VOLEIBOL

Enrique de Haro vuelve a encargarse de poner a tono al Unicaja Almería

Toda la plantilla atiende con atención las explicaciones del granadino en los entrenamientos./IDEAL
Toda la plantilla atiende con atención las explicaciones del granadino en los entrenamientos. / IDEAL

El granadino cumple su vigésimo quinta campaña en la entidad ahorradora, entre la etapa como jugador y la actual siendo preparador físico blanquiverde

JAVIER NAVARROALMERÍA

Siempre pero quizás sobre todo en pretemporada, el estado físico de los jugadores que componen un equipo es fundamental, y en el Unicaja Almería Voley se encarga desde hace varios años Enrique de Haro, preparador físico y ex jugador de la entidad ahorradora.

Son muchos años y todos los títulos los que atesora el granadino, asegurando que «la preparación física del equipo, más que un trabajo, es una pasión y no he perdido la motivación, también porque el trabajo es muy similar, pero cada año varían los jugadores y las circunstancias y eso supone un nuevo reto».

Desde hace varias campañas se encarga de poner a tono a la plantilla, habiendo visto muchos cambios en su área de trabajo: «La preparación física y el mundo del entrenamiento va avanzado, como toda las cosas. Hace unos años era impensable que se trabajara con las actuales tecnologías y hoy por hoy, lo que tratamos es de adecuar el entrenamiento a la experiencia de otros años, pero también a las nuevas tendencias que se están planteando».

El ex jugador del Unicaja informa que «valorando las características físicas de cada jugador como punto de partida, parámetros de altura, peso, composición corporal y porcentaje de fibra muscular, se diseña un modelo personalizado de entrenamiento, habiendo una línea común de todo el equipo, tratando de adecuarnos a los objetivos que se presentan durante la temporada».

Pequeños entrenamientos

El preparador físico lo resume diciendo que «es vedad que al final son 12 pequeños entrenamientos individualizados, por el rol que ocupa el jugador sobre la pista, y algo muy importante, que el estado de evolución no es lo mismo en un jugador que está ya cerca del final de su etapa deportiva, que jugadores que están empezando».

De Haro completa sus percepciones y palabras añadiendo que «este año, igual que ha ocurrido en otros, tenemos esa mezcla y cada uno necesita un entreno diferente y por ello, es fundamental la confianza de los jugadores en nosotros y tratamos de ganárnosla día a día».

En definitiva, al fina y al cabo se trata de labor de equipo y de apoyarse en el otro, comentando el granadino que «confían por la atención que prestamos en los entrenamientos con esa individualización, con estar atentos a sus requerimientos y necesidades. Que vean que los responsables de la preparación física estamos a su servicio para que obtengan el máximo rendimiento y al final conseguir los éxitos para los que todos trabajamos».

Pero el hecho de confiar debe ser recíproco y el preparador físico ahorrador también lo entiende así: «Nosotros les correspondemos también con confianza, total para todos los jugadores que vienen a este club, porque saben que vienen a un club ganador, y tratamos que toda la experiencia acumulada estos años sirva para que los que no han ganado títulos, que lo vivan aquí, y para los que sí, afianzar su carrera».

Además, está la auto exigencia personal de cada uno de la plantilla y Enrique De Haro lo ve claro al mencionar que «hace tiempo que el jugador de voleibol tiene educación deportiva amplia independientemente de país del que provenga o del equipo del que llegue».

Mano derecha

Quien ha llegado a la disciplina del Unicaja Almería y le acompañará a lo largo de la temporada en sus labores es Braulio Moreno, al que el propio granadino presenta como «otro licenciado en Educación Física que va a colaborar con nosotros».

Sobre la incorporación de Moreno, señala que se produce «por motivos personales y porque viene bien después de tantos años a cargo de la preparación física; lo conozco bien porque fui profesor suyo en el Grado de Actividad Física y Deporte de la Universidad de Almería».

De Haro se deshace en elogios hacia su nuevo compañero en el estamento técnico y no duda en describirlo como «un chico muy comprometido, muy fanático y conocedor de la preparación física práctica, de muchos de los movimientos que nosotros utilizamos de base en la preparación, como los movimientos olímpicos, de cargada, etcétera; eso es lo que va a aportar en la práctica del día a día y así ayudar a llevar a cabo nuestros planteamientos».

Fotos

Vídeos