«En mi vida, hago las cosas como las siento»

Paco Román, alma máter de Neuman, presenta su nuevo disco en el Auditorio Falla este sábado./JUAN JESÚS GARCÍA
Paco Román, alma máter de Neuman, presenta su nuevo disco en el Auditorio Falla este sábado. / JUAN JESÚS GARCÍA

Neuman presenta este sábado 'Crashpad', el primero de los álbumes en llegar al mercado desde que el grupo fijó residencia en Granada Paco Román Neuman

JUAN JESÚS GARCÍA GRANADA

Desde que fijó su residencia en Granada, Paco Román 'Neuman' vive un momento de fertilidad y alegría sonora, que se acaba de concretar en su cuarto disco 'Crashpad', término que se refiere a un espacio donde pernoctar en viaje y ha definido la vida nómada de Neuman durante los últimos 3 años con más de 200 conciertos en su particular 'gira interminable'. En la Vega de Granada y con sus nuevos compañeros reclutados aquí (de Royal Mail y Trepat) ha dado forma a este largo y jugoso disco que el día 2 (21:30 horas) toca en el Falla dentro de la programación de 'Momentos Alhambra', programa que más adelante traerá a Revólver y La M.O.D.A.

-Es su primer disco 'granadino', ¿en qué se lo notamos?

-Es el primero que grabo en Granada, en mi estudio aquí, pero en realidad 'Bye fear / Hi love' e 'If' ya los compuse casi en su totalidad en Granada. Con esta pregunta que me haces me doy cuenta de que Granada me inspira mucho, sé que no soy el único al que le ha pasado, pero es cierto que Granada me ha ayudado mucho a crear todas esas canciones desde aquel Bye fear... En 'Crashpad' va mas allá, y además de cerrar esas composiciones he podido grabarlo en Granada, en mi estudio, en el ambiente, clima y tranquilidad que ello conlleva junto a esta fantástica ciudad.

-Y también con banda granadina, ¿hizo un 'casting'?

-(Risas) Nunca he hecho un 'casting', aunque la verdad, alguna vez me habría venido muy bien para al menos no equivocarme en una decisión. Es una suerte poder estar tocando junto a granadinos con tanto talento, rodeado de un equipo genial. Alguna vez lo he dicho: algo hace esta ciudad que te impulsa a tocar o crear por necesidad. No creo que en otras ciudades suceda exactamente lo mismo; es decir, todo el mundo toca por 'necesidad' de expresarse, o al menos así lo veo yo, pero en esta ciudad es distinto.

-En casa se suele trabajar mejor... pero también mucho más, ¿cumple la estadística?

-Así es, se trabaja más, pero también mejor, depende mucho de las condiciones. Para mí, era fundamental no estar en ningún estudio de grabación al uso. Era prioritario volver a coger las riendas de la grabación, producción, etc. Como hice los primeros discos de Neuman... Era arriesgado en un cuarto disco tan importante para la carrera y trayectoria de un grupo el hacerlo en un estudio recién construido, casi para la grabación de 'Crashpad', así que imagino que inconscientemente, dada la locura y dificultad que todo tenía, era mejor estar en casa. Fue duro, pero como siempre tremendamente gratificante.

-Siendo tan meticuloso, y tan cómodamente en casa, ¿cuándo se sabe que hay que parar?

-Decidí dejarme llevar. Si la canción duraba 12 minutos es porque es así, así surgió; y si dura un minuto y medio es porque así debe ser. Nunca he pensado en la transcendencia que pudiera tener una canción larga o corta, solo me he limitado en mi vida a hacer las cosas como las siento. El día que premedite algo en la música lo dejaré; aunque ya no creo, mañana cumplo 45 años, que dé ningún cambio muy brusco en mi vida, así que seguiré haciendo y construyendo canciones como me dicta el corazón.

-En directo gusta de contrastar dinámicas, en el disco el orden de las piezas juega también a generar esos vértigos...

-Eso es, el disco es un reflejo de lo que luego es el directo, pero en vivo todo cambia, y mucho. Hay canciones que han ido creciendo y cambiando mucho con el tiempo y conciertos. 'Too Pretty', 'Sil Fono' y muchas más son canciones que en el disco son de una manera y en directo son así, pero con el añadido de que están abiertas a evolucionar, a ir creciendo concierto tras concierto.

-Le ha quedado un disco muy surtido, ¿buscaba decididamente esa variedad de propuestas?

-Es fruto de la casualidad. Me gustan los discos en los que hay muchos pasajes, si no sería muy aburrido. Es algo inconsciente. Vas construyendo poco a poco y, cuando te das cuenta, tienes una canción solo con piano, otra que dura 12 minutos, otra solo con una acústica, otra con toda la artillería... En fin, te dejas llevar y pasan estas cosas que tanto me gustan y con las que me siento tan identificado. A muchos de mis artistas preferidos en sus discos les sucede eso algunas veces.

La familia, lo primero

-Recuerdo que en el armario de guitarras lleva un dibujo de su hija; el nombre del grupo se lo debe a un perro, y le canta a su hijo, a su madre y a su nueva perra....¿'la familia es lo primero' que dijo el clásico?

-Es un dibujo de mi hija Ingrid, fotografiada con una polaroid que también está en las fotos del vinilo y cd de 'Crashpad'. Me lo dibujó en un concierto, estando juntos en el backstage. Delante de ella la pegué en el armario de guitarras. La familia es lo primero, los hijos, tus seres queridos, quien te trajo al mundo, la gente que te quiere... esos son los primeros en mi vida.

-Por cierto, ¿cuántas guitarras tiene?

-Creo que veintipico... Hace algunos años que paré de adquirir mas. Tengo las que alguna vez había soñado. Son todas muy especiales. Además no quiero entrar en la enfermedad (sana) de tener 100. Al final siempre terminas utilizando las mismas, así que eché el freno. Ahora el estudio de grabación ocupa esa parcela de enfermedad por los aparatos vintage. (Risas)

-Paradójicamente en esta 'nueva' etapa el piano tiene más presencia y protagonismo...

-Quería volver a rescatar ese instrumento que casa tan bien con las guitarras de Neuman. En algunos discos fue muy bonito como se unían. Por fin en 'Crashpad' lo retomo. Dani Molina es el pianista de Neuman y lo toca magistralmente, como si llevara toda la vida en este grupo. Estoy muy orgulloso de haber recuperado el piano. Es uno de mis preferidos, aunque siempre que lo toco termino llorando de emoción. Es un instrumento muy duro, muy duro emocionalmente para mi.

-Son tres y suenan como 300, pero no le da apuro coger su bombo ya, salir solo sin pedales, reverbs ni efectos surtidos...

-Es cierto que los acústicos suelo hacerlos con unas guitarras, un bombo, un pie pandereta... Me complico la vida demasiado. La mayoría de las canciones se compusieron así, el formato acústico es algo que me llena enormemente. Es darme y dar la oportunidad de contar cómo hice esas canciones y con qué elementos. Es muy emocionante para mí. También influye el hecho de no caer en lo típico, en el acústico al uso, que se convierte en lo mismo que haces en eléctrico pero con acústicas y un cajón... ¡no, por dios, eso no...!

-Ahora va a tocar en un auditorio calculado para que el más leve pizzicato de violín se oiga a cien metros... ¿qué va a pasar cuando abran el grifo del ruido y la distorsión?

-Pues sin palabras, emocionado, en Granada, en casa, en el auditorio Manuel de Falla, cerca de mucha gente querida que siguen a Neuman desde el principio, que se desplazará desde muchos puntos del país porque piensan que será, lo que yo pienso, una noche inolvidable, una noche para siempre en el corazón.

Fotos

Vídeos