Juan Ramón Jiménez, corazón de niño

La editoria Rocio Fernández Berrocal (i), y Carmen Hernández-Pinzón, sobrina nieta del poeta Juan Ramón Jiménez, durante la presentación de 'Historias'./Efe
La editoria Rocio Fernández Berrocal (i), y Carmen Hernández-Pinzón, sobrina nieta del poeta Juan Ramón Jiménez, durante la presentación de 'Historias'. / Efe

La Fundación José Manuel Lara publica por primera vez completo 'Historias', con 27 poemas inéditos que el autor escribió en su pueblo natal de Moguer

ÁLVARO SOTOMadrid

Juan Ramón Jiménez fue siempre un extraño. Un extraño para la mayoría de sus compañeros de generación, un extraño para los poetas de los años 50, que lo ningunearon, e incluso un extraño para sí mismo, cuando se convertía en un niño dentro del cuerpo de un hombre. Su amor por los niños recorre su libro 'Historias', que ahora, de la mano de la Fundación José Manuel Lara, vuelve a ser publicado con 27 poemas inéditos, procedentes del centro de investigación Sala Zenobia y Juan Ramón Jiménez, de la Universidad de Puerto Rico, y una cuidada selección de material gráfico que ayuda a explicar la vida del escritor.

«En 'Historias', Juan Ramón abandona los ropajes del Modernismo y se desnuda», explica Rocío Fernández, editora de este volumen y estudiosa de la obra del autor de 'Platero y yo', libro con el que 'Historias' comparte la esencia. «Igual que 'Platero...', está dedicado a los niños», apunta Fernández. Los niños y también los personajes «desfavorecidos», que sufren alguna discapacidad o malviven en circunstancias penosas, son los que desatan al Juan Ramón «más tierno», que entre los años 1909 y 1912, en los que escribe estos poemas, vive en su Moguer natal después de una etapa decepcionante en Madrid.

«A Moguer llega un poeta confuso, decepcionado con los cenáculos modernistas de Madrid. En esa época, Antonio Machado le recomendó: 'Juan Ramón, ve por dentro', y en su pueblo sus escritos se tornan más humanos, comprometidos y conscientes de lo que atañe al hombre. Allí desucbre que puede hacer poetizable la realidad», explica Fernández.

Los 27 poemas que se incorporan a 'Historias' son parte de la todavía importante obra de Juan Ramón Jiménez que permanece inédita y de la que su sobrina nieta Carmen Hernández-Pinzón ejerce de «centinela». «Hay obra inédita aún porque antes no había interés en publicarlo. Juan Ramón no es fácil y hay que trabajar sus borradores. Es arduo y complicado», asegura.

Esta edición se divide en cuatro secciones: 'Historias para niños sin corazón', 'Otras marinas de ensueño', 'La niña muerta' y 'El tren lejano'. La primera y la tercera parte están dedicadas a los niños y la segunda y la cuarta son evocaciones y refexiones que se extienden su eco hasta 'Diario de un poeta recién casado'. La obra disipa esa imagen de un Juan Ramón encerrado en su torre de marfil y, en cambio, aparece como un gran observador de la realidad y la naturaleza humana.

Fotos

Vídeos