Aikido

Arte y comunicación con el Dojo Alborán y el Shihan Franck Noël

Sensei (maestro) Óscar San Cristóbal y Shihan (maestro de maestros) Frank Noël. /IDEAL
Sensei (maestro) Óscar San Cristóbal y Shihan (maestro de maestros) Frank Noël. / IDEAL

El Pabellón Municipal de Viator acogió el pasado fin de semana el curso impartido por uno de los mayores maestros a nivel mundial de este arte marcial, que como tal fomenta la no violencia

JAVIER NAVARROALMERÍA

Las artes marciales tienen miles de adeptos a lo largo y ancho de la provincia, cada vez más preparados e instruidos en un mundo en el que se aúnan tradición y respeto hacia los demás, incluidos los oponentes, a los que nunca se les ve como enemigos sino como compañeros en el viaje de la vida.

De hecho, el término japonés 'dojo' (dojo) significa 'el camino donde se practica la vía o el camino' como lugar de meditación, siendo también donde se practican las artes marciales, antiguas y modernas, hallándose el aikido entre ellas.

El pasado fin de semana, el Dojo Alborán ubicado en la pedanía roquetera de El Parador, organizó en colaboración con Almería Aikikai y el Judo Club Mytos el curso impartido por Franck Noël, 'Shihan' (Maestro de Maestros), que se desarrolló en el Pabellón Municipal de Viator, donde los numerosos aikidokas participantes disfrutaron de las enseñanzas de una de las mayores eminencias mundiales en esta disciplina, como es Noël.

El maestro francés es séptimo Dan y fue alumno del Shihan Seigo Yamaguchi, noveno Dan (máxima graduación) y quien a su vez se formó directamente a través de Morihei Ueshiba, el mismísimo 'Kaiso' (fundador) del aikido. Junto a Noël, estuvo impartiendo clases en la instalación viatoreña el director del Dojo Alborán, Óscar San Cristóbal, 'Sensei' (Maestro) y cuarto Dan.

Toulouse y Tokio

El maestro madrileño se encuentra afincado en Almería desde hace cinco años, y en abril de 2016 abrió el dojo en el que se realizan diversas artes marciales, comenzando su preparación en 1995 con la Federación Española y en 1996 asistió a un seminario impartido en Madrid por Franck Noël, siguiendo sus enseñanzas desde entonces y viviendo estancias de forma regular en el Dojo La Roseraie de Toulouse. En 2001, Óscar San Cristóbal viajó por primera vez a Japón para practicar en el Aikikai Hombu Dojo que es la sede central del aikido mundial.

Por voluntad propia, San Cristóbal esperó 11 años adquiriendo experiencia antes de decidir alcanzar rangos, explicando sobre las artes marciales en general que «no se trata de combates», sino de «una comunicación» y recuerda que el aikido fue elegido «arte mundial de la paz por la ONU en 1991», teniendo en cuenta que su práctica se basa en no dañar nunca al contrario.

Acerca de lo que los aikidokas expresan, el madrileño comenta que «la comunicación se lleva a cabo en términos de pesos, ángulos y distancias, mediante una técnica elaborada existiendo ese diálogo entre dos»., de forma que uno y otro adoptan ambos roles de 'tori' (el que recibe) y 'uke' (el que toma la iniciativa).

Sobre Shihan Franck Noël, Sensei Óscar San Cristóbal afirma que es «una eminencia» y los asistentes al curso en Viator «tuvieron la suerte de ver a un virtuoso de nivel mundial». Próximamente, el Dojo Alborán organizará en mayo y en junio más cursos con la presencia de otros grandes maestros mundiales.

Fotos

Vídeos