Voleibol

Doce finales seguidas para lograr la duodécima Liga

Ignacio Sánchez parece llamar a sus compañeros para una apasionante final en Los Planos./FOTO DEPORTE
Ignacio Sánchez parece llamar a sus compañeros para una apasionante final en Los Planos. / FOTO DEPORTE

Unicaja Almería, menos favorito, se mide a un CV Teruel en un pabellón temido, el de Los Planos, dispuesto a ganar el factor cancha como ya hizo en las semifinales. Blanquiverdes y naranjas se han visto las caras, hasta ahora, en ocho finales de la Superliga Masculina, con cinco títulos para los turolenses y tres para los almerienses

JUANJO AGUILERAALMERÍA

Ya hay perspectiva suficiente como para hablar de una rivalidad histórica, puesto que ocupa una tercera parte de la 'vida' de los ahorradores en la Superliga Masculina. Tan es así que Unicaja Almería ha disputado más finales contra Teruel que contra ningún otro equipo, superando incluso la suma de los clubes de Palma de Mallorca que se han ido sucediendo en la parte alta de la clasificación a lo largo del tiempo. Tampoco Soria ni Gran Canaria se acercan a esta lucha planteada desde la campaña 2008/09, en la que los turolenses 'llegaron y besaron el santo' al ganar el título en el primero de sus intentos. Ese 100% de efectividad lo mantuvo cuatro años, sin dar caza a las seis veces consecutivas que llegó a ser campeón el club almeriense.

Si se mira desde el norte, sin duda para Teruel es incluso más especial este duelo que llega a su novena edición, puesto que jamás han tenido otro adversario al que batir o contra el que perder. La balanza sonríe a los aragoneses, con cinco títulos sobre los tres que ha sumado Unicaja a su imponente palmarés desde que en 2013 fue capaz de romper el dominio naranja.

Doce finales seguidas

Se trata de doce finales consecutivas del club blanquiverde para buscar precisamente su título número doce en las 20 que ha vivido desde su ascenso a la máxima categoría más esta nueva presencia que se inicia esta tarde de sábado en Los Planos. Dirigido por la pareja valenciana Juan Mario Bernaola y José Luis Arrarte, el comienzo está previsto para las 19.00 horas.

Mañana domingo se vivirá el segundo episodio en el mismo horario, solo invirtiéndose el orden de los colegiados, antes de prepararse la serie para viajar al Pabellón Moisés Ruiz y hacerse efectiva el siguiente viernes desde las 20.30 horas. Desde ahí, nada está asegurado, ni el choque del sábado, día 28 de abril, y ni mucho menos el posible quinto el sábado, día 5 de mayo. Los ahorradores no viajan con piel de cordero a su complicada cita ante un equipo turolense que llega tras haber ganado la final de los torneos domésticos celebrados -ganó la Supercopa de España a Urbia Palma y la Copa al propio equipo almeriense-. Por eso, en el club ahorrador se sabe de su potencial. De hecho, no ha habido problema en reconocer la condición de favorito del conjunto dirigido por Miguel Rivera. El escenario, la plantilla y el cuerpo técnico del adversario no muestran signos de debilidad y les motiva ganar el 'triplete' esta temporada, en la que vuelven a la final tras faltar en la anterior.

Además, Teruel lleva tres campaña sin ser campeón, con su último entorchado en la 2013/2014. En ese sentido, del último lustro el dominador es Unicaja Almería, con tres títulos frente a uno de los turolenses y otro de Ca'n Ventura de Palma, al que el equipo de Piero Molducci ha destronado al derrotarle en la ronda de semifinales después de tres vibrantes partidos -el otro de la serie que constó de cuatro entregas fue un paseo palmesano-. Con esa 'despedida', queda completarlo con 'ponerse la corona', pero para ello hay que superar esa fortaleza aragonesa referida.

Se va con la tranquilidad y la confianza necesarias para el éxito hasta el pabellón, el de Los Planos, que mayor presión es capaz de ejercer, pero se ha preparado muy bien la cita por parte de los blanquiverdes porque se ha tenido a un gran rival previamente. Los niveles de estrés muy altos ante los de Marcos Dreyer y el doble de sets que Teruel, 18 ante 9, han servido, sin lugar a dudas, para curtir a los de Molducci.

El rival

Repasando hombre por hombre, todos los que forman ambas plantillas podrían jugar de titulares en cualquier equipo de la Superliga, por lo que el espectáculo es lo único seguro en una final en la que el factor psicológico tendrá mucho que decir. Por el lado turolense, la dirección del mexicano Pedro Rangel es excelente, si bien dispone de grandes atacantes como Andrés Villena, el opuesto gaditano que está ante la historia, ya que puede proclamarse campeón tres veces consecutivas con tres equipos distintos. Dos veces lo ha sido vistiendo los colores de un Unicaja que lo lanzó primero y lo recuperó después para este deporte. También campeón blanquiverde fue Pablo Bugallo, en un estado dulce de forma.

Junto a él ocupa el centro de la red Víctor Rodríguez, un joven valor que ya se ha hecho realidad, y cuenta con menos minutos Vicente Cabrera, ex de Cajasol. Por cuatro juega el líder, Thomas Ereu en su segunda juventud y en el seis titular con Balsa Radunovic. Con esa posición hay material de primer nivel en las personas de Carlos Jiménez, Máximo Torcello y David de Juan. Otro papel muy estelar es el interpretado por el líbero Vinicius Noronha. Se completa esta gran plantilla con el que era opuesto titular antes de la llegada invernal de Villena, el joven Colito, el colocador Milan Jovanovic, también proveniente de Cajasol, y con la perla local José Miguel Mateo, líbero juvenil.

Por parte de Unicaja, dos de sus jugadores han sido campeones con la elástica aragonesa, ambos centrales, Jean Pascal Diedhiou y Manu Parres. Otro jugador más ha vivido la final en el bando contrario, como es Javier Monfort, motivado ante lo que es una deuda que la competición tiene con su alto nivel. La fuerza del equipo, el fondo de banquillo y el compromiso han servido para cumplir con el objetivo que se pide al principio de temporada por duodécima vez consecutiva. 12 finales para 12 títulos, a modo de clásico cinematográfico del western para los 'pistoleros' que pedían ayuda a la afición solo 'por un puñado de euros'. Mucho se ha remado como para morir en la orilla, así que no queda otra que ir a por todas.

Fotos

Vídeos