La joven violinista granadina María Dueñas debuta el domingo en el Musikverein de Viena

La violinista granadina María Dueñas./IDEAL
La violinista granadina María Dueñas. / IDEAL

La 'sala dorada' donde se celebra el Concierto de Año Nuevo recibe a la solista de 15 años con la Bruno Walter Symphony Orchestra

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

Este domingo, 17 de junio, va a quedar escrito con letras doradas en la historia de la música clásica granadina. Tan doradas como la sala donde la joven violinista María Dueñas, de tan sólo 15 años, va a marcar un hito con su debut en el Musikverein, además en un concierto muy especial, ya que al mismo acudirán, además de abonados y público de entendidos que abarrotan habitualmente esta emblemática sala, representantes institucionales y del cuerpo diplomático.

La intérprete está viviendo los días de ensayos y la preparación del concierto con total normalidad, según comenta su padre, Santiago Dueñas. Ciertamente, es una gran responsabilidad debutar en una sala reservada tan sólo a grandes formaciones y solistas de la clásica. Los lectores de IDEALrecordarán sin duda el concierto ofrecido por la OCGen el Musikverein el 23 de septiembre de 2008, con Salvador Mas en la tarima y obras de Falla, Stravinsky y Richard Strauss. Ha sido una de las pocas orquestas españolas que ha tocado en dicho espacio. Y sólo grandes solistas han conseguido tal honor. Incluso en la propia Viena, son muchos los músicos de amplia trayectoria que aspiran, sin conseguirlo, a tocar en la 'sala dorada'.

La violinista, dada su juventud, podría haber recibido la consigna de interpretar un programa, digamos, 'llevadero'. Pero no. María Dueñas no se arruga, como ha demostrado ya ganando con autoridad concursos como la Zhuhai International Mozart Competition, el Giovanni Musicista de Italia, el Leonid Kogan de Bruselas, el Concurso Internacional Telemann de Instrumentos en Alemania, el de Música de Cámara de Austria con el Hamamelis Quartet o el Concurso Internacional Luigi Zanuccoli de Italia. Todos ellos sólo en el pasado año 2017. Por ello, la granadina afrontará, en la primera parte del concierto –es decir, con la sala y los músicos 'fríos', lo que supone una presión extra–, el 'Concierto número 1 para violín y orquesta' de Niccolò Paganini. Un auténtico reto, dado que en origen, cuando el autor lo compuso, se tocaba en mi bemol mayor, lo que exigía un esfuerzo tal a las cuerdas que en los recitales que el propio Paganini –reconocido virtuoso, además de compositor–, más de una acababa rota. Con la transposición de la tonalidad a re bemol mayor, este Concierto, aunque exigente, ha dejado de ser, como calificaban los coetáneos de Paganini, «intocable».

Con todo, habrán tenido los responsables de la sala muy en cuenta los antecedentes de la intérprete granadina para confiarle un concierto como este. Junto a ella estará sobre el escenario del Musikverein la Bruno Walter Symphonic Orchestra, una formación nacida a la sombra de la Fundación que lleva el nombre de uno de los directores de orquesta más influyentes del siglo XX.

Esencia austríaca

La formación tiene una fuerte conexión con la región situada entre Viena, Bratislava y Budapest, eje del antiguo imperio austrohúngaro, que forma el corazón geográfico de Europa. Tanto la composición de la orquesta como su trabajo artístico reflejan esta relación. Mientras que el núcleo de la orquesta está compuesto por músicos nativos de la región, a él acuden de forma habitual músicos de otras orquestas con los que trabajó Bruno Walter. Siguiendo a Gustav Mahler, quien dijo que la tradición no se trata de venerar cenizas sino de compartir el fuego, la orquesta busca conscientemente no solo a solistas de renombre internacional como Rudolf Buchbinder, Misha Maisky y Nikolaj Znaider, sino también a talentos emergentes que todavía están en el comienzo de sus carreras, como es el caso de la violinista granadina.

Desde 2008, la Orquesta Sinfónica Bruno Walter se presenta periódicamente en esta sala dorada del Musikverein, donde compartirá escenario con María Dueñas dentro del ciclo 'Jóvenes intérpretes'. Al frente de la formación está el eslovaco Jack Martin Händler, fundador junto con Yehudi Menuhin de la Tribuna Internacional de Jóvenes Intérpretes de la Unesco, profundo conocedor del instrumento del violín tras haber compartido escenarios con estrellas de la talla de Gidon Kremer o Mischa Maisky, o con chelistas como el inolvidable Rostropovich. Que Händler haya fijado sus ojos en la joven violinista granadina es una excelente noticia.

Fotos

Vídeos