Voley

En busca de la regularidad

Piero Molducci y Manuel Parres, tras el entrenamiento celebrado en el Pabellón Moisés Ruiz./IDEAL
Piero Molducci y Manuel Parres, tras el entrenamiento celebrado en el Pabellón Moisés Ruiz. / IDEAL

Unicaja Almería quiere olvidar las dos últimas derrotas en el Moisés Ruiz | Piero Molducci y Manuel Parres recordaron ayer que el equipo ahorrador está a tiempo de lograr tanto la Superliga como la Copa del Rey

J. N.ALMERÍA

«La semana ha pasado bastante bien», así lo desveló un Piero Molducci que en su cabeza ya tiene totalmente desmenuzados los tres partidos entre el trío de los grandes favoritos a los títulos. «He visto que somos tres equipos con mucho error, y normalmente el que gana tiene menos error; somos tres equipos que somos más o menos iguales, y puede cambiar todo, en el deporte pasa mucho, y en este caso está claro porque nosotros, Palma y Teruel somos muy parecidos y depende del momento, de cómo se encuentra la gente en un partido, o en un mes... de muchas cosas; eres un grande y al día siguiente no eres nada, y todo sucede porque pasa por la psicología y no tanto por el entrenamiento, más el factor psicológico». Nunca pierde el horizonte el italiano, sabiendo el terreno que pisa, ya que «estamos ahora en diciembre terminando la primera vuelta y miraremos cómo lo hacemos; hay que ganar dos partidos y después empezamos la segunda vuelta y comenzaremos con la Copa del Rey».

Paso a paso, «hay que jugar mejor, hacer menos errores, tener la cabeza siempre fría y tener el porcentaje en ataque normal».

Con eso se da por satisfecho, porque la clave ha estado en el bajo rendimiento en esa faceta y es que «no sé si hemos jugado mal porque teníamos demasiada tensión o no sé, pero sí que el porcentaje en ataque ha sido mínimo, que un equipo normal no puede tener, hemos bloqueado bien, hemos recibido regular y lo que ha faltado ha sido ataque».

Propósito de enmienda

En el debe está que Unicaja «no puede perder dos partidos consecutivos en casa» y ante ello llega la reflexión, ya que «haciendo un análisis de los partidos perdidos, los dos han sido iguales, yendo por detrás, remontando, jugando otra vez muy mal y llegar al quinto y perder con mérito porque el adversario ha hecho un poco más, no es que haya hecho un partido espectacular, mucho mejor, sino que nosotros hemos estado muy abajo del nivel que normalmente tenemos».

No es que falte confianza «porque si faltara se habría perdido 3-1, lo que ha faltado son los números, hay jugadores que han tenido nivel bastante bajo respecto a su nivel normal y eso se refleja en el resultado final; cuando no atacas, no ganas».

Tras caer con Teruel, «se ha entrenado bien», sin olvidarse Molducci del juego que se ha mostrado, porque «mirándolo, pienso que más bien hemos ganado dos puntos, porque hemos jugado los dos peores partidos del año; hay que entender por qué, siete partidos bien y dos mal». Toca levantarse y «este sábado tenemos un partido bueno y miramos qué pasa». No le cambia de opinión la derrota del Barça ante Textil debido a que «Santander es un campo difícil, mucho frío, así que sigo pensando que el FC Barcelona es un buen equipo, con un colocador bueno que ha jugado en Teruel mucho tiempo, tiene a Altayó que ha jugado también allí, tiene un opuesto que ahora está lesionado, otro central bueno, un líbero con experiencia...».

Esa idea del preparador ahorrador de que los culés forman un buen grupo, «buen bloqueo, bloqueo-defensa bien... buen equipo», es compartida por un ex del club azulgrana como es Manu Parres, que afirmó que «igual que el año pasado, Barcelona tiene este año un equipo competitivo ante el que si no haces las cosas bien, te puede poner en apuros e incluso ganarte el partido». Hasta ahora las sensaciones son buenas en su parcela individual, pero es autoexigente y «he conseguido jugar estos dos últimos partidos, venía de no jugar mucho al principio por ejemplo, en el último sé que podría haber aportado un poco más, mis números en ataque no son buenos, el bloque también sé que puede dar mucho más... y lo que queda es seguir».

Trabajo y autoexigencia

El ilicitano, viva imagen de la profesionalidad, lo tiene claro porque «más trabajo para que demuestre que puedo dar un nivel mucho mejor del que estoy dando». En saque, ningún error en lo que va de Liga, y además causando problemas en la recepción rival, pero con más de lo mismo, más autoexigencia, asegurando que «no me he fijado pero solo es un dato; eso también quizá dice algo, y la mitad de semana antes de Teruel me lo comentaba algún compañero, el día de partido también el doctor, que puedo arriesgar un poco más, ser algo más agresivo... sé que no tengo un mal saque y al final es un dato eso de no tener ningún fallo, es una anécdota; puede ser que apriete un poco más en ese factor del juego».

En cuanto a verse casi ya en cuartos de final de la Copa del Rey, «la idea es la misma que la del saque, que son datos; el año pasado fuimos invictos durante toda la Liga y al final no es que no sirvió de nada, tienes factor cancha a favor, pero cuando comienza el play off o la Copa del Rey todo cambia; jugar un partido antes, cuartos de final, no jugarlo... sabemos que tenemos que jugarlo, tenemos que ganarlo y que si queremos llegar a la final, que tenemos que ganar en semifinales a quien esté allí; estamos en esta situación como consecuencia de perder estos dos partidos contra Teruel y Palma en casa y hay que afrontarlo así, fijarse un poquito más en nuestro equipo, en nuestros errores».

Los detalles son analizados por el central, porque «el segundo y el cuarto set, comenzar muy mal, 4, 5 ó 6 puntos abajo, y eso cuesta remontarlo, así que intentar corregir eso, más enchufados a principios de set y que no se vayan tanto, y otros detalles». Lo que es algo innegociable es que no se puede fallar más y que «no nos podemos permitir otra derrota en casa y lo sabemos, y vamos a jugar para demostrar que queremos ganar otra vez y que queremos seguir trabajando, y que no dicen nada las dos derrotas».

De hecho, «de las derrotas siempre se tiene que aprender». A eso añade que hay margen porque «creo que no estamos al máximo nivel nuestro, se nota mucho, esa irregularidad, esos fallos, subidas y bajadas...».

Una vez que se consiga limar un poco, «ser más regulares», se estará más cerca. Lo que nunca falla es la grada y «esa es una tónica, la verdad es que el sábado había bastante gente en el pabellón, había ambiente, y eso nos ayuda a jugar mejor, a sentirnos arropados, a estar más motivados y con más confianza, y este sábado contra Barcelona no será menos, esperemos que la gente siga creyendo en nosotros y que podamos demostrarles que vamos a estar ahí hasta el final, eso segurísimo». La clave, la mejora general en todo lo que se ha comentado y el estar «finos en recepción, mejor porcentaje en ataque y mantener el nivel de saque, agresivo para alejar la pelota de su red».

El resto de la jornada también deja encuentros muy interesantes. Urbia Voley Palma regresa a Son Moix con la intención de perpetuar su liderazgo en la clasificación. Los hombres de Marcos Dreyer se enfrentarán con un crecido CV Mediterráneo de Castellón que tras su victoria ante Vecindario pretende seguir sumando victorias, en su difícil visita a la casa del vigente campeón.

CV Teruel recibe al colista Tarragona 2018 SPiSP en un duelo marcado por la necesidad de ambas plantillas de alzarse con el triunfo. Los turolenses quieren seguir acechando el liderato mientras los tarraconenses no pueden dejar escapar más oportunidades en su anhelo de luchar por la permanencia, aunque la tarea es complicada.

Fotos

Vídeos