Lanzan un festival permanente de títeres en apoyo de la capital cultural

Yanisbel Martínez (izquierda), explica los pormenores del Festival./ALFREDO AGUILAR
Yanisbel Martínez (izquierda), explica los pormenores del Festival. / ALFREDO AGUILAR

La programación cuenta con la presencia de artistas procedentes de España, Francia, Países Bajos, China, México e Israel

OLGA AGEA | FOTO: ALFREDO AGUILARGRANADA

Granada está en continua innovación y el arte de los títeres no iba a ser menos. Desde aquella histórica función del año 1923 a cargo de Federico García Lorca, Manuel de Falla y Hermenegildo Lanz y sus 'Títeres de cachiporra' hasta el día de hoy, se han multiplicado las formas de representación de las obras. Atrás quedaron ya los títeres de guante y las marionetas en la ciudad, que siendo foco de creación de este género, es la apuesta del Festival de Teatro de Títeres Quiquiriquí para sus veladas, lo que constituye un paso más ante su reivindicación como Capital Europea de la Cultura en 2031.

Tras la 'edición cero' del festival, celebrada el año pasado en el Centro Federico García Lorca a modo de patrón de pruebas, y su inmejorable aceptación por parte del público; Enrique Lanz y Yanisbel Martínez, responsables del concepto y de la dirección artística del festival, han decidido apostar por una nueva programación que tendrá lugar en la misma sede que la propuesta anterior, a comienzos del otoño, desde el día 29 de septiembre hasta el 8 de octubre.

China-Francia
Yeung Faï, Le Pillier des Anges y Théàtre du Chemin Creux.
Francia
Papier Théàtre; La Pendue; Les anges au plafond.
España
Periferia Teatro; Javier Aranda; Playground visual.
Países Bajos
Duda Paiva.
México-España
Oligor y Microscopía.
Israel
Yael Rasooly.

Su objetivo es conseguir que el público se desplace hasta la ciudad granadina como si de un festival de música se tratase y que esto suponga un avance para que en el año 2031 Granada pueda jactarse de ser un punto de referencia cultural y consiga el honor de tener un lugar privilegiado en el mapa titiritero.

La I Edición de Quiquiriquí intentará renovar las conciencias más adormecidas de la ciudad a través de 12 espectáculos, provenientes de 10 compañías que harán un total de 29 representaciones. Los artistas internacionales, procedentes de 6 países diferentes: España, Francia, Países Bajos, China, México e Israel, intentarán a través de sus obras calar en lo más íntimo del espectador, demostrando que los títeres no son solo cosa de niños.

En el programa se incluyen obras para todos los públicos, espectáculos contemporáneos donde los artistas internacionales buscan la innovación, el rigor y la diversidad, teniendo en cuenta que los aficionados que normalmente acuden a estos festivales no son nativos de la ciudad, sino que vienen de fuera, atraídos por la novedad, por lo que la I Edición del Quiquiriquí apuesta por conceptos muy originales en el ámbito nacional como unir unos espectáculos con otros. La idea principal es que el público sea capaz de relacionar y establecer casi una dramaturgia a lo largo de todo el Festival y que sea necesario verlo de manera íntegra para entender en qué se basan los diferentes artistas y cuál es la historia que cuenta cada uno de ellos.

Quiquiriquí no es solo una programación más, ni un espacio de encuentro donde el público simplemente ve el espectáculo y regresa a casa. Es algo más, un lugar que permite que artistas y espectadores se encuentren y puedan dialogar para que el público conozca qué hay detrás y qué ideas son las que se le pasan por la cabeza a cada creador para que más tarde, estas ideas se traduzcan en el resultado final que se muestra en escena.

Pero el Festival no solo se hace eco del trabajo de artistas consagrados, sino que incluye otra novedad, y es que a través de su plataforma 'La incubadora', apoya a nuevos talentos. «'La incubadora' recibe este nombre porque es un programa en el que se incuban huevos de 'nuevos pollitos', es decir, nuevos artistas», explica Yanisbel Martínez.

Con esta dinámica, los nuevos talentos envían sus propuestas, los expertos eligen las de más solvencia y les proporcionan un diálogo con maestros en la profesión para que les asesoren y les proporcionen formación de manera gratuita. Y lo más llamativo, es que no es exclusivamente una propuesta para gente joven, cualquiera que esté empezando en el arte del títere se puede presentar, independientemente de su edad.

Fotos

Vídeos