El empleo en los servicios se agota en Granada tras crecer durante cinco años seguidos

El empleo en los servicios se agota en Granada tras crecer durante cinco años seguidos

El paro se redujo en la provincia en 15.100 personas en 2017, y lo hizo en todos los sectores menos en el terciario; es la única región andaluza donde se da esta situación

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

La recuperación del empleo avanza en Granada. De acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2017, que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica hoy, la provincia acabó el año con 15.100 parados menos y 8.500 empleados más que doce meses antes. En términos relativos, el paro bajó un 11,84%. El nivel de ocupación también aumentó aunque lo hizo menos, un 2,71%.

Según el INE, 2017 acabó en Granada con una tasa de paro situada en el 25,87%. Es la tasa de paro más baja registrada desde hace ocho años. En 2009, el primer año que el país vivió sumido de lleno en la crisis económica, fue del 27,81%. Resulta complicado decir todavía que el empleo ha vuelto a niveles anteriores a la crisis, porque además la distribución del mercado de trabajo ha cambiado mucho en esta década, pero sí que cada vez la situación se encuentra más cerca de volver a una suerte de casilla de salida.

Dentro del contexto andaluz, al cierre de diciembre la tasa de paro en Granada estaba en el 25,87%, la tercera más alta de Andalucía, por detrás de Cádiz y Córdoba. La más baja de la comunidad autónoma se registró en Málaga.

Menos paro en todos los sectores, menos en los servicios

La nota discordante del buen dato para el empleo que arroja la última EPA tiene que ver con el empleo por sectores. Se registraron más trabajadores que en 2016 en la agricultura, la industria e incluso en la construcción. La única excepción a esto fue el sector servicios, que dio síntomas de agotamiento en línea con el descenso del turismo registrado en el último trimestre y se dejó 20 puestos de trabajo con respecto al mismo período de 2016. De hecho, Granada fue la única provincia andaluza donde descendió el paro en este ámbito.

El empleo en los servicios no descendía de 2012, considerado junto a 2013 como los peores años de la crisis. Es decir, que tras cinco años seguidos de crecimientos que estuvieron en la horquilla de entre el 2% y el 5%, las dudas vuelven a sobrevolar sobre el futuro del sector en la provincia.

En términos relativos, donde más aumentó el empleo fue en la agricultura, con un 26% de crecimiento a pesar de que las condiciones climatológicas y la falta de lluvia preocupaba mucho por cómo podría salir la cosecha y cómo eso afectaría a la generación de empleo. El segundo sector que más despegó fue la construcción, con un 15,9%, lo que indica que, poco a poco, el mercado inmobiliario comienza a moverse de nuevo gracias a nuevas promociones impulsadas por capital privado y también por un leve repunte de la obra pública espoleado, al menos, por la necesidad después de más de un lustro de parón casi total. También hubo un 2,8% más de trabajadores en la industria.

En cualquier caso, conviene recordar que el sector servicios sigue siendo, de lejos, el mayoritario en la provincia. Prácticamente ochode cada diez granadinos que trabajan lo hacen en este ámbito.

Pérdida de población activa

Otro matiz al dato positivo que ofrece el cuarto trimestre de la EPA es un nuevo descenso de la población activa, es decir, aquella que está en edad y situación de trabajar. En concreto, fueron 6.600 personas activas menos en la provincia en el cuarto trimestre de 2017 con respecto al mismo momento del año anterior.

Además, 7.100 personas más que en 2016 se encontraban en situación de inactividad en Granada durante los últimos doce meses. Es decir, que hay menos personas que puedan trabajar y quieran hacerlo, y cada vez más personas que salen del mercado laboral, lo que señala una situación estructural en el mercado laboral granadino.

Fotos

Vídeos