«Cuando trabajo intento pensar en qué me aconsejaría mi padre»

Soleá Morente, ayer durante su actuación en la UJA./L.V.
Soleá Morente, ayer durante su actuación en la UJA. / L.V.

La hija mediana del maestro Enrique Morente ha marcado su propio camino, ese que le dio nombre a su primer disco y que ayer deleitó a los jienenses en la UJA Soleá Morente Cantante

LAURA VELASCOJAÉN

Soleá Morente (Madrid, 1985), nació en la capital, pero lleva toda la vida a caballo entre esa ciudad y su mágica Granada. No podía ser de otra manera. Su padre, granadino ilustre donde los haya, el maestro Enrique Morente. Su madre, la bailaora Aurora Carbonell, nacida en Madrid. El arte venía de familia, y de familia ha seguido: su hermana Estrella Morente es una artista más que consagrada, y su hermano Kiki Morente acaba de debutar en solitario, con un futuro de lo más prometedor.

Pero lo que ayer encandiló a Jaén no fue todo lo que envuelve a la figura de Soleá, sino Soleá en sí misma. Un cálido espectáculo en el que combinó canciones de su primer disco, 'Tendrá que haber un camino', con temas a piano inspirados en Paco Ibáñez deleitó al público del Aula Magna de la Universidad de Jaén (UJA). Antes pudimos hablar con ella, y dejó claro que es flamenca, ambiciosa, versátil y muy, muy Morente.

-¿Como te sientes volviendo a Jaén?

«Dentro de mi alma hay una inquietud que me lleva a buscar géneros contradictorios»

-Me hace una ilusión tremenda volver a Jaén y además a la universidad, que siempre es un contexto muy favorable, tengo muchas ganas. Al fin y al cabo somos como vecinos, vengo de Granada y estamos al lado. Le tengo mucho cariño.

-¿Qué nos ofreces en este concierto?

-Voy acompañada de mi banda rockera, los músicos rockeros de Granada. Es un repertorio de mi primer disco, 'Tendrá que haber un camino', y algunas canciones a piano, con un repertorio basado en la obra de Paco Ibáñez, ya que ando inmersa en un proyecto sobre su trabajo. Además, sé que a Paco se le quiere mucho por Jaén.

-No te consideras cantaora, pero si flamenca. ¿Cómo se explica eso?

-Sé que es una declaración ambigua y contradictoria, a veces me cuesta explicarla. Lo que quiero decir es que no me presento ante el público, de momento, como una cantaora oficial de flamenco, sino como una aficionada al cante flamenco y a otras músicas.

Apasionada de la música

-En Internet te definen de muchas maneras diferentes. Dicen que eres indie, rockera, flamenca alternativa, etc. ¿Cuál es la descripción adecuada de Soleá Morente?

-Es difícil, porque dentro de mi alma y mi ser hay una inquietud que me lleva a buscar diferentes texturas, colores y géneros contradictorios, desde la música punk a la música clásica o el cante jondo. Soy una gran apasionada de la música de todo tipo.

-Como decía tu padre, 'no hay música mala'.

-Exacto. Es algo que llevamos inculcado y que tiene sus consecuencias.

-Han pasado más de dos años desde el lanzamiento de tu primer disco en solitario, 'Tendrá que haber un camino'. ¿Qué te ha dado en todo este tiempo?

«No me presento ante el público, de momento, como una cantaora oficial de flamenco»

-Me ha dado experiencias, madurez y me he encontrado conmigo misma. Me ha animado a seguir en la música y encontrar el camino.

-¿Qué diría tu padre si lo hubiese escuchado?

-Pienso a menudo en eso y la verdad es que no lo sé. Espero que le guste allá donde esté y que esté orgulloso.

-Estás ultimando ya los detalles de tu segundo disco. ¿Qué nos puedes adelantar?

-El single de este trabajo sale el 19 de enero, muy prontito. Es bastante diferente a mi primer disco, no hay tanto ruido rockero. Diría que es una mezcla entre música francesa y Las Grecas. Realizo otra búsqueda, cuando empiezo a preparar un disco no pretendo nada, no busco un sonido concreto, va naciendo solo.

Estoy en constante ebullición, me van viniendo ideas. No siempre aquello que tenemos en la mente se plasma en la música, a veces sale algo diferente, y lo que se te viene a la cabeza por la noche es otra cosa en el estudio a la mañana siguiente. Creo que estoy en un momento de aprendizaje, sigo aprendiendo.

-¿Cuentas con apoyos para escribir las letras de este trabajo?

-El disco está producido por Alonso Díaz, cantante de Napoleón Solo, un grupo además de Arjonilla. Está coproducido por Lorena Álvarez, una maravillosa cantante asturiana. Las letras están hechas por ellos y por mí, algunas escritas a medias con ellos, otras mías propias, otras de ellos.

-Tu padre está indudablemente muy presente en tu vida personal pero, ¿cómo está presente en la profesional?

-Cuando trabajo intento siempre pensar en qué me aconsejaría él, qué haría él, e intento recordar sus consejos, su forma de trabajar, de proceder en la vida. Cuando estoy bloqueada me pongo en su piel, aunque es complicado, porque era impredecible. El tiempo que estuve con él está en mi corazón y siempre pienso en cómo haría él las cosas.

-Lo mismo actúas en un concierto en un festival indie que tocas en un pequeño auditorio o en una universidad, como en este caso. ¿Dónde se siente más cómoda So-leá?

-Todos los públicos son sagrados y se merecen lo mejor. El que va a escucharte hace un esfuerzo y es algo muy importante que merece todo el respeto y la entrega. Todos los escenarios son sagrados.

-Además de tus actuaciones en solitario también realizas otros espectáculos con tus hermanos, Estrella y Kiki. ¿Cómo es actuar arropada por ellos?

-Siempre es más fácil porque se juega en casa, nos entendemos muy bien, con la mirada. Es diferente tener que dirigirlo todo sola o que haya dos o tres capitanes. Me gusta muchísimo trabajar con ellos.

Fotos

Vídeos