«Ser guitarrista es una vocación, una razón de ser»

Diego del Morao, guitarrista

JORGE F. BUSTOSGRANADA

El guitarrista jerezano Diego Moreno Jiménez, 'Diego del Morao', perteneciente a una reconocida estirpe guitarrista de su tierra, actuará este sábado en La Chumbera. De formación autodidacta, el hijo mayor de Moraíto Chico, comenzó su andadura por los escenarios a la edad de 14 años, acompañando a artistas de la talla de la Macanita, Fernando de la Morena o Vicente Soto. Desde entonces ha estado siempre solicitado por figuras como José Mercé, Enrique Morente, Diego el Cigala, Niña Pastori, Miguel Poveda, Pansequito, Diego Carrasco, Montse Cortés o Marina Heredia, siendo partícipe de alguna de sus grabaciones. En solitario posee un disco llamado 'Orate', de 2010, y un directo en el Círculo Flamenco de Madrid, en 2015. Este mismo año, junto a Antonio Reyes, fue ganador de un Grammy por el disco 'Entre dos aguas'.

-¿Pesa mucho la casa de los Morao?

-Soy hijo de Moraíto y eso tiene su peso, pero en general el guitarrista de Jerez tiene una identidad, por ser de Jerez y por la escuela y el legado que nos han dejado los que nos precedieron, y una responsabilidad en sí que hay que mantener. El guitarrista de Jerez tiene una identidad propia.

-¿Es verdad que su padre no quería que usted fuera guitarrista?

-Porque los guitarristas somos muy sufridos. A mí tampoco me gustaría que mi hijo fuera guitarrista. Yo sabía que quería ser tocar la guitarra desde que tenía 10 años aunque no la cogiera. Porque ser guitarrista es una vocación, una razón de ser.

-¿Prefiere la guitarra de concierto o el toque para el cante y el baile?

-Me gustaría compaginar las dos cosas. Nunca voy a dejar de acompañar. Me gusta acompañar. Hay guitarristas que están acompañando al baile o al cante y lo que quieren es ser guitarrista de concierto. Yo no cogí la guitarra con esa meta. Mi caso quizá fue al contrario. Cogí la guitarra para acompañar, pero la vida y el momento me exigieron que mostrara mi música y la gente pide esa parte de mí.

-¿Qué cualidades debe tener una guitarra de acompañamiento?

-Debe ser como el torero de plata. Para mí lo importante es que el maestro salga por la puerta grande. Con eso estoy contento.

-En 2015 ganó un Grammy por el disco 'Entre dos aguas'. ¿Aparte de Paco de Lucía quiénes son sus referentes?

-Me gustan todos los guitarristas. De todos se puede aprender algo. Podría decir muchísimos, pero no los nombro porque siempre se me quedan algunos por decir.

-¿En qué consistirá su concierto este sábado en La Chumbera?

- Mis conciertos suelen ser muy rítmicos. Prácticamente haré lo que hice en el disco. Lo importante es que la gente se divierta y que disfrute. Mi arma es el ritmo, abuso un poco de ello, porque es donde me siento más cómodo. Por bulerías seguro que voy a tocar.

-¿Quién le acompañará?

-Ane Carrasco, a la percusión, mi primo Maloko, que viene estrenando disco y va a hacer una colaboración especial al cante, Fernando Carrasco como segunda guitarra y Julián Heredia al bajo, que es un fenómeno de vuestra tierra.

Fotos

Vídeos