Sergio Ramírez, de las armas a las palabras

Sergio Ramírez. /Reuters
Sergio Ramírez. / Reuters

Autor de medio centenar de libros, ha combinado el activismo, la política y la literatura desde su adolescencia

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Sergio Ramírez Mercado nació el 5 de agosto de 1942, con su país sometido por la cruenta bota del dictador Anastasio Somoza García, que inspiró algunos de sus cuentos y novelas. Con 14 años publicó su primer cuento, pero pronto entraría en política para acabar con la siniestra dinastía de los Somoza que Nicaragura soportó entre 1937 y 1979. Tras un largo exilio voluntario en Costa Rica y Alemania, orilló la literatura para incorporarse en 1975 al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Con Somoza derrotado, en julio de 1979, Ramírez fue nombrado presidente de la Junta de Gobierno del Frente de Reconstrucción Nacional. En 1984 fue elegido vicepresidente de Nicaragua en el primer Ejecutivo de Daniel Ortega. En el cargo hasta 1990, luchó por la pacificación y el desarrollo económico de Nicaragua. Opuesto a la línea política de Ortega, en 1994 fue apartado de la dirección del Frente Sandinista.

Dejó la política en 1996 para dedicarse en exclusiva a la literatura su temprana y sostenida vocación. Es autor de más de 55 libros, entre cuentos, novelas y ensayos. Hace dos décadas recibía el premio Alfaguara de novela por 'Margarita, está linda la mar' (1998), que sumó al Dashiell Hammett que recibió en 1990 por 'Castigo divino' (1988) y al Iberoamericano de Letras José Donoso (2011).

Entre sus títulos destacan 'La marca del Zorro' (1989), 'Oficios compartidos' (1994), 'Charles Atlas también muere' (1994), 'Un baile de máscaras' (1995, Premio Laure-Bataillon a la mejor novela extranjera en Francia en 1998), 'Adiós muchachos' (1999), 'Mentiras verdaderas' (2000), 'Sombras nada más' (2002), 'Mil y una muertes '(2005), 'Sara' (2015), 'El cielo llora por mí' (2008), 'La fugitiva' (2011) . Su última novela 'Ya nadie llora por mí' (2017), la protagoniza el inspector Dolores Morales, exguerillero y expolicía reciclado en detective privado, y que Ramírez creo para 'El cielo llora por mí. Habla del poder, la corrupción y la podredumbre moral de una sociedad que alguna vez intentó generar un cambio a través de una revolución.

Más información

Fotos

Vídeos