Un recorrido por el pasado sexitano

Los enterramientos repartidos por la provincia son numerosos./IDEAL
Los enterramientos repartidos por la provincia son numerosos. / IDEAL

Un grupo de investigadores está tratando de verificar evidencias arqueológicas en las necrópolis de Almuñécar para proponer su inscripción como BIC

OLGA AGEAGRANADA

El legado funerario de nuestros antepasados se encuentra reflejado en las innumerables necrópolis que hay a lo largo de toda la geografía. De no ser por estos vestigios, poco conoceríamos de las civilizaciones que ocuparon nuestras tierras en la antigüedad. El paso del tiempo se ha encargado de borrar la mayoría de sus huellas, aunque estas tumbas revelan su forma de vida. La provincia de Granada es una zona de enorme riqueza arqueológica, y posee numerosos lugares mágicos escogidos por nuestros ancestros para descansar en 'su viaje hacia el más allá'. Actualmente, son tres necrópolis situadas en Almuñécar las que acaparan la atención de los arqueólogos.

El grupo de investigadores, encabezados por Iván Sánchez solicitó hace poco más de un mes ante la Delegación Territorial de Cultura de Granada, un proyecto de investigación con el objetivo de verificar evidencias arqueológicas en las necrópolis de Monte Velilla y Laurita para proponer su inscripción como Bien de Interés Cultural.

Laurita y Puente de Noy

Laurita, ubicada en el Cerro de San Cristóbal, tiene un interés peculiar por ser la única necrópolis fenicia con todos los enterramientos -22- en urnas cinerarias de alabastro egipcias, además de por las inscripciones jeroglíficas de las mismas. Data de los siglos VIII a VII a.C.

Puente de Noy, construida cerca del río Seco, posee alrededor de 200 tumbas con sus respectivos ajuares funerarios compuestos por elementos metálicos de oro, plata y bronce, demostrando que la población fenicio-púnica habitó la zona desde el siglo VIII a.C. El ritual de inhumación fue el más utilizado en esta época, sustituido en el siglo III a.C. por el de incineración. Y aunque los primeros enterramientos se realizaron en el siglo VIII a.C, Puente de Noy estuvo habitada hasta la época romana.

El yacimiento Cerro de Velilla se sitúa entre los siglos VI y IV a.C., y los materiales cerámicos encontrados fueron piezas de raíces fenicias.

Estas tres necrópolis se pueden visitar de manera gratuita.

Sierra Martilla y Fonelas

El asentamiento de Sierra Martilla, en Loja, se caracteriza por ser de gran amplitud. «Data de la Edad del Cobre y se distinguen tres tipologías de enterramientos: simples, cuevas y complejos de tipo megarón», explica la conservadora del museo lojeño, Rosana Cansino. La necrópolis está compuesta por un centenar de inhumaciones individuales, donde las tumbas se agrupan en dos unidades estructurales, una más cercana al poblado -que tuvo su origen en el Neolítico Final- con un mayor número de tumbas, y otra junto al camino de Las Rozuelas. Quizás el conjunto más sobresaliente del yacimiento, sea el grupo de enterramientos de tipo mixto en el que se mezclan rasgos propios de las verdaderas tumbas megalíticas con cuevas artificiales.

Por su parte, Fonelas, municipio perteneciente a la comarca de Guadix, posee «enterramientos del Neolítico», cuenta el accitano José Antonio Garrido, experto conocedor del yacimiento. Los megalitos son de formas y dimensiones muy variadas y existe un número aproximado de quince sepulcros. «Hay dólmenes con cámara rectangular, que son los de mayores dimensiones, y otros con cámara pentagonal». En ambas necrópolis y siguiendo los rituales de la época, los cuerpos fueron enterrados en forma fetal con las cabezas mirando al Este, hacia el amanecer.

Fotos

Vídeos