Las minucias de Medrano

El escritor Diego Medrano./
El escritor Diego Medrano.

El escritor asturiano Diego Medrano presenta su nuevo libro, 'Llévate el paraguas por si llueve', un recorrido por los lugares y los personajes más pintorescos de Madrid

VÍCTOR NÚÑEZ JAIMEMadrid

Diego Medrano deambulaba por Lavapiés, el barrio más multiétnico de Madrid, y al pasar por una freiduría escuchó un fragmento de la canción ‘¿Y cómo es él?’, de José Luis Perales. No era la primera vez que la oía pero, en esa ocasión, se le quedó grabada una frase, "llévate el paraguas por si llueve", y con ella tituló su nuevo libro. "Porque me parece una metáfora de estos tiempos de crisis. Con paraguas o sin él, con crisis o sin ella, no interrumpas tu camino", dijo el escritor oventense la semana pasada durante la presentación de 'Llévate el paraguas por si llueve' (Doña Tecla) en el madrileño Café Belén.

El volumen es un recorrido por bares y burdeles, cafés y restaurantes, tabernas y librerías de la historia contemporánea de la villa de Madrid, con sus personajes más pintorescos: escritores, chicas Almodóvar o periodistas como Pedro J., Alfonso Ussía y Raúl del Pozo. Es la suma de minucias, de anécdotas y de historias que han perfilado a la ciudad, gracias a un trabajo de observación detallada.

"Siempre he creído en Diego como escritor. Lo primero que leí de él fue un libro de historia, lleno de humor. Ahora honra a la capital, donde él ha vivido de manera intermitente, con un libro voluminoso, barajando un lenguaje pulcro pero, a la vez, muy divertido. En sus páginas están todos los seres humanos que habitan Madrid. Pero leerlo de la primera a la última página me parecería un error. Es mejor abrirlo al azar", dijo el poeta Luis Alberto de Cuenca en el acto.

También estuvo presente el periodista Luis María Anson, quien aprovechó su intervención para decir que "Diego Medrano tiene mucha personalidad y un desgarro enorme. Se encuadra en el memorialismo, al estilo de los de Francisco Umbral o Juan Cruz. Tiene personajes de gran nivel intelectual que protagonizan historias y anécdotas extraordinarias. Aunque se ha dejado influir por ‘lo que se dice’, ha recogido maravillas costumbristas".

Diego Medrano aclaró que "al principio, este libro era inviable. Por el tamaño. Me costó mucho encontrar una editorial que confiara en mí. Además, realicé una escritura en estado de rapto, en la que la escritura va por un lado y la vida por otro. En realidad, yo quise hacer un ‘antidepresivo’, algo que enriquezca la vida de los lectores. Al terminarlo me di cuenta de que la cultura es como los hongos: se reproduce donde menos pensamos". Su trabajo consistió, simplemente, en practicar lo que recomendaba el fallecido Ángel González: sentarse a ver la gente pasar.

Fotos

Vídeos