Mägo de Oz 'illussionan' al Zaidín

Mägo de Oz 'illussionan' al Zaidín

Diez mil personas presenciaron la primera noche del ciclo, que estrenó recinto con Mago de Oz, Svuco, los Vecinos y Humor Vítreo

JUAN JESÚS GARCÍAGRANADA

.Camino de su cuadragésima edición los festivales del Zaidín han tenido que cambiar de su ubicación casi ya tradicional volviendo al mismo espacio en el que se celebró la edición del año 2000, entre el campo de fútbol Nuevo Los Cármenes y el Palacio de Deportes, mucho más reducido que la explanada del Polígono del la salud. El mismo día del arranque de su edición trigésimo séptima, el Ayuntamiento y Diputación han firmado un convenio de apoyo al certamen, con la vocación de futuro que supone que ambas Administraciones jueguen a favor y no en contra, como ha sucedido algunas legislaturas pasadas.

A favor del nuevo sitio cabe anotar que es algo más céntrico. Y que hasta mediada la noche no aparece el grueso del público, cuando ya dos o tres formaciones han expuesto su trabajo. En este caso la cabeza del cartel la ponían Mägo de Oz, cuyo avance del nuevo trabajo 'Diabolus in Ópera' ha tenido medio millón de visitas ayer en apenas medio día. Y tras el banderín de enganche Los Vecinos de Callejón serían los encargados de entretener al público hasta bien entrada la madrugada, camino de las tres de la mañana.

La primera noche del Zaidín lleva desde siempre el nombre 'Promorock' y está destinado a la promoción de grupos más o menos nuevos, y más o menos, sobre todo por la parte del rock los grupos de apertura cumplen con los requisitos: Humor Vítreo y Svuco. Con puntualidad de otras latitudes, Humor Vítreo salieron a caballo de un riff demoledor como llamada de atención, el que abre 'Piénsalo'. Su hora de concierto estuvo llena de desgarro gutural, climas y elaborados desarrollos de metal contemporáneo con un punto de lirismo muy climático, emocional e inquietante. En la recta final de su parte invitaron a su antiguo cantante Eloy Conde (en 'Sin perdón'), gesto que el público aplaudido, entre otras cosas porque es del barrio.

Mientras HV daba paso a sus compañeros de Svuco, el recinto iba lentamente recibiendo gente, de tres en tres por los estrictos controles de seguridad.

Svuco parte de un stoner rock evolucionado decididamente progresivo, material espeso y con vocación conceptual con una guitarra martillo pilón que como un trailer cargado de plomo se abalanza sobre una desprejuiciada mezcla en la que hay trazas de punk, hardcore a metal, funk, rap y hasta experimentalismo o duende sureño. Mayormente instrumentales invitaron como portavoces a Veneno Manuel (en la rapeada 'Veneno'), Daniel Sánchez subió para 'Men of Mayhem' e Ismael de la Torre y Astilla MC vocearon 'Raíces'.

Por el camino de las baldosas de cemento, los del barrio de Begoña subieron al escenario del Zaidín nuevamente. Su folk-metal medievalista tuvo antecedentes en grupos como la Banda, los Gwendal eléctricos y sobre todo los Ñu de José Carlos Molina, pero ellos han llegado mucho más lejos, como demuestran sus millonarias ventas de discos, incluso ahora. En directo son inapelables, un avispero de músicos vertiginosos, con precisión bávara, cada uno de la tropa en su marca y su rol sumando (...)

La crónica completa está disponible en la edición impresa de hoy de IDEAL.

Fotos

Vídeos