La Platería pone en valor la guitarra flamenca en Granada

Un momento del recital de Martinete./J. F. B.
Un momento del recital de Martinete. / J. F. B.

La peña cerró ayer la última de las jornadas 'Granada, territorio flamenco' que se han celebrado en la capital nazarí este fin de semana

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOSGranada

Con un pequeño recital de Álvaro Pérez 'el Martinete', una de nuestras grandes esperanzas a la guitarra, finalizaron las segundas jornadas 'Granada, territorio flamenco' que, durante el viernes y sábado pasados, tuvieron lugar en la sede de La Platería, la primera de todas las peñas flamencas.

Han sido dos días de intensa actividad donde, bajo el subtítulo de 'Granada y la guitarra. Los artistas y los constructores', se han escuchado ponencias de autoridades en el panorama guitarrístico nacional. Antonio Conde González-Carrascosa principió estos encuentros, el viernes 8, demostrando que el origen de la guitarra flamenca tuvo lugar en la ciudad de la Alhambra, a principios del siglo XIX, con el granadino Francisco Rodríguez 'el Murciano'. El investigador francés, afincado desde hace años en Almería, Norberto Torres, habló de los intercambios y prestamos entre la guitarra clásica y la flamenca durante los siglos XIX y XX, que redondeó, en una posterior conferencia con 'La saga de los Habichuela'.

El conocido Antonio Gallegos, indiscutible referente en el flamenco en esta ciudad, disertó en general sobre 'La guitarra granadina'. El sábado comenzó con las vivencias de la escritora neoyorquina Estela Zatania con Juan Marote que, junto con Juan Habichuela, es el máximo exponente del toque granadino. El comunicador y periodista Tito Ortiz glosó la vida e importancia del guitarrista invidente, desaparecido hace poco, Vicente 'el Granaino'. Por último, una mesa redonda reunió sobre las tablas de la peña a una gran representación de los guitarreros de la localidad y la provincia para tratar sobre el pasado y presente de la artesanía guitarrera en Granada y sus perspectivas de futuro.

Francisco Manuel Díaz, decano de los constructores granadinos, Rene Baarslag, Ana Espinosa, José Marín Plazuelo, José González López y Juan Manuel García Fernández pusieron de manifiesto el potencial de primer orden que ocupa nuestra artesanía, los principales problemas que encuentran, el reconocimiento limitado por parte de las instituciones y las seguras esperanzas de futuro.

Los planteamientos teóricos de estos días se complementaron con la visita a un taller improvisado en un cuartito de la misma peña, donde el guitarrero Juan Manuel García fue demostrando in situ el proceso de construcción de una guitarra y aclarando las dudas sobre herramientas, materiales, duración o precio que los asistentes quisieron plantearle. Las puertas abiertas de La Platería para cualquiera que quisiera participar en las jornadas, vieron un máximo de cincuenta interesados en su contenido. Se echaron en falta algunos flamencos, aficionados y guitarristas en particular que con toda seguridad habrían ampliado sus conocimientos.

Paralelo a las jornadas, tuvieron lugar los Encuentros Flamencos de Granada, que han dado un paso definitivo y meritorio en su planteamiento. Además de recibir al peso pesado de José Mercé en el auditorio Manuel de Falla y el preciosismo de Arcángel y sus villancicos en el Isabel la Católica o el entrañable encuentro de Pepe Habichuela y José Enrique Morente en una noche memorable, el Festival de Otoño apostó por la vanguardia del Trío Arbós (Juan Carlos Garbayo al piano, Cecilia Bercovich al violín y José Miguel Gómez al violoncelo) con el cantaor Jesús Méndez, que mostraron con su contemporaneidad el verdadero camino que debe seguir el flamenco. El sábado, la siguiente apuesta vino del brazo de Luis Mariano con la guitarra flamenca, Paco Luque con la eléctrica, Alberto Raya al piano y el baterista Alejandro Hitos. Ayer lunes, para terminar de cerrar esta semana intensiva, se presentó la exposición 'Legado Mario Maya' en la Corrala de Santiago, que podrá visitarse hasta el mes de enero.

Fotos

Vídeos