El mejor cómplice para la buena música

El mejor cómplice para la buena música

Los intérpretes destacan la acústica del Centro Falla, que celebrará la semana próxima su 40 aniversario

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

Una sala de conciertos es mucho más que cuatro paredes. Y un Centro Cultural como el Manuel de Falla, pionero en los grandes templos de la música clásica en nuestro país, no es una excepción a esta regla. Cuando fue concebida por José María García de Paredes, el arquitecto tuvo claro que no iba a ser una sala más, iba a ser la mejor y a ello ayudó el trabajo del ingeniero alemán Kremer. Un escenario que llega al 40 aniversario y que lo celebrará con sendos conciertos a cargo de la OCGcon el director Antoni Ros Marbà, los próximos días 15 y 16 de junio, en una iniciativa patrocinada por IDEAL.

El Centro Falla es una de las salas preferidas por grandes músicos nacionales e internacionales. Desde Fabio Biondi –quien está considerado como una de las grandes estrellas del violín mundial, especialista en Barroco–, hasta el máximo divulgador de la música antigua, el catalán Jordi Savall. Pasando, por supuesto, por pianistas de la categoría de Perianes o directores como los granadinos Miguel Ángel Gómez-Martínez o Pablo Heras-Casado. El tenor José Manuel Zapata, quien ha presentado sus últimas producciones en Granada –la más reciente, 'Concierto para Zapata y orquesta'–, afirma que «a nivel musical, es una de las mejores salas de España. La acústica es extraordinaria. Da gusto cantar y escuchar música allí. Independientemente de la ubicación, claro, porque no hay un auditorio mejor ubicado que este. Si le tengo que encontrar algún pero, es que las salas de ensayo y los camerinos están algo anticuados, pero en el terreno de lo musical, no puedo decir sino que es excelente. Llevo casi 25 años cantando aquí, desde que comencé con los encuentros corales y Miguel Sánchez Ruzafa, y para mí es insustituible en mis recuerdos, porque aquí he vivido muchos de mis mejores momentos encima de un escenario».

Otra de las grandes cantantes granadinas, la soprano Mariola Cantarero, abunda en esta tesis: «Tanto para la música coral como para actuaciones de solistas, como solistas con orquesta, el Centro Manuel de Falla es una de las salas donde mejor suena la música. He tenido la oportunidad de cantar aquí muchas veces, y espero seguir haciéndolo muchos años, porque, por muchos motivos, también técnicos, es como mi segunda casa». La cantante destaca también el trato humano: «El equipo es muy profesional, siempre me he sentido muy bien tratada, y eso ayuda siempre a que las actuaciones salgan bien».

Para el guitarrista Vicente Coves, el Auditorio permite no tener que amplificar al guitarrista en conciertos concebidos para no tener que recurrir a ayuda externa para sonorizar. Afirma que «de este modo, el solista es el responsable de extraerle el sonido a la guitarra y no ayudarse de los avances técnicos para apoyarse en ellos».

Éxito compartido

Recuerda también el guitarrista que «en actuaciones como la que compartí con María Bayo, cuando estrenamos la 'Sinfonía a Granada', la acústica fue cómplice absoluta del éxito, dado que el sonido se expandió por cada centímetro del Auditorio, brindándonos a cada uno la oportunidad de brillar en la ejecución de la obra».

En el mismo sentido se manifiesta el director de orquesta granadino Miguel Ángel Gómez-Martínez, ahora titular de la Sinfónica de Radio Televisión Española. El maestro afirma que «tiene una extraordinaria acústica, que es lo primordial en un buen Auditorio, un aforo apropiado para la ciudad de Granada y un escenario de tamaño suficiente para una gran orquesta sinfónica. Según mi criterio, es uno de los mejores auditorios de España. Por cierto: las vistas desde el camerino del Director de Orquesta son espectaculares, y el equipo humano, extraordinario».

Sobre la perfecta simbiosis entre sala y público habla el chelista Guillermo Pastrana, que destaca que «el chelo suena mejor cuanto más público hay. Es decir, cuanto más calor humano, mejor sonido. Es una característica común a la mayoría de las mejores salas del mundo».

El pianista Javier Perianes comparte la opinión de Pastrana, en el sentido de que «es un referente acústico para las grabaciones, por ejemplo. He tenido la suerte de poder registrar en el Centro varias grabaciones, la última de ellas la que he dedicado a Schubert, con todos los técnicos de Harmonia Mundi. Además, el Centro Cultural acoge el Archivo Falla, la OCG, y cuenta con una programación propia muy atractiva, en la que he tenido ocasión de participar. Forma parte de mi vida».

También destaca este fuerte componente emocional el director de orquesta y del Festival, Pablo Heras-Casado. «Independientemente de que haya sido un escenario emblemático para mí, debería ser conocido y reconocido por su calidad. Debemos sacar pecho por lo bien concebido y conservado que está».

La interacción entre un templo de la música como este y la ciudad es destacada por el violinista italiano Fabio Biondi: «No se puede entender el Falla sin Granada. Venir aquí a tocar siempre es un regalo. He venido con la OCG y con mi grupo Europa Galante, y siempre hemos admirado su ubicación, su sala y su gente. ¡Espero volver pronto!». También el violista Jordi Savall, con ocasión de su visita para interpretar los 'Conciertos de Brandeburgo', afirmó: «Cada vez que toco aquí no puedo sino admirar la sonoridad del Auditorio. Y es un placer interpretar música en un espacio con este entorno».

Fotos

Vídeos