José Carlos Somoza: «Vivimos de espaldas a nuestro vecino del sur»

José Carlos Somoza. /
José Carlos Somoza.

El escritor novela la biografía del militar español Víctor Martínez-Simancas, espía en Marruecos durante el franquismo, en 'El origen del mal

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Cuando cayó en sus manos la biografía de Víctor Martínez-Simancas, el escritor José Carlos Somoza (La Habana, 1959) supo que ahí había material para una novela. Martínez-Simancas fue un militar español que durante el franquismo fue destinado como espía al norte de África. «Era una persona íntegra, con capacidad y valores y que además, quería dialogar con la cultura árabe. No trató de enfrentarse a ella, sino de fundirse a ella. Pero trabajaba para gente que no era de fiar», explica Somoza.

Martínez-Simancas (padre del escritor fallecido Rafael Martínez-Simancas) vivió sus aventuras en el norte de África cuando España todavía tenía colonias, un lugar y una época que la mayoría de los españoles desconoce: poco se sabe sobre la presencia española en Marruecos. «Vivimos de espaldas a nuestro vecino del sur y a sus problemas. Pero para España, Marruecos ha sido un enclave estratégico muy importante», recuerda Somoza. Y algo más: en el contexto de la guerra fría, el país norteafricano se convirtió también en un asunto global, siempre pendientes las potencias de que cayera bajo el comunismo.

En 'El origen del mal' (Ediciones B), título de la novela, el militar Ángel Carvajal, trasunto de Martínez-Simancas, es un espía de novela que vive entregado a su país y al pie del cañón, metido en todos los líos. «Los espías españoles no eran en absoluto chapuceros. Las chapuzas venían de quienes organizaban las operaciones. En los círculos dominantes, y más en el franquismo, funcionaban las camarillas, compuestas por familiares o amigos. Había pequeñas envidias y ambiciones que impedían un buen funcionamiento general», explica.

En cualquier caso, el espionaje de la época era rudimentario. «Había algunos artefactos, pero casi todo funcionaba con papeles o con técnicas de distracción. Por ejemplo, una persiana bajada o subida podía ser una clave, tanto para pasar desapercibido como para lo contrario, para llamar la atención», resalta José Carlos Somoza, autor de novelas como 'La caverna de las ideas', 'Clara y la penumbra', 'La llave del abismo', 'El cebo', 'Croatan' y 'La dama número 13', adaptada al cine por Jaume Balagueró.

Pero la trama de la novela no solo se centra en el pasado, sino que ayuda a entender los acontecimientos que están ocurriendo en el presente, como la tensión con los países árabes y el terrorismo islamista. «Hágalos víctimas y los harán verdugos», repite el escritor. «A veces da la impresión de que lo que pasa es una 'devolución' de la forma de actuar de Occidente en estos países», cuenta Somoza. «Yo no digo que exista un una relación causa-efecto porque en ocasiones aparecen factores desconocidos, pero en quienes deciden ponerse una capucha y asesinar gente sí influye que reciban ideas ingenuas y falsas sobre dónde está la verdadera patria, qué son los verdaderos ideales y cuáles es el único Dios», continúa; «y estas falsa visión se transmite a veces de padres a hijos».

Fotos

Vídeos