Polémica, diluvio y todos a hombros en Baeza

Leonordo Hernández en el momento de la cogida./ENRIQUE
Leonordo Hernández en el momento de la cogida. / ENRIQUE

Manzanares y Talavante se cayeron del cartel, siendo sustituidos por Curro Díaz y Ginés Marín

ÁNGEL A. DEL ARCOBAEZA

Llegamos muy tempranito a Baeza para vivir de primera mano el ambiente que se vivía en torno a la II corrida de toros del Renacimiento. Desde primera hora de la mañana, en la localidad se vivía un ambiente extraño, sobre todo por la polémica de las ausencias tanto de José María Manzanares como la de Alejandro Talavante. La del alicantino por una rotura de fibras, la del extremeño, también con parte médico, pero mucha más polémica, tanto que nadie se creyó esa presunta «lesión» que alegó en ese parte médico. Que pena que el toreo esté así. Algo habrá que cambiar, aunque a lo mejor es demasiado tarde.

Por allí nos encontramos con el empresario Juan Reverte, tan cordial y amable como siempre, mucha gente del toro, aficionados y gente joven, mucha, debido en gran parte a que a las once de la mañana se desarrolló en el ruedo de la plaza de toros 'El programa Víctor Barrio', que tiene como lema 'La Tauromaquia, más que defenderla, hay que enseñarla', palabras que en su día dijo el malogrado diestro Víctor Barrio, fallecido por la mortal cogida de un toro de la ganadería de 'Los Maños' en los festejos taurinos celebrados durante la fiestas de Teruel en los primeros días del mes de julio del 2016.

Hay que felicitar a pesar de todas las circunstancias negativas que se produjeron a todos aquellos que han hecho posible por segundo año consecutivo tal evento, Ayuntamiento de Baeza, con su alcaldesa Lola Marín al frente, entidades taurinas locales, Federación Taurina de Jaén, que tanto ha ayudado para que toda la programación se haya podido celebrar. Sin olvidarnos del empresario Juan Reverte, murciano de nacimiento, pero que poco a poco va echando raíces en nuestra tierra.

Bajó mucho el ambiente a la hora del comienzo de la corrida. Apenas si se cubrió la mitad del aforo, haciendo mucho daño las caídas del cartel de Manzanares y Talavante. Se notó y mucho, aunque fueran sustituidos por el linarense Curro Díaz y Ginés Marín, pero claro, la ausencia de Manzanares, sobre todo la de él, dolió y repercutió de forma negativa en la taquilla.

Ausencia de Manzanares

Era el deseado José María Manzanares. Una lesión muscular cuando entrenaba lo dejó KO, al igual que a los muchos aficionados que lo esperaban con mucho interés. Una verdadera lástima, una pena, pues era el eje de la corrida, el deseado por todos. Tendremos que esperar un poquito más para verlo. No dudamos ni mucho menos de la lesión de Manzanares, pero hay que ver que dificultades tenemos en esta provincia para verlo, tan sólo Linares ha tenido el privilegio. Ahora, que ya se le había convencido y estaba anunciado, pues va y se nos lesiona. ¿Es mala suerte, o no?

En lo meramente artístico, se lidió una corrida de toros que lució el hierro de Núñez del Cuvillo, que, aunque no anduvieron sobrados en cuanto a presentación, derrocharon nobleza, justo lo que quieren los matadores de hoy en día, chiquitos de volumen y con buena dosis de obediencia, aunque al conjunto le faltara casta y un poco más de empuje.

Abrió el festejo el rejoneador Leonardo Hernández, justo cuando empezó a llover. Mala suerte la del extremeño, porque aquello no era llover, era el diluvio. No se amilanó el corajudo rejoneador que intentó el lucimiento clavando buenos pares de banderillas. En uno de ellos, el caballo salió trastabillado, cayendo el rejoneador y siendo arrollado por el toro. Salió muy conmocionado Leonardo Hernández no pudiendo matar al toro, algo que sí hizo Curro Díaz.

Hubo dudas sobre la continuidad del festejo, que se disiparon rápidamente por la disposición de los tres toreros, algo que debemos de agradecer, sobre todo después de todo lo ocurrido en los prolegómenos.

Bajó un auténtico diluvio y con la gente resguardada en los tendidos cubiertos, algunos, entre los que me cuento, nos quedamos en el callejón empapados de arriba abajo, salió el primero de lidia a pie. Buen recibo capotero de Curro Díaz ante un ruedo ya muy encharcado. Sin brillo en banderillas, era imposible, se lució Curro en un torero inicio de faena. Las series sobre ambas manos salieron ligadas, reunidas y templadas, aunque sin obligar mucho la noble y floja embestida. Era faena de dos orejas que quedó en una. Quizás la espada quedó demasiado baja.

Volvió a torear muy bien con el capote a su segundo. Y de nuevo labor muleteriles en la que destacó por su torería y clase. Tuvo que cambiar de muleta en varias ocasiones. Imposible soportar el peso. Excelentes muletazos por ambos lados, torerísimos los cambios de mano y los de pecho. Otra oreja, aunque también la espada viajó bajita.

Indulto de Cayetano

El gran triunfador numérico de la tarde fue Cayetano Rivera Ordóñez. A su primero le cortó las dos orejas, después de una labor entregada y a más. Tuvo enfrente a un gran toro de Núñez del Cuvillo. Aunque lo importante sucedió en su segundo. Toro de exquisita embestida, noble y colaborador. La labor de Cayetano fue de menos a más. Las primeras tandas de dos y tres muletazos, cuando se dio cuenta de la calidad de su oponente, relajó la planta, se templó, brotando sus mejores momentos. Excelentes naturales, también derechazos, sin olvidar los cambios de manos. Miradas al tendido, alguna voz que salía del callejón pidiendo el indulto total, al diluvio de agua se desató la tormenta perfecta en los tendidos que dio lugar a un indulto algo generoso. Triunfo de Cayetano que paseó entre jolgorio las dos orejas y el rabo simbólicas.

Toreo muy bien Ginés Marín con el capote a su primer oponente, también con la muleta, destacando las series sobre el lado derecho. Al natural surgieron muletazos llenos de gusto y gran templanza. Terminó su labor con 'bernardinas' muy ajustadas que levantaron al público de sus asientos. Mató de estocada algo baja cortando dos orejas. Algo rápido estuvo en el sexto, aunque tuvo el animal con más complicaciones. De mitad de faena en adelante surgieron sus mejores momentos toreando de derechas. Pinchó una vez antes de la estocada cortando la última oreja de la tarde.

Temas

Baeza, Toros

Fotos

Vídeos