La magia de la 'Orquesta Basura'

Ensayo en Madrid de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura. / Alberto Ferreras

La joven formación paraguaya recibe de sus vecinos residuos que convierten en eficaces instrumentos musicales

VÍCTOR NÚÑEZ JAIMEMadrid

A la 'Orquesta Basura' se le conoce así porque utiliza los despojos para crear música. Está formada por niños y jóvenes de Asunción (Paraguay) que con instrumentos hechos a base de hojalata, plástico o cartón interpretan temas clásicos o populares para deleitar al público de su ciudad, de su país y de distintas naciones del mundo. Recalan en España por cuarto año consecutivo para ofrecer hoy un concierto en el Teatro Real de Madrid acompañados por la cantante Rosario Flores y el grupo de percusión Toompack.

Más información

Hace ya más de una década que Favio Chávez, un licenciado en Tecnología Ambiental y exdirector de un coro de iglesia, llegó a trabajar al basurero de Cateura, en la periferia de Asunción, con un programa de reciclaje. Miraba a su alrededor y todo parecía carecer de esperanza. En el desolador paisaje se mezclaban elementos como miseria, paro, niños sin estudios, drogas y violencia. Entonces se propuso dar clases de música a algunos vecinos del lugar. «El no tener nada no es excusa para no hacer nada», les desafió. El problema, claro, era que no contaban con los instrumentos necesarios para aprender. Así que fueron al basurero a rescatar materiales para fabricarlos ellos mismos. Un violín o un bajo de lata no tienen la misma sonoridad que los hechos con delicadas maderas y cordajes, pero eso, en realidad, no era tan malo. Con los 'basurosos' el grupo tendría un toque (estético y armónico) diferente.

La comunidad que vivía en torno a Cateura comenzó de esta manera a hacer a librarse de su pesado estigma (la exclusión social) y pronto su trabajo y fama traspasaron fronteras. «En 2012 nos hicieron un documental y eso nos ayudó mucho para que el mundo conociera nuestra labor», dice Favio Chavéz después de interrumpir el ensayo previo al concierto del Real.

Luego David Echeverría -19 años, estudiante de Comercio Internacional- deja de tocar el bajo y expresa la satisfacción que le produce estar, desde hace tres años, en la formación musical. «Gracias a las giras que hacemos he conocido varios países. Pero el que más me importaba era España. Porque aquí vive y trabaja mi mamá desde hace tres años y ella no puede ir a verme a Paraguay», cuenta el chico que disfruta interpretando polcas paraguayas. «Con ellas la gente se entusiasma y nos acompaña con sus palmas», subraya risueño.

En Cateura el proyecto derivó en una escuela. Allí se forman hoy casi 300 alumnos y entre ellos se selecciona a los mejores para integrarlos en la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, su nombre oficial que, con la ayuda de Ecoembes, ya tiene una réplica en España. Se llama La Música del Reciclaje y está formada por niños del madrileño barrio de Vallecas que encuentran en la música y la reutilización una válvula de escape a los problemas que les rodean. Porque lo que para muchos es basura, para otros es el futuro.

Fotos

Vídeos