Voleibol

Alex Slaught disfruta de Almería y del equipo

Alex Slaught disfruta de Almería y del equipo

El receptor se adapta a una ciudad «en la que se vive muy bien, con gente muy amable», y asegura que su mejor versión aparece ya, aunque es ambicioso: «Debo seguir trabajando»

JUANJO AGUILERAAlmería

Su cara a primera hora de la mañana al entrar por las puertas del Moisés Ruiz iba un tanto acompasada con la meteorología tan adversa de lluvia y viento. Pero no se debía a la ausencia del sol de una Almería parecida a su California natal, sino a que sus 'californianos' particulares, sus padres y su hermana, habían emprendido justo un rato antes el camino de regreso tras permanecer con él algo menos de dos semanas. Ha sido el tiempo suficiente para que se vayan tranquilos. «Estaban muy felices aquí conmigo y creo que se van muy contentos por mí, por cómo vivo aquí y por el equipo en el que juego también», decía Alex Slaught. De hecho, tienen motivos. «Me siento como en casa, Almería tiene una vida muy buena y la gente es amable».

Los nueve días aquí de sus seres más queridos, con la sola falta de su hermano, le han recargado de energía mental. «Está muy bien hablar y compartir todo con ellos porque es diferente en persona a hacerlo siempre por Skype; yo sé que los tengo que echar de menos y extrañarlos ahora durante unos días tras haberles enseñado el Cabo de Gata, parte del Parque Natural, y de haber estada cada día paseando mucho por el centro de la ciudad, y el último día, este domingo pasado, haberlos llevado a Aguadulce; ellos me han dicho que les encanta la vida aquí». Su modo de anular la 'morriña' es aplicándose a su pasión deportiva. «Mi mejor amigo es el voleibol y con mis compañeros me siento más cerca».

Con otra familia

La relación establecida entre los integrantes de la plantilla es muy buena y eso es de agradecer por parte de un Alex Slaught que quiere triunfar. «De ellos se puede decir ahora que estoy como con otra familia; hay días que son algo mejores y días que son un poco peores, pero intentamos apoyarnos entre nosotros y estoy muy contento en este equipo». Eso tendrá su correspondencia con momentos en la pista en los que el norteamericano sabe que 'romperá': «El mejor Alex, ahora; creo que he mejorado mucho pero todavía tengo que hacerlo más en cada 'parte' del juego; sólo intento trabajar cada día y mejorar para ayudar al equipo; si mejoro, lo ayudo más, y por eso necesito enfocarme en mí, trabajar y mejorar».

Mirando al grupo sabe que hay mucho por ofrecer, mucho en lo que apoyarse para pensar en ganar, pese a que el ánimo está claro que decae con las dos derrotas pasadas. Su ambición es máxima, como manda su ADN 'made in USA', y en su análisis no falta la autocrítica. «Siento que habíamos empezado la Liga más o menos bien, pero todavía no habíamos jugado contra los fuertes y al hacerlo perdimos. Ahora se piensa más en esos partidos porque eran encuentros muy complicados y además los jugamos en casa y los perdimos; yo creo que tenemos que recordar este sentimiento de haber caído y usarlo como motivación para los próximos choques. Teruel y Palma son los dos mejores ahora».

A eso es a lo que va a tender Unicaja Almería cuando llegue el momento de la verdad. «Queremos estar ahí cuando la temporada termine». En ese sentido, ha visto una buena progresión del grupo hasta hacerse bloque, pero no lo suficiente. «Creo que hemos mejorado mucho desde el principio, pero sé que podemos mejorar más y creo que tenemos que hacerlo, de hecho, para ganar la Copa y la Superliga». Algo ya se ha trasladado a la cancha en el último partido ante el Barça. «Hemos jugado mucho mejor a lo que hicimos ante Teruel y Palma, con menos irregularidad y no tantos errores, así que creo que necesitamos jugar así en lo que resta».

No sentir el error

Su receta es sencilla y se basa en «mover el punto a punto». Yendo así, analizando lo que va sucediendo, se abre una vía de rendimiento más óptimo. «No enfocarnos en los errores, y si hacemos un error, volver al próximo puntos jugando juntos para que no se repita, así durante todo el partido». Eso es concentración, algo en lo que es un gran especialista por su manera de ser. «Estoy disfrutando de mi trabajo, como he dicho antes, con algunos días mejor y otros días peor, pero así es la vida, ahora estoy un poco triste por la partida de mi familia, pero por supuesto que estoy esperando a continuar trabajando y disfrutar toda la vida aquí». En su segunda experiencia europea quiere que llegue su explosión definitiva.

Ya en referencia a sus vivencias, le ha llamado la atención jugar frente a la gran marca del FC Barcelona, «muy 'cool' mirar su equipación», aunque ya sabía que «no pone mucho dinero en el voleibol y que por eso no está luchando hasta ahora por los títulos, ya que el peso del Barça es de fútbol primero». Con todo, le gustó el equipo catalán, ya confirmado como de los mejores del curso. Y sí, le gusta mucho el fútbol, el 'soccer' en su tierra, donde no es principal. «Me gusta pero no sé mucho porque nunca he jugado, ya que no es popular en EEUU». En Navidad, ya tiene sitio donde pasar las vacaciones. «San Sebastián con un amigo que juega en Suiza, es más o menos en medio para ambos y queríamos reunirnos».

Fotos

Vídeos