Paul Gulacy, la mano que inspira a Tarantino

Gulacy posa en el Heroes Madrid Con.

Admirado por 'Master of Kung Fu' y 'Sabre', es un maestro del cómic de artes marciales y de terror cuya debilidad es James Bond

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Hay mucha imaginación en la cabeza de Paul Gulacy (15 de agosto de 1953). Muchas ideas que asaltan su mente y se enredan en su cabeza como cuando era un chaval de una granja que soñaba con ser un autor de los cómics que leía en la farmacia de su madre. Eso no ha cambiado en el medio siglo de una carrera a los lápices que suele recordar a golpe de diálogos como si se tratara de una de sus historias. Así, es capaz de saltar desde el tractor en el que escuchó a su padre avisarle de que le llamaban desde Marvel hasta sorprender por sus deseos de dibujar a James Bond mientras ha sido reconocido por otros trabajos más llamativos.

En una reunión de aficionados al cómic como el Heroes Madrid Con lanzar el nombre de Paul Gulacy es invocar a las artes marciales. El norteamericano se hizo popular por sus escenas de acción en 'Master of Kung Fu', una serie de cómics que explotaron al mismo tiempo que las películas del género. «Recuerdo en un maratón de kung-fu, en uno de esos autocines típicos de América, donde toda la gente del instituto hablaba de una película, 'De profesión-Invencible', porque era lo más violento y loco que habían visto en su vida. Esa fue la primera vez que me vi expuesto a la locura de las artes marciales, pero fundamentalmente el cómic se basó en las artes marciales de los 70 y todo lo referente a Bruce Lee», comienza el granjero que acudía a muchas sesiones «porque eran muy populares para ligar». «Había visto otras películas, pero no fue hasta que vi 'Operación Dragón' que realmente entendí lo que significaba y lo que podía hacer con estos personajes en lo que respecta a sus maneras de luchar. Por supuesto, también tenía en mente todo la filosofía, el espíritu de Bruce Lee», reconoce.

En sus tebeos de artes marciales Gulacy rescató al archivillano Fu Manchu y convirtió a su hijo, Shang-Chi, en un ayudante de la Inteligencia Británica. Sus peleas sedujeron en la década de los 70 del siglo XX a numerosos jóvenes y no tan jóvenes. Un adolescente de Tennessee llamado Quentin Tarantino quedó tan fascinado con aquellas imágenes y ese estilo cinematográfico en las revsitas 'pulp' que quiso trasladarlas a sus películas y forjó maravillosas coreografías visuales como 'Kill Bill' en clara herencia. Si los superhéroes siempre tuvieron una presencia habitual en sus guiones, las imágenes procedieron de las manos de la influencia de Gulacy, como él mismo ha reconocido en varias ocasiones. «¿Cuándo has escuchado eso?», replica bromista el dibujante ahora cuando se le pregunta por la admiración del realizador de 'Pulp Fiction'. «Eso solo demuestra que estamos en un mundo muy pequeño y creo que el cine, los directores, están bastante inspirados por el cómic. Es un arte muy visual y abre las puertas de la imaginación, así que no me sorprende en absoluto escuchar que Tarantino es un fan», reconoce Gulacy con buen humor.

Portada del número 23 de 'Master of Kung Fu'.
Portada del número 23 de 'Master of Kung Fu'. / Marvel

No más Bruce Lee

«Hace cinco años hubo una exposición intinerante sobre Bruce Lee desde Los Ángeles a Seattle organizada por su esposa, Linda Lee. Le dije a mi esposa 'Tenemos que ir a verlo cuando esté en Portland'. Cuando llegamos había dibujos y fotos sobre Bruce Lee hechos por diferentes artistas y su mujer estaba rodeada por una muchedumbre. Así que esperé a que la dejasen un poco tranquila y le dije a Nancy, 'Este es mi momento', y me acerqué a ella. Le dije: 'Hola, soy Paul Gulacy y solía hacer un cómic sobre...' Y ella me cortó y me dijo, 'Sí, sí, sé quién eres.' Así que la pregunté '¿Es verdad que contactó con Stan Lee y le dijo que parase porque yo usaba la apariencia de Bruce en el cómic?'. Su esposa me dijo que no lo había hecho ella misma pero que se había encargado de que lo hicieran por ella. Sonaba loco».

Aquel niño que guardaba como un tesoro los lápices que le regalaba Santa Claus ha dibujado a Batman (ECC Ediciones), convirtió uno de sus proyectos en la primera novela gráfica de masas que se agotó fuera de las tiendas especializadas ('Sabre'), explotó su estilo en el tebeo de terror con Flinch (ECC Ediciones) y ha perfilado en cómics a estrellas como Elvis Presley o Lady Gaga.

Sin embargo, el maestro de las artes marciales y del terror tiene pasión por un personaje por el que pocos podrían apostar: James Bond. Es capaz de repetirlo sin dudar porque es su preferido y es su próximo objetivo. «Porque las influencias tanto del guionista como mías venían en gran parte de las películas, y se puede ver en Fu Manchu, Shang-Chi... Pero realmente el contruir al hombre, al personaje como hombre, eso fue divertido. Uno de los puntos de inflexión en mi carrera fue trabajar con el agente 007. Fue divertido y creo que habría salido una buena película. Quizás echar la vista atrás y decir, vamos a dejar de hacer el arquetipo de héroe de James Bond de Ian Flemming y expandirlo un poco en el terreno fantástico. Creo que sería un buen giro para el personaje y estaría bien probarlo, aunque sea un poco. Porque las películas de (Daniel) Craig son muy instintivas, pero deberían jugar un poco más con lo fantástico, sin volverse locos, pero hacerlo un poco más divertido visualmente. », señala Gulacy. ¿Quién sabe? A lo mejor puede volver a inspirar a Tarantino para retomar a su particular 007.

'James Bond Serpent's Tooth'.
'James Bond Serpent's Tooth'. / Dark Horse

Fotos

Vídeos