Festival a beneficio de Granadown: veintidós ediciones, mismo gran interés

Los toreros, con alumnos y representantes de Granadow en los prolegómenos del festival. /Alfredo Aguilar
Los toreros, con alumnos y representantes de Granadow en los prolegómenos del festival. / Alfredo Aguilar

Doble trofeo para Curro Díaz, 'El Fandi' y el novillero Marcos, aunque la mejor faena corrió a cargo de un 'Finito de Córdoba' en estado puro | Algo más de un tercio de entrada en el festival de Granadown, en el que se cortaron ocho orejas

Mª DOLORES MARTÍNEZGRANADA

Lo más importante de la vigésimo segunda edición del festival a beneficio de la Asociación Síndrome de Down, celebrada ayer tarde en la Monumental de Frascuelo, no fueron las ocho orejas que se repartieron los actuantes o los momentos artísticos que se sucedieron en el ruedo. Tampoco, con ser fundamental, comprobar nuevamente cómo los toreros, empresario, ganadero, la sociedad propietaria del coso, el equipo médico, el personal de plaza, la afición, las instituciones y otras muchas voluntades han vuelto a aunar fuerzas y a echar el resto para ayudar a esa gran familia que es Granadown. Lo más gratificante y lo que más nos llena de emoción a todos los que, de alguna u otra forma, ponemos nuestro particular granito de arena en esta cita solidaria es, sobre todo, la constatación de que esos sueños -que con tanta valentía y esfuerzo comenzaron a dibujar, hace veintisiete años, aquellos primeros padres de la asociación con vistas al mejor futuro posible para sus hijos- son ya una realidad palpable. Nuevos retos y proyectos siguen viendo la luz cada año gracias a la aportación económica del festival y al trabajo encomiable de los cuarenta profesionales y todos los familiares que forman la asociación pero, sobre todo y ante todo, por esos chicos admirables que son los alumnos de Granadown, por su capacidad de superación, preparación, coraje, ternura y enorme corazón.

Pese a la difícil prueba que la inestabilidad meteorológica y la lluvia habían supuesto para el festival en los días previos a su celebración, con el consiguiente y preocupante parón en la taquilla, los granadinos volvieron a demostrar su solidaridad en un esfuerzo de última hora que acabó llenado en poco menos de su mitad el coso capitalino. En esta ocasión, Lances de Futuro había apostado en el primero de sus compromisos de este año por un cartel de marcado carácter artístico, que contaba con el aliciente de volver a ver en Granada al gran maestro 'Juan Serrano 'Finito de Córdoba' a Curro Díaz y Cayetano y, por vez primera, al diestro peruano Joaquín Galdós y al novillero conquense Marcos, además de confiar nuevamente parte del éxito a ese arma infalible que es la presencia en cada festival del ídolo local David Fandila 'El Fandi', con diecinueve comparecencias ya en este festejo tan querido por él.

Mejor toreros que toros

Un festejo en el que, en esta ocasión, el juego desplegado por los novillos-toros de Domingo Hernández-Garcigrande no ayudó todo lo deseado, pese al éxito global de los espadas, que se repartieron un total de ocho orejas. Dentro del encierro solo hubo un novillo de nota alta que vio muy pronto 'Finito de Córdoba' para deleitar a la concurrencia con lo mejor de su toreo. Primorosas las verónicas de saludo y de mucho sentimiento y hondura todo lo que afloró en las series de muleta, en las que los naturales, los cambios de mano y los imponentes pases de pecho tuvieron el sello inconfundible de la tauromaquia de este gran maestro y de su más pura esencia. Una pena que la presidencia no tuviera esa misma sensibilidad para premiarle con un más que merecido segundo apéndice por el metisaca previo a la estocada definitiva, porque su faena, la mejor sin duda de la tarde, fue un regalo para los sentidos.

Curro Díaz, que es también torero de inspiración, tuvo que apelar al oficio y a su inteligencia para tapar la marcada tendencia del rajado segundo a buscar las tablas, basando toda su actuación, salpìcada de preciosos detalles, en el toreo en redondo. Mató de estocada entera y paseó el doble trofeo tras ruidosa petición, influenciada seguramente por la negativa a conceder poco antes el segundo apéndice a 'Finito'.

El de Garcigrande que sorteó David Fandila 'El Fandi' pareció entregar la cuchara nada más iniciar el granadino la faena de muleta. El burel no solo acusó la voltereta dada en los primeros compases de la lidia, sino también la traca que el ídolo local le había dado con los rehiletes y en el quite por lopecinas. Pese a ello, 'El Fandi' le sacó mucho más de lo que prometía, gracias sobre todo a los recursos técnicos que empleó y a la admirable forma de dosificar sus escasas fuerzas, aprovechando al máximo sus remisas embestidas.

Algo muy parecido le pasó a Cayetano por la falta de fondo y fuerzas de su oponente, aunque a diferencia de lo que le ocurrió al granadino su novillo pareció venirse un poco arriba en los primeros compases de la faena de muleta, lo que permitió al madrileño gustarse en el toreo fundamental y exhibir su incuestionable clase en series templadas y de enorme suavidad. Solo el fallo en la suerte suprema le impidió pasear trofeos. La petición de oreja por parte del respetable terminó convirtiéndose en una gran ovación que el espada recogió desde del tercio.

Los debutantes

Gustaron las presentaciones en la Monumental de Frascuelo del diestro peruano Joaquín Galdós y del novillero conquense Marcos, quienes a falta de material propicio para desplegar en plenitud sus respectivas tauromaquias y dar la mejor versión de sí mismos, lograron hacerse aplaudir en sus correspondientes actuaciones, en las que hubo, además, momentos de marcado interés.

Joaquín Galdós no se encontró cómodo del todo ante la incierta condición del quinto de la tarde, que le impidió dar rienda suelta a sus sentimientos artísticos, aunque dejó ver mucha parte de ello en las verónicas con la rodilla genuflexa en el recibo capotero, en el apretado quite por chicuelinas y en fases aisladas de su trasteo muleteril, que le valieron el premio final de solo una oreja por el pinchazo previo a su fenomenal estocada.

El novillero Marcos recibió una fortísima ovación tras estoquear de forma contundente al novillo de Garcigrande que cerró plaza por el conjunto de una actuación valiente y entregada que inició con dos largas cambiadas en el tercio y que continuó con verónicas de buena factura y, muleta en mano, con un toreo encimista, de menos a más, que tuvo calado en los tendidos. Al igual que Galdós, deja una buena carta de presentación en Granada.

Fotos

Vídeos