Sergio Ramírez gana el Cervantes

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez. / Mariscal (Efe) I EP

Por primera vez recae en un autor nicaragüense, que lo obtuvo por mayoría y tras siete votaciones

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Sergio Ramírez es el ganador del Cervantes 2017, el premio mayor de las letras hispanas. Un año más volvió a cumplirse al ley no escrita que alterna el alto galardón entre las dos orillas de nuestro idioma, entre Latinoamérica y España. El Cervantes se fue a Nicaragua por primera vez en su historia y Sergio Ramírez Mercado (Masatepe, 1942) toma el relevo de Eduardo Mendoza ganador del premio en 2106.

El ministro Íñigo Méndez de Vigo comunicó el fallo junto a Eduardo Mendoza. Lo obtuvo Ramírez por mayoría y tras siete votaciones en una edición «muy disputada y muy concurrida» según Darío Villanueva, presidente del jurado que se lo otorgó por mayoría tras siete votaciones. «Lo gana un ciudadano muy destacado del territorio de La Mancha del que nos habló Caslos Fuetes», destacó el ministro.

Más información

Miembro de la academia nicaragüense Ramírez es el primer autor de esta nacionalidad que obtiene el Cervantes. Un narrador del genero largo y el corto y «un maestro de narradores» según el ministro.

Politico además de escritor tras un largo exilio voluntario en Costa Rica y Alemania Ramírez abandonó su carrera literaria para incorporarse a la revolución sandinista que derrocó a la dictadura de Anastasio Somoza. Apoyó al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y formó parte de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. En 1984 fue elegido vicepresidente de Nicaragua en el Ejecutivo e Daniel Ortega, con quien se mostró muy crítico.

De vuelta a la escritura, con la novela 'Castigo divino' (1988), obtuvo el Premio Dashiel Hammet y 'Un baile de máscaras', ganó el Premio Laure Bataillon a la mejor novela extranjera traducida en Francia en 1998. Ese mismo año ganó el Alfaguara con 'Margarita, está linda la mar' y publicó luego la novelas 'Sombras nada más' (2002), 'Mil y una muertes '(2005), 'El cielo llora por mí' (2008), 'La fugitiva' (2011).

Autor de las colecciones de relatos 'Cuentos completos' (1998), 'Catalina y Catalina' (2001), 'El reino animal' (2007) y 'Flores oscuras' (2013) es también autor de ensayos sobre la creación literaria, 'Mentiras verdaderas' 2001).

Ramírez recogerá el premio de mano del Felipe VI el próximo 23 de abril en la solemne ceremonia que presiden los Reyes cada año en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares en el día en que se conmemora la muerte de Miguel de Crvantes y se celebra el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor.

Considerado el Nobel de la literatura en castellano, dotado con 125.000 euros y otorgado por el Ministerio de Cultura, reconoce la trayectoria de los autores que «con el conjunto de su obra hayan contribuido a enriquecer el legado literario hispano.

En la deliberaciones se valoraron las candidaturas del poeta venezolano Rafael Cadenas, el nicaragüense Sergio Ramírez, la uruguaya Ida Vitale o el chileno Antonio Skármeta. Aunque no se comunica lo tratado en las deliberaciones, es más que probable que se valorasen las candidaturas de aspirantes recurrente en los últimos años, como, Antonio Muñoz Molina, Luis Goytisolo, Álvaro Pombo o Fernando Savater.

Los candidatos son propuestos por el pleno de la Real Academia Española, por las Academias de la Lengua de los países de habla hispana y por los ganadores de ediciones anteriores.

Creado en 1975, en los más de 40 años de trayectoria del premio solo en cuatro ocasiones ha recaído en una mujer. La española María Zambrano fue la primera, en 1988. Le siguieron la cubana Dulce María Loynaz (1992), la española Ana María Matute (2010), y la mexicana Elena Poniatowska (2013).

Fernando del Paso y Eduardo Mendoza, los dos último ganadores del Cervantes formaron parte del jurado junto que, presidió Darío Villanueva (RAE); Beatriz Vegh (Real Academia Nacional de Letras de Uruguay); Carmen Ruiz (CRUE); Diego Valadés (Unión de Universidades de América Latina); Esperanza López Parada (Instituto Cervantes) y Antonio Pau (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte); María del Carmen Pérez de Armiñán (FAPAE); Ileana Alamilla (FELAP) y María Augusta da Costa (Asociación Internacional de Hispanistas.

El Cervantes no puede ser dividido, declarado desierto o ser concedido a título póstumo, según las bases establecidas tras el fallo de 1979 cuando el jurado acordó premiara al español Gerardo Diego y al argentino Jorge Luis Borges.

Fotos

Vídeos