dar el último empujón para conseguir la liga», manifestó.

Más claro y rotundo no se puede ser, yéndose a una lectura de mucho provecho, más que a habitual de los puntos, sobre una cita que de disputará en Los Planas desde las 18 horas de este sábado, ya que «siempre hay que tener las cuentas presentes, pero más allá de eso nosotros tenemos en el pensamiento el partido último contra ellos, que es muy reciente, y queremos limar los aspectos que no nos hicieron ganar, porque perfectamente podemos conseguir la victoria allí, y durante toda esta semana lo afrontamos con muchas ganas, porque es un partido bueno, un partido de los que al final entrenamos para ellos, con ganas y con el trabajo enfocado a los fallos que tuvimos en algunos momentos de la final».

Ganarle a todos

No por muy repetida deja de ser cierto una máxima que el almeriense también se pone por delante, y es la de «el que quiere ser campeón de la Superliga, tiene que ganarle a todos, entonces, por los números, pues sí, te ayudarán para el play off para jugar contra el cuarto o empezar dentro o fuera, pero nosotros sabemos que ahora lo que toca es un rival directo y nuestro objetivo es ganarle». No es muy ajustada la palabra 'pique' entre los favoritos a alzarse con el título, pero nadie oculta que esa rivalidad nutre al voley de grandes momentos de los que todos quieren salir siempre con la victoria como recompensa.

Hay mucho trabajo detrás para que las cosas salgan como se quieren, como pasó en la semifinal copera, a la que Ignacio Sánchez suma también una final que no fue mala por parte de los verdes, puesto que «el 'chasquido' estaba ahí, nosotros solo hemos estado trabajando y jugando, y al final salió con Palma, pero con Teruel también bien aunque ellos lo hicieron un poco mejor y por eso ganaron, así que tenemos muchas ganas». Unicaja Almería 'despertó' su mejor versión y por eso pudo jugar la décimo octava final de Copa, nivel al que se ha llegado para quedarse con la 'pelea' permanente en los entrenamientos, pues «está haciendo que suba el nivel de las sesiones y el ritmo de juego, todos buscando su oportunidad».

Sin duda, es el mejor modo de crecer ya no solo como equipo, sino en el plano individual, porque «entrenar todos los días con 12 o 13 jugadores nos viene mucho mejor a todos y entre los compañeros se está agradeciendo». En ese sentido, tiene otro 'cliente' al que nutrir de balones, toda una institución llamada Israel Rodríguez, que «ya lleva una semana entrenando con nosotros y cada vez se nota que él está más cómodo, más suelto. El otro día (en el partido ante Textil Santanderina) ya jugó, y antes también estaba listo para jugar, pero fue este sábado cuando salió a pista y para nosotros, ya ves, nos sube la flecha un poco más, porque jugar con él te eleva el nivel varios puntos». Ignacio habla claro, y sabe que «un grito suyo es un grito suyo».

El almeriense se ha mostrado satisfecho por la igualdad de la Superliga en todos los frentes, con el destino de muchos equipos por decidirse en tres semanas. «En esos tres puntos de la clasificación, arriba, en el medio y abajo, no se sabe qué va a pasar, están todas las posibilidades abiertas y al final se mantendrá, o ganará la liga o se meterá en los play off quien más trabaje y esté mejor en ese momento», aventuró el colocador. Por ellos, su insistencia es 'el tiempo', porque el momento es ahora, y «para eso estamos nosotros centrados, porque somos conscientes del momento en el que nos encontramos». Unicaja Almería no quiere fallar y lo va a dar todo para que se pueda ofrecer el alto voleibol que abra las puertas del título.

Apoyo de la grada

Una de las cosas a favor, o muy a favor para Ignacio Sánchez, es que en casa se produce una comunión perfecta con la afición, un público al que no para de lazar piropos, porque «estuvimos muy contentos este sábado con la hinchada, vino bastante gente, y eso deberá seguir así, por lo que los animamos a que sigan viniendo cada vez más hasta llenar el Moisés Ruiz». Pese a ello, es indiferente al final empezar fuera o dentro las eliminatorias de play off:, y confesó que «depende, no te sé decir, porque si ganas los dos partidos en tu casa el rival también tiene mucha presión de estar en su casa y estar al borde de la eliminación o de perder el título». La experiencia la vivió en primera persona ante Unicaja defendiendo a Ibiza en aquella semifinal pasada.

Pero precisamente, ya quedó atrás aquel partido, y ahora el que tiene por delante el equipo ahorrador es la máxima prioridad. Ganarle el sábado a domicilio al vigente campeón de la Copa del Rey, el CV Teruel, podría devolver al cuadro de Piero Molducci la confianza necesaria para alcanzarle también en la clasificación de la Superliga, si es que acaso la perdió alguna vez.

Mirando a la tabla, son solamente cuatro puntos los que hay de diferencia entre ambos conjuntos, y dos menos los que le separan del segundo clasificado, un Urbia Palma al que también tiene a tiro en caso de que el Tarragona 2018, actual colista, diese la improbable campanada y ganase su primer partido de la temporada en el Palacio Municipal de San Moix, en el partido en que se enfrentan y que tendrá lugar el mismo día y a la misma hora que el de blanquiverdes y turolenses.

La tranquilidad para Unicaja Almería llega mirando hacia abajo, puesto que la brecha abierta respecto a sus perseguidores, Ushuaïa Ibiza, FC Barcelona y Río Duero Soria (estos dos últimos empatados) es mucho mayor y solvente, 18 y 19 puntos respectivamente.

Fotos

Vídeos