El exilio vuelve a la primera línea editorial

El franquismo condenó al silencio los trabajos de Max Aub, Elena Fortún, Paulino Masip o Chaves Nogales; ahora, los sellos les devuelven el merecido brillo a golpe de reedición

Trincheras en el frente del ejército en Huétor Vega en la Guerra Civil Española./TORRES MOLINA
Trincheras en el frente del ejército en Huétor Vega en la Guerra Civil Española. / TORRES MOLINA
PABLO RODRÍGUEZGranada

Republicanos y escritores comprometidos con la legalidad vigente. Vivieron la guerra y sufrieron en primera persona las consecuencias de la derrota. El exilio -terrible experiencia que en los últimos años está saliendo a la luz gracias a ensayos como los de Manuel Aznar Soler, José Ramón López García o Angelina Muñoz-Huberman- fue la única salida en muchos casos. Atrás dejaban autores como Max Aub, Elena Fortún, Manuel Chaves Nogales o Arturo Barea una patria desaparecida para siempre, irreconocible para los que lograron regresar, un país que durante cinco años se había embarcado en el sueño de la modernidad y la justicia republicanas y que despertó con el repiqueteo sangriento de los frentes, las 'sacas' y las tapias.

Aquel brillante ideal y su amargo despertar late en las novelas del exilio, trabajos de primer orden que llegaron a España con lentitud por el franquismo y que ahora, muchas décadas después, recuperan en cuidadísimas colecciones algunas editoriales. En los últimos años las reediciones de sellos como Cuadernos del Vigía, Renacimiento, Visor, Libros del Asteroide o DeBolsillo, por nombrar solo algunas, han permitido a los lectores disfrutar de joyas poco conocidas por el gran público.

El caso paradigmático y quizás el más reciente podría ser el de Max Aub. El escritor, vinculado a la generación del 27, fue uno de los grandes protagonistas de la cultura española del siglo XX y, sin embargo, su pasado republicano envolvió su producción en sombras durante la dictadura, una oscuridad que ha permanecido más o menos tras la transición. «Aub siempre se quejó de que su obra nunca fue valorada como debía y tenía razón», confirma Miguel Ángel Arcas.

El granadino, responsable de Cuadernos del Vigía, lleva años embarcado en la aventura de la reedición completa de sus obras. Su sello forma parte de una ola formada por investigadores y editoriales amigas que trabajan para recuperar al autor de 'Crímenes ejemplares' o 'La gallina ciega', por citar algunos de sus libros. El último paso ha sido la reciente publicación del primero de los volúmenes de 'El laberinto mágico', la novela 'Campo cerrado' en la que el autor disecciona el proceso por el que vecinos y hermanos pasaron de discutir con la palabra sobre ideologías en tertulias a resolver la cuestión apretando el gatillo.

La serie que ahora presenta Cuadernos del Vigía, que viene apoyada por personalidades como Antonio Muñoz Molina, Almudena Grandes, Carmen Valcarcel o José Antonio Pérez Bowie -todos ellos pasionales defensores de la obra del autor español-, comenzó a escribirse inmediatamente después de la salida de Aub del país. «La empezó en París en el verano de 1939, poco después de escapar con el equipo de grabación de 'Sierra de Teruel', el documental de Malraux -cuenta Arcas-. A él le afectó la guerra directamente y es eso lo que volcó, aún con la memoria fresca, en estas páginas».

Hay también en la escritura un dolor profundo que conecta biográficamente con el escritor, que antes de alcanzar tierras americanas en la década de los 40 pasó por diferentes campos de concentración de Francia y Argelia para posteriormente embarcar desde un Marruecos que se convertía entonces en esa tierra de todos y de nadie que tan bien reflejó 'Casablanca'.

«La gran obra de la Guerra Civil es 'El laberinto mágico'»

La publicación de 'Campo cerrado', el primero de los seis volúmenes de 'El laberinto mágico', apenas tuvo repercusión en México. Fue allí donde Max Aub parió apenas cuatro años después de finalizada la guerra una serie que es una aventura literaria de primer orden. Para Miguel Ángel Arcas, responsable de Cuadernos del Vigía, editorial que acaba de iniciar la reedición completa de la obra de Aub, 'El laberinto mágico' «son seis novelas donde lo más importante no es el zambullido en la contienda, sino en las historias humanas que la propia guerra provoca». Es un conjunto único, «fenomenalmente escrito» por un escritor que sufrió en primera persona los efectos de la rebelión y que disecciona a través de los personajes los ingredientes que dieron pie a una lucha entre hermanos. «En mi opinión, la gran obra de la guerra civil es 'El laberinto mágico'», asegura Arcas.

Así, 'El laberinto mágico' se convierte en un friso que se inicia mucho antes de los albores de la rebelión y que concluye, seis tomos después, en el desastre del puerto de Alicante, donde miles de republicanos cayeron en las garras de las fuerzas franquistas en su intento desesperado de huida. Este recorrido queda convertido, según explica Arcas, en «un mosaico donde Max Aub se preocupa más por las historias humanas que por la guerra en sí, donde los temas ideológicos y políticos aparecen y donde el lector conecta con unos personajes que se ven sacudidos por la historia».

Publicada inicialmente en 1943 en México, 'Campo cerrado' se encontró con el silencio a pesar de su evidente altura literaria. «Aunque México recibió a los exiliados con los brazos abiertos, la recepción literaria no fue grande y en España directamente no tuvo ningún recorrido», asegura el editor.

El silencio se extendió por décadas, aunque en los últimos años parece que la obra comienza a alcanzar al gran público. La casualidad o la mala baba, quien sabe, también ha ayudado. La reciente polémica por el intento del Ayuntamiento de Madrid de eliminar la sala de teatro dedicada a Aub sirvió para que muchos se acercarán a la producción del escritor. «El intento ha provocado una reacción muy grande de la gente del teatro y la literatura que ha puesto su nombre de nuevo en el candelero», constata Arcas, que celebra que el asunto haya generado también exposiciones y congresos sobre el escritor.

Celia y Hamlet

Pero no solo Aub es protagonista editorial. En los últimos años, autores como Manuel Chaves Nogales han despertado de un larguísimo letargo. El periodista sevillano, autor de algunos de los mejores relatos sobre la Guerra Civil, vivió durante décadas en el limbo de los justos. Repelido por unos y otros, solo el buen hacer de la investigadora María Ángeles Cintas y de editores como Abelardo Linares, alma máter de Renacimiento, o Luis Solano, de Libros del Asteroide, ha permitido recuperar a un escritor de una capacidad literaria única y, a la vez, comprometido con una realidad que palpita en las páginas con sus brillos y sus miserias.

Aunque recientemente se han reeditado trabajos suyos como la gigantesca biografía de Juan Belmonte o piezas de incalculable valor como los de relatos de 'A sangre y fuego', el último paso ha sido la recuperación de 'Los secretos de la defensa de Madrid'. El libro, que edita Renacimiento, reúne una serie de reportajes escritos por el periodista entre 1938 y 1939 en los que disecciona el ambiente de los militares republicanos que defendían la capital de las fuerzas rebeldes.

Nogales, inmerso en la complicada situación española y con una capacidad única para alcanzar fuentes de primerísimo nivel, logró vender los reportajes a multitud de cabeceras de todo el mundo. En 2011 muchas de las piezas fueron recuperadas procedentes de revistas mexicanas. Sin embargo, faltaban algunas. Gracias al esfuerzo de Cintas y a la memoria de la hija del redactor, Pilar Chaves Jones, se logró localizar nuevas redacciones en Match. Aunque sin firmar, estos nuevos textos que acaba de publicar Renacimiento tienen el sello del sevillano.

Y no es la única aventura de Renacimiento. El sello andaluz también está tras la reedición de 'Celia en la revolución'. La novela de Elena Fortún, una de las más afamadas autoras de los años 30 en España, pone en el escenario de guerra a Celia, su personaje más conocido, y narra a través de su punto de vista la incomprensión del enfrentamiento ideológico y los desastres de la contienda. Si a Aub y Chaves Nogales les afectó el compromiso republicano, la querencia democrática de Fortún fue excusa para que el franquismo no moviera un dedo por su obra. El manuscrito de la novela durmió de hecho hasta los 80, cuando fue recuperado.

Las novelas de Paulino Masip y Arturo Barea también empiezan a encontrar hueco en los estantes de las librerías. El catalán, figura esencial del cine en México, marchó al exilio tras la guerra y fue entonces, con la herida aún fresca, cuando escribió 'El diario de Hamlet García'. Esta novela, que acaba de editar Visor y que viene también apoyada por Antonio Muñoz Molina, es una de las grandes rarezas de la época. Su estilo es completamente diferente a los anteriores y ponen al lector frente a un personaje, Hamlet García, mitad filósofo, mitad místico, al que la contienda despierta del letargo. A lo largo de las páginas deberá enfrentarse a los problemas que la guerra ocasiona en su vida.

Por su parte, Barea sí ha tenido más fortuna en las últimas décadas. 'La forja de un héroe' es la autobiografía novelada de un autor comprometido con la República hasta las últimas consecuencias. Éxito inmediato en el Reino Unido, a España llegó en ediciones ilegales ya en la posguerra. Ahora vuelve a brillar con luz propia gracias a DeBolsillo.

Reediciones recientes

La defensa de Madrid

-¿Quién? Manuel Chaves Nogales.

-¿Qué? El periodista recoge en una serie de reportajes los secretos de la defensa de Madrid, crónicas en las que se muestra como fino estilista de la palabra y también como lúcido analista político.

-¿Dónde? Renacimiento, 2017.

La forja de un héroe

-¿Quién? Arturo Barea.

-¿Qué? Autobiografía novelada de Barea, uno de los grandes autores de su generación. A lo largo de tres volúmenes narra no solo la guerra sino cómo los españoles llegaron a ella.

-¿Dónde? DeBolsillo, 2016.

Celia en la revolución

-¿Quién? Elena Fortún.

-¿Qué? Celia es el personaje por excelencia de Fortún. Creado para una revista, la autora la puso ya adolescente en mitad de los sucesos de la guerra, hechos que repasa de manera autobiográfica.

-¿Dónde? Renacimiento, 2016.

El diario de Hamlet García

-¿Quién? Paulino Masip.

-¿Qué? Hasta finales de los 80 no se editó en España esta novela en la que Masip retrata las vicisitudes de la guerra a través de la mirada, a veces absorta y a veces atenta, del profesor Hamlet García .

-¿Dónde? Visor, 2017.

Fotos

Vídeos