«El futuro respecto al clima es muy negro»

José Miguel Gallardo.

El escritor y meteorólogo José Miguel Gallardo se adentra en el género del 'clima ficción' con su novela '2065', que alerta sobre las consecuencias del cambio climático

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

José Miguel Gallardo ha escrito '2065' (Roca Editorial), un 'thriller' climático con asesinatos, muerte y destrucción: sobre el papel, una canónica novela de ficción. Pero este escritor y meteorólogo avisa: "Me he quedado corto. Lo que de verdad asusta sobre el calentamiento global es el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC en sus siglas en inglés). El futuro es tan negro como se pinta".

Precisamente en el último trabajo del IPCC se basa Gallardo, que presentó El Tiempo en TVE y ahora está en Aemet, para contextualizar la trama de su novela. "El IPCC establece cuatro rutas. Las más optimista es imposible de cumplir porque no tenemos la tecnología necesaria. Yo he escogido la segunda", explica. Y esa segunda, ni mucho menos la peor, ya ofrece motivos para el miedo en ese año '2065' que da nombre a la novela: huracanes de grado cinco en España, temperaturas de Marruecos en Sevilla y de Sevilla en Madrid (que alcanzaría los 46,5 grados), extinción de hasta el 50% de las especies animales y vegetales...

"Para conseguir el objetivo soñado de que la temperatura no crezca por encima de los dos grados, tendríamos que empezar a reducir emisiones a partir de 2020, pero no se está haciendo. El mismo acuerdo de París lo reconoce y admite que llegaremos a los 2,7 grados", recuerda Gallardo, un experto en climatología que desde niño se sentía escritor y que ahora aúna sus dos pasiones en una obra que es mucho más que una voz de alarma sobre el mundo que viene.

"En un contexto en que la población mundial alcanzará los 10.000 millones de personas, en que se reducirá la producción de cereal, en que los árboles se talarán, la situación amenaza con ser dramática", augura Gallardo, antes de recordar que el cambio climático es mucho más preocupante que una subida de las temperaturas: "Implica guerras, desplazados, hambrunas, una lucha por recursos cada vez más escasos".

La situación, además, se enreda en la novela con una trama de corrupción medioambiental. "Existe en las desaladoras, en los campos eólicos... Basta hacer una búsqueda en internet para comprobar que todo esto ha ocurrido. Los campos de viento instalados no generan toda la potencia que podrían generar. Desde luego, se pueden proyectar mejor las cosas", certifica Gallardo.

Su novela se encuadra en el ‘cli-fi’ o ‘clima ficción’, un género literario se dedica a ahondar en las consecuencias del calentamiento global y que pretende llamar la atención sobre el que la humanidad debería considerar como primer problema para su supervivencia.

Fotos

Vídeos