El mercado inmobiliario crece durante todo el año y deja el mejor julio de los últimos diez

La estabilización se debe sobre todo a la compraventa de segunda mano, que ha crecido un 51,2%  desde 2007 y ya es mayoritario

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

El mercado de la vivienda prosigue la senda del crecimiento equilibrado, todavía muy lejos de los números mareantes previos al estallido de la burbuja inmobiliaria de 2009. Según los datos que hizo ayer públicos el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la provincia se vendieron 761 viviendas, un 26,62% más que en el mismo período del año pasado. La cifra consolida la tendencia de lo que llevamos de 2017. Desde el inicio, todos los meses han supuesto un aumento de las compraventas en términos interanuales.

Las cifras apuntalan el devenir de un proceso de recuperación que comenzó de manera tímida y con altibajos a partir de 2014. Aquel mes de julio fue el peor de los últimos diez años, cuando no se llegó al medio millar de viviendas compradas o vendidas –fueron 492–. Desde entonces, el crecimiento acumulado hasta julio de 2017 es del 54,67%.

Los datos, sin embargo, están todavía por completo a salvo de parecerse al paisaje que ofrece la estadística de transacciones inmobiliarias del INE en julio de 2007. Aquel mes se compraron y vendieron un total de 1.320 viviendas. La cifra de este año es un 47% inferior a aquella.

El 80%, de segunda mano

La particular travesía por el desierto que han supuesto para los sectores de la construcción e inmobiliario los años posteriores al ‘crack’ de la burbuja española en 2009 ha supuesto cambios importantes en la arquitectura del mercado que se reflejan con claridad en los datos de Granada que ofrece el INE. Aunque el aumento de la compraventa afecta por igual a las viviendas nuevas y usadas, son estas últimas las que conforman el grupo mayoritario. En concreto, ocho de cada diez compraventas que se produjeron en la provincia fueron de una vivienda de segunda mano.

Es una tendencia que se viene consolidando sólo en los últimos tres años. Sin ir más lejos, durante los siete primeros meses de 2012, hace sólo un lustro, la cifra era la mitad (el 40,5%). Desde entonces, este porcentaje se ha duplicado.

Uno de los motivos principales que explican este cambio de tendencia es que, entre la leve mejoría económica que se vive en la mayor parte del país desde 2014 y los recurrentes avisos del Banco de España a las entidades bancarias para que hiciesen lo necesario para deshacerse de un ‘stock que lastraba sus perspectivas de futuro, el amplio parque de vivienda usada que había quedado en manos de estas organizaciones está comenzando a moverse con más brío.

El precio del metro cuadrado, a la baja

Otro de las razones que más destacan a la hora de buscar explicaciones a este aumento de la compraventa de vivienda es el precio del metro cuadrado, que para el conjunto de la provincia sigue situándose por debajo de los mil euros; en concreto, en 981, según los datos de la agencia de tasación Tinsa para el segundo trimestre de 2017. Este dato es sensiblemente inferior a la media de España, situada en 1.245 euros por metro cuadrado. La de Granada está un 21,2% por debajo, aunque ha seguido por lo general la misma tendencia evolutiva que el conjunto del país, alcanzando el máximo en 2007 y en caída libre desde entonces. De hecho, aunque entre abril y junio el precio remontó ligeramente con respecto al anterior, el de los primeros tres meses de 2017 –944 euros por metro cuadrado de vivienda libre, siempre según los datos de Tinsa– es el más bajo en casi catorce años, desde finales de 2003.

La excepción al conjunto de la provincia la pone el precio del suelo de vivienda en la capital, donde el dato alcanzó los 1.362 euros por metro cuadrados en el segundo trimestre del año, remontando levemente sobre el trimestre anterior pero también en niveles a la baja que no se registraban desde principios de 2014. El coste en Granada supera todavía a la media española en un 9,4%, aunque el diferencial se ha reducido mucho desde la crisis. En su momento álgido –en 2009–, la brecha entre ambas alcanzó el 25,9%.

Fotos

Vídeos