A los Goya también les gusta el cine de terror

Un fotograma de 'Verónica'.

'Verónica', la cinta de Paco Plaza, cuenta con siete nominaciones. 'Tesis', 'Los otros' y 'El orfanato' ya demostraron que a la academia también le va el cine de género

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Este año los Oscar daban la sorpresa por incluir una cinta de terror, 'Déjame salir', entre los nominados a la estatuilla a la mejor película de 2017. Y decimos daban la sorpresa porque lo cierto es que en los grandes certámenes del séptimo arte, los filmes de terror suelen verse apartados de cualquier candidatura que no esté relacionada con aspectos técnicos tales como los efectos especiales o el maquillaje.

No es el caso de los Goya, una cita en la que el género ha tenido amplia representación a lo largo de sus 32 años de existencia. Sin ir más lejos, este año está nominada a mejor película 'Verónica', la cinta con la que Paco Plaza recrea el único evento que figura en un atestado policial español como un suceso paranormal. Ocurrió a principios de los noventa, en una vivienda de Vallecas, después de que varias amigas hicieran una sesión de Ouija. El informe en el que el inspector jefe de Policía José Pedro Negrí relataba lo que ocurrió cuando llegó a casa de la joven Estefanía Gutiérrez pone los pelos de punta y hace referencia a un cristo separado de la cruz, manchas esparcidas por las paredes "que parecían babas" y puertas que se cerraban inexplicablemente.

Más información

El punto de partida de la película, un encargo que la productora Apache realizó a Paco Plaza, artífice junto a Jaume Balaguero de 'REC', una de las sagas más fructíferas del género en nuestro país, es precisamente una sesión de ouija que Verónica, a la que da vida Sandra Escacena, realiza junto a dos amigas en el sótano de un colegio católico. La joven de 16 años hace, en realidad, de figura materna y cuida de sus hermanos pequeños mientras la madre de todos ellos, interpretada por Ana Torrent, trabaja en un bar hasta bien entrada la madrugada. Es entonces cuando comienzan a ocurrir sucesos extraños en la vivienda.

Tres escenas de 'Verónica'.

Comentó Plaza, educado también en un colegio católico, durante la promoción de la cinta, que pronto la historia, con un punto de partida similar al de la realidad, comenzó a adquirir tintes personales y autobiográficos. Se nota. 'Verónica' deja poso y, si bien no es tan terrorífica como parece, se cimenta sobre una ambientación -la Vallecas de los años noventa- excelente a todas luces.

Nominada también en las categorías de mejor dirección, mejor guión original, mejor música original, mejor actriz revelación, mejor sonido y mejores efectos especiales, es difícil , sin embargo, que el filme del cineasta valenciano se haga con la estatuilla a mejor película en un año en el que compite con cintas del calibre de 'Verano de 1993', 'Handia', 'El autor' y 'La librería'.

Si finalmente da la sorpresa, 'Verónica' se unirá a otras tantas cintas de terror que trufan el palmarés de los galardones que otorga la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Ya en 1995 los miembros de la academia premian la valiente 'Justino, un asesino de la tercera edad', sobre un exmatador de toros interpretado por Saturnino García que no logra reincorporarse en la sociedad y acaba dando la puntilla a más de uno. La Cuadrilla, dupla que conforman Santiago Aguilar y Luis Guridi, rodó este 'slasher' cómico en blanco y negro y consiguió, entre otras estatuillas, la de mejor dirección novel.

Fue dos años más tarde cuando la academia se volcó en 'Tesis'. El debut de Alejandro Amenábar en el largometraje se saldó con siete galardones de los ocho a los que optaba, entre ellos mejor película, mejor guion original, mejor director novel, mejor actor revelación para Fele Martínez y mejor dirección de producción. La historia giraba en torno a una trama de películas snuff -aquellas que contienen asesinatos y torturas reales- en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Suspense y terror se dan la mano en una producción modesta que, vista ahora, resulta algo pesada pero que supuso una revolución similar a la de 'El día de la bestia' en la industria del cine español.

En 2002, 'Los otros', también de Amenábar, y con una estupenda Nicole Kidman como protagonista, conseguía ocho 'cabezones' -en esta ocasión eran quince las nominaciones-. La cinta, una historia de fantasmas con un giro final impactante, era la primera producción del cineasta chileno en el extranjero y lucía una puesta en escena exquisita, de ambientación victoriana y británica, en la que la escalada de tensión hacia el final se hacía insoportable. ¿La pena? Una vez resuelto el clímax, el ejercicio estético del realizador no aguantaba un segundo visionado. Pese a todo, ganó premios a mejor película, director, guión original, fotografía, dirección artística y montaje.

'El orfanato', el debut en el largometraje de Juan Antonio Bayona, apostaba también por ese cine de terror de ambientación clásica. Laura, interpretada por Belén Rueda, decide regresar con su familia al orfanato en el que creció con la intención de abrir una residencia para niños discapacitados. Allí, su hijo Simón empeza a dejarse llevar por unos extraños juegos en el caserón, hasta que un día desaparece. Nominada a catorce goyas, la cinta se hizo con siete estatuillas en la edición de los premios de 2008, entre ellas las de mejor director novel, mejor dirección artística y mejor guion original. Ese mismo año, 'REC' se hacía con otros dos galardones, el de mejor actriz revelación para Manuela Velasco, y el de mejor montaje.

Unos años más tarde Rodrigo Cortés conseguía que su agobiante 'Enterrado', la cinta protagonizada por Ryan Reynolds, lograra tres goyas a mejor guion original, mejor sonido y mejor montaje y en 2015, 'Musarañas', la película de terror, dirigida por Esteban Roel y Juanfer Andrés, que relata un caso de agorafobia, lograba un goya de los tres a los que estaba nominada.

Está claro que la academia no da la espalda al cine de terror y, si bien es difícil que 'Verónica' logre la preciada estatuilla a mejor película, no sería tan descabellado que saliera de la gala con un buen puñado de goyas bajo el brazo.

Fotos

Vídeos