El mercado de la vivienda en Granada crece un 25% y recupera niveles de 2009

El mercado de la vivienda en Granada crece un 25% y recupera niveles de 2009
JAVIER MARTÍN

Granada es la segunda provincia que más cerca está de recuperar los niveles precrisis

JUANJO CEREROGranada

El mercado de la vivienda continúa a paso firme su recuperación. En 2017 se vendieron y compraron en Granada 9.311 viviendas, un 25% más que el año pasado, según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE). Este crecimiento con respecto al dato de doce meses antes es el segundo más importante de Andalucía, solo por detrás del de Huelva, que contó con la ventaja de partir de números muy inferiores a Granada; en 2017, por ejemplo, en la región onubense fueron 5.054 las compraventas, un poco más de la mitad que en Granada. Este dato supone que la provincia recupera valores en el mercado de la vivienda que no se veían desde 2009, cuando la cifra cerró el año en 9.728.

Eso sí, todavía quedan lejos los insostenibles números que dejaron tras de sí los años del 'boom' inmobiliario. Hace solo diez años, por ejemplo, y siempre según los datos del INE, en Granada se compraron y vendieron 16.518 viviendas. A pesar de la importante reactivación del mercado este año, del 25% sobre 2016, todavía se traspasaron un 43,6% menos de inmuebles que aquel año, el último antes de que la burbuja comenzara a pincharse.

En relación a su población, las compraventas registradas en la provincia fueron de 102 por cada 10.000 habitantes. Solo Almería, con 131, y Málaga, que fue de lejos la región andaluza donde más se reactivó el mercado de la compraventa de vivienda con 184 por cada 10.000 habitantes, un 80% más que en Granada, la superaron.

Volver a empezar

Otro de los datos positivos que deja la Estadística de Transmisiones del Derecho de la Propiedad del INE es que Granada es ya la segunda provincia, tras Málaga, que más consiguió acortar en 2017 el diferencial con respecto a hace una década. Tras el importante crecimiento de la región malagueña el pasado año se quedó solo un 29% por debajo de las cifras vividas en 2007, en pleno 'boom' del ladrillo. Granada, aunque sea segunda, todavía está más lejos, un 43,6% por debajo.

Poca vivienda nueva y protegida

Lo que sí ha dejado tras de sí la burbuja es un montón de 'stock' de vivienda construida que ha tenido todos estos años serias dificultades para colocarse en el mercado. Ese hecho, unido a que hasta hace muy pocas fechas no se había reactivado el mercado de la construcción, ha provocado un cambio en el ecosistema de la vivienda. Si en 2007 los inmuebles que se vendían se repartían prácticamente a la mitad entre nuevos y usados, en 2017 ocho de cada diez que se venden son usados.

Fuentes del sector inmobiliario apuntan a que en realidad este apelativo de usada puede llevar a error, ya que el INE considera usadas todas aquellas viviendas que ya hayan tenido un propietario, sea cual sea y sin importar el régimen. Por esta razón, todos los pisos 'nuevos' que se quedaron sin comprador una vez construidos y han estado incluso varios años en manos de entidades bancarias sean considerados como usados aunque en realidad nunca lo hayan estado.

Con la paralización de la obra pública también se ha dado otro fenómeno que constatan los datos del INE: cada vez se mueve menos vivienda protegida. A falta de la reactivación de este sector, en 2017 solo un 7,2% de todos los inmuebles que se compraron y vendieron en Granada eran de este tipo. Es la cifra más baja desde 2013, uno de los peores de la crisis, en plena recesión, cuando este porcentaje alcanzó el 5,74%.

Fotos

Vídeos