La Maravillosa Orquesta del Alcohol, fusión de sones y sonidos en el Falla hoy

Los componentes de La Maravillosa Orquesta del Alcohol rezuman descaro en el escenario. /
Los componentes de La Maravillosa Orquesta del Alcohol rezuman descaro en el escenario.

El grupo burgalés se presenta mañana para destilar en el escenario esa mezcla de descaro y rigor musical que les ha creado un público fiel

JUAN JESÚS GARCÍAGRANADA

Se hacen llamar La Maravillosa Orquesta del Alcohol, y son la prueba de que en Burgos, más allá de cides campeadores y generales insurrectos, hay mucha otra vida. Surgieron tras un viaje iniciático a Dublín de su cantante David Ruiz, y son un veloz equipo que mezcla sonidos acústicos de acordeón, saxofón, banjo, mandolina o violín con una energía propia del rock. Con esos mimbres... Efectivamente, nos refieren al imaginario de pandillas zumbonas como The Pogues o los Dexys Midnight Runners, de quienes además rescatan la estética proletaria con camiseta interior de estibador: «de momento no nos ha patrocinado camisetas Ocean (risas)», comenta divertido su cantante sobre sus 'trajes' de faena.

Desde 2011 llevan centenares de conciertos entre pecho y espalda y aseguraban antes de estrenarse en Granada que son «como Johnny Cash, Goran Bregovic, Calexico y The Pogues tocando juntos». En aquel entonces decían ser un «grupo sin pretensiones», pero ahora todo se ha acelerado mucho, aunque sigan «sin pretensiones más allá de escribir canciones que nos llenen y compartirlas con el público en directo... ¡Que ya es!», actualiza David su apreciación ayer mismo, cuando sus conciertos han sido elegidos entre los mejores que se han podido ver en el pasado año en casi todas las listas publicadas. También han sido protagonistas del documental 'Volver a volver', sobre su pasada gira a las islas británicas, porque además La M.O.D.A. es una de la marcas más exportadas de la antigua Castilla Vieja.

Qué es
Combo burgalés de jóvenes músicos, especialistas en levantar auditorios a base de sobredosis de buen rollo.
Dónde y cuándo
Auditorio Manuel de Falla, hoy a las 21,30 horas.
Entradas
A la venta en la web wegow.com y en la taquilla del Auditorio.

Tras el éxito de su primer LP en castellano ('¿Quién nos va a salvar?') llegó una gira intensísima que les permitió poner patas arriba el Festival BBK Live o llenar tres noches consecutivas la mítica sala El Sol en Madrid. Teloneros de 091 en su estreno riojano el 'Año Cero', La Maravillosa Orquesta del Alcohol fue también la revelación del año en que fueron invitados por el Festival del Zaidín, donde montaron un considerable sarao haciendo bailar a decenas de miles de personas con su euforizante música portuaria y tabernera, hasta la madrugada.

Sin cegarse después de tan fulgurante aparición en medio de la insulsa 'zona indie', remacharon la faena casi sin aliento con un nuevo álbum: 'La primavera del invierno'. Un título que traía a la memoria alguna referencia de nuestros Niños Mutantes ('Otoño en Agosto'), que en su caso estuvo inspirado en la novela ' 'Primavera con una esquina rota' de Mario Benedetti. "El significado del título es que hasta en los peores momentos hay una luz a la que agarrarse. No se trata de un optimismo ilusorio o ingenuo sino todo lo contrario: somos conscientes de cómo está la realidad y por eso, más que nunca, reivindicamos el no rendirse, no renunciar a lo que sueñas, a vivir la vida que tú quieres por muchas trabas que haya en el camino", explicaban.

Música solidaria

Aunque la voz enfática de su cantante parece insustituible en la portavocía del grupo, por su capacidad de comunicar y emocionar, él muy solidariamente no lo ve tan así: «Esto es una banda de verdad y no sería lo mismo sin cualquiera de todos no estuviera». Una tropa haciendo piña que funciona casi como una cooperativa de autogestión total: «Ufff... Total-total, no del todo. Tenemos un grupo de trabajo de pocas personas de confianza y entre ellos y nosotros nos encargamos de todos los aspectos del grupo».

Su tercer álbum salía hace unos pocos meses con el título de 'Salvavida (de las balas perdidas)', ampliando su gama cromática, estilística y literaria: «Creemos que hemos crecido globalmente, en letras y en música. Ha sido un proceso largo y difícil pero las once canciones resultantes merecieron la pena», resume David Ruiz, que se extendió más en la campaña de promoción: «Las balas perdidas son aquellos a los que Eduardo Galeano (¡otro escritor uruguayo!) se refería como 'Los nadie'. Esos millones de personas anónimas que nunca saldrán en el telediario, y son la gente normal a la que nosotros cantamos y nos dirigimos».

En ese disco, por ejemplo, cantan «¿Cuándo vamos a parar?» a coro iracundo, con la misma fuerza que los punkis de TNT lo hacía con su «¿Cuándo me vais a disparar», y es que lo tienen muy claro: «Tenemos influencias variadas que van del blues al rock'n'roll pasando por el country o el punk, claro. De todo lo que hemos escuchado, algo se ha ido quedando en nosotros. Aunque Intentamos huir de las etiquetas, pero ya sabes...».

Haciendo bueno su nombre, aunque en moderada graduación, estarán en el ciclo 'Momentos Alhambra Música' del Falla hoy (21h). «Será un lujo poder actuar allí, que además es un auditorio con mucha solera», concluye David Ruiz, en referencia a que en el (clausurado) mirador de su tejado solía contemplar los amaneceres su admirado Joe Strummer.

Fotos

Vídeos