El empleo en la provincia de Granada, diez años (de crisis) después

El empleo en la provincia de Granada, diez años (de crisis) después
Carlos J. Valdemoros

IDEAL analiza por primera vez las 157.444 encuestas que el INE ha realizado en la provincia desde 2007 para explicar en qué ha cambiado el mercado laboral de Granada

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

Diez años han hecho falta para hacer borrón y cuenta nueva, para volver a empezar. El varapalo de la crisis dejó desnudo al rey de una economía entregada al sueño interruptus del ladrillo. El mercado laboral que comienza a salir del hoyo dos lustros después ha encontrado un remedio que, a medio plazo, podría convertirse en su propia enfermedad. Tras conocerse esta semana la Encuesta de Población Activa (EPA) relativa al cuarto trimestre de 2017, el análisis de las 157.444 encuestas que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha hecho en Granada desde 2007 muestra que el becerro de oro de la construcción tiene ahora el rostro de un turista atendido por un camarero que encadena contratos de precariedad creciente.

El mercado laboral ha envejecido. Muchos de los jóvenes más preparados de la provincia se marcharon. Otros, tras pagar y estudiar carreras, másteres e idiomas, tuvieron que volver al campo. Hoy en Granada solo en los servicios públicos y algunos empleos de oficina de alta cualificación se puede encontrar la ansiada estabilidad laboral.

Las voces

Buscan trabajoAño 2007Año 201763,41%56.60035,87%25,92%35,26%10,67%28,86%Menores de 35 añosTotal de parados118.800Total de paradosMenores de 35 añosDe 36 a 50 añosDe 36 a 50 añosMayores de 51 añosMayores de 51 años*** 4er Trim. 2007* 4er Trim. 2017

El panorama es hostil en especial para quienes tienen entre 20 y 35 años. Están llamadas a sostener el sistema durante las próximas décadas, pero cada vez son menos los que trabajan. En 2007 eran más de la mitad, el 54,6%. Hoy son el 43,6%. Pero no es solo que sean menos, sino que cada vez hay más que, a pesar de buscar, no encuentran trabajo. Hace diez años eran uno de cada ocho, y ahora uno de cada cuatro.

Y muchos de los que han conseguido hacerlo se enfrentan a la epidemia del subempleo. Al ser preguntados por el INE, aseguraron no trabajar las horas suficiente para poder vivir con dignidad. Esta situación afecta hoy a algo más de cuatro de cada diez jóvenes de la provincia. Los datos son preocupantes incluso en términos de pura demografía. Si hace dos lustros los menores de 35 representaban el 42% de los encuestados, hoy son el 37,4%.

El porcentaje de personas con contrato temporal se ha triplicado en la última década

La irrupción de la crisis frenó un relevo generacional que solo ha encontrado brechas abiertas en ramas como la informática y las telecomunicaciones, en ascenso imparable, y en el sector servicios, pegado siempre a la hostelería y la atención a un número de turistas que no ha dejado de crecer hasta este año. Un tercio de los menores de 35 que trabajan en Granada lo hacen en este ámbito.

010020030040050060020072008200920102011201220132014201520162017Evolución del subempleo**Definición subempleo: insuficiencia de horas cuando el ocupado desea trabajar más horasAño% de menores de 35 sobre el total 48,36%27535645546245948558857246049455548,31%44,84%44,59%44,01%42,89%39,80%37,94%43,26%41,70%40,18%

También son más que hace una década quienes han apostado por acudir directamente a opositar ante el horizonte poco halagüeño del resto de opciones. Ya son casi uno de cada cinco (el 19%) los que trabajan en la administración pública o servicios como la educación o la sanidad. Al otro lado se encuentra el fantasma de la inestabilidad. Dos de cada tres granadinos de entre 20 y 30 años (el 64,66%) que trabajaron este año lo hicieron con un contrato temporal, según los datos agregados de las encuestas que hizo el INE en la provincia a lo largo de 2017.

Sin relevo generacional a la vista

Son multitud los indicadores de un mercado laboral envejecido. El más obvio de ellos es la edad media de quienes trabajan, que ha aumentado un 9,5% en los últimos diez años hasta superar los 41. El dato es incluso más significativo de lo que aparenta, porque en los microdatos que el INE pone a disposición pública no se ofrece la edad exacta sino el grupo quinquenal (en horquillas de cinco años). El incremento real es, probablemente, aún mayor. En 2007, la cosa estaba bastante pareja, repartiéndose casi a medias entre menores y mayores de 40 años (48,4% frente a 51,6%). Hoy, dos de cada tres asalariados granadinos han cumplido los cuarenta.

Perfil del trabajador en la provincia de GranadaEn el año 2007Edad mediaaños37,8Edad mediaaños41,4Tiempo en el mismo empleoaños9,8Tiempo en el mismo empleoaños11,9SectorServiciospúblicos23,5%31,81%EstudiosSecundariaSexoHombreSexoHombreTipo de empleoCuenta ajenaTipo de empleoCuenta ajenaSectorServicios públicos30,4%EstudiosUniversitarios39,0%En el año 2017:: CARLOS J. VALDEMOROS

Una de las principales causas de este fenómeno está en el peso específico que la función pública tiene en el mercado laboral de la provincia. Cerca de un tercio de los empleados encuestados este año (el 30,4%) lo hacen dependiendo de alguna administración, siete puntos porcentuales más que hace diez años. A ello hay que sumarle que son precisamente estos trabajadores los que más tarde se jubilan. En buena parte del resto de sectores es común abandonar el mundo laboral como muy tarde a los 60 años. Esta combinación, unida a la destrucción de empleo que se ha vivido en los últimos años, explica además un dato que es contradictorio solo en apariencia. El tiempo que el encuestado medio lleva en el mismo empleo aumentó en dos años en la última década, pasando de algo más de nueve a rozar los doce.

Contratos inestables

Con excepción del empleo público y el dependiente de sectores de alta cualificación, el panorama para la mayoría de los trabajadores pasa por más inestabilidad a pesar de la mejoría económica de los últimos años y la anunciada salida de la crisis. El aumento del trabajo a jornada parcial, de un 52% en términos relativos en los diez años pasados, es uno de los principales síntomas. Afecta en especial a las mujeres, más del doble que a los hombres. Algo más de uno de cada diez granadinos encuestados en 2017 (el 12,26%) desearía trabajar más horas de las que lo hace.

El mercado laboral envejece: dos de cada tres asalariados de la provincia tiene más de 40 años

A ello hay que sumarle que la práctica totalidad de los nuevos contratos que se firman son temporales. Más de nueve de cada diez nuevos acuerdos cerrados en la provincia son de este tipo, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). El número de personas que tiene un contrato de un mes o menos prácticamente se ha triplicado en los últimos diez años. El aumento es del 295%, y ya superan el 28% del total.

Contratos temporales por edad75,83%61,04%48,14%43,29%36,51%36,86%22,22%20,65%21,09%41,67%0%8,73%10,21%22,99%20,66%29,50%26,95%47,04%63,46%81,12%Entre 20 y 24 añosEntre 25 y 29 añosEntre 30 y 34 añosEntre 35 y 39 añosEntre 40 y 44 añosEntre 45 y 49 añosEntre 50 y 54 añosEntre 55 y 59 añosEntre 60 y 64 añosMás de 65 años0%20%40%60%80%año 2007año 2017:: C.J.V.

La tendencia se repite de forma muy similar en los acuerdos de menos de siete días, que ya suponen un tercio de todos los que están en treinta días o por debajo. Es este el reino tradicional de las contrataciones por obras y servicios habituales en las empresas de trabajo temporal y en el empleo estacional asociado a la hostelería. El tipo más habitual de contrato de un trabajador de la provincia es hoy de seis meses.

Otra de las tendencias que se ha consolidado en la última década es la de la práctica expulsión de sectores de la población del mundo laboral. El porcentaje de granadinos que lleva más de cuatro años buscando un empleo sin encontrarlo se ha cuadruplicado desde 2007, cuando eran apenas el 1,7% del total de los parados. Eso sí, la recuperación experimentada en los dos últimos años, o tal vez el desánimo final, ha hecho descender levemente el número desde 2015, cuando tocó techo en el 8,3% de los desempleados. Además, ha descendido el número de personas que consiguen encontrar trabajo en los primeros doce meses desde que empiezan a buscarlo.

Tiempo buscando empleoaño 2007año 201711,63%25,95%15,88%12,64%7,72%4,59%11,19%10,4%8,28%13,79%10,73%10,68%7,95%6,12%17,37%25,04%< 1 mesEntre 1 y 3 mesesEntre 3 y 6 mesesEntre 6 meses y 1 añoEntre 1 año y 1 año y medioEntre 1 año y medio y 2 añosEntre 2 y 4 añosMás de 4 años0%5%10%15%20%25%

El análisis de los últimos diez años constata que la economía provincial comienza a ver la luz al final del túnel de una crisis más larga de lo que nadie esperaba (o deseaba). Algunas de esas luces son de alarma. Muestran debilidades estructurales que es necesario afrontar para conseguir garantizar el bienestar social para los años venideros y el sostenimiento futuro de sistemas tan importantes como el de pensiones, las ayudas a dependientes o a parados de larga duración. Han hecho falta diez años para empezar a empezar.

Fotos

Vídeos