Kiko Veneno paseó la ironía de su música por la Cueva del Agua

Kiko Veneno junto al guitarrista Félix Romero, en la Cueva del Agua. / J. A. G. M.

El cantante y compositor sevillano puso el 'no hay entradas' en el que va a ser Monumento Natural, en Quesada

J. A. GARCÍA MÁRQUEZQUESADA

El compositor y cantante leonés nacido en Figueras (Gerona), aunque afincado en Sevilla desde hace más de 50 años, Kiko Veneno, encandiló al público que llenó por completo la Cueva del Agua en la que se colocó el deseado 'no hay entradas'. Acompañado por el guitarrista de la escuela sevillana Félix Romero, Veneno puso música y voz a unos versos los suyos mezcla de dulzura, duende, sátira, ironía y algún que otro toque canalla.

Todo se confabuló para que este encuentro entre naturaleza, canciones y música viviera instantes inolvidables. El fluir del agua por la gruta, el canto de los vencejos y el vuelo de las palomas colaboraron en la estética del espectáculo. El juglar se dirigió al público para expresar que nunca había actuado en un lugar tan mágico como la Cueva del Agua, magnífico orificio reserva de la biosfera, de enormes paredones, gruesas estalactitas e inmejorables condiciones acústicas.

A propuesta del concejal de Cultura, Juan Antonio López, el concierto empezó con un gesto solidario, silencio primero, aplausos después, por el incendio sufrido en el paraje del río Trújala en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Terminado el preámbulo de la rabia, que desgraciadamente Quesada sabe mucho de fuego, Kiko Veneno tomó su guitarra al tiempo que Félix Roquero alternaba la guitarra con el violín o la mandolina para transitar por el flamenco, el pop y el rock y entonar un concierto acústico en el que no faltaron algunos de sus temas emblemáticos: 'Joselito', 'Oh mama', 'Lobo López' 'Coge la guitarra' o 'Te echo de menos', cuyas estrofas fueron coreadas por el público: «La cama revuelta / ese zumo de naranjas / y las revistas abiertas. / Y en el espejo / ya no encuentro tu mirada /no hay besos en la ducha / ni pelos, ni nada».

En el olvido dejó, en cambio, canciones tan populares como 'Pata palo', 'En un mercedes blanco' o el clásico que popularizó Camarón 'Volando voy', pero Veneno es imprevisible y nada partidario de concesiones a la galería.

Cueva del Agua

El espléndido lugar del concierto de la Cueva del Agua en el Santuario de Tíscar está a punto de ser declarado por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía el séptimo 'Monumento Natural' de la provincia de Jaén junto al Bosque de la Bañizuela de Torredelcampo, las Huellas de Dinosaurio de Santisteban del Puerto, el Piélago entre Linares y Vilches, el Quejigo del Amo o del Carbón en Valdepeñas de Jaén, los Órganos de Despeñaperros en Santa Elena y el Pinar de Cánavas en Jimena.

Conocida también por Cueva de la Virgen de Tíscar, porque en ella, según reza la tradición, se le apareció allí en 1.319 a Mohamad Abdón, rey de Tíscar, la cueva, una de las primeras grutas naturales conocidas de España, es una interesante formación caliza, donde se funde el agua del río Tíscar y la roca del Monte del Caballo. Desde 1.993 el Ayuntamiento de Quesada, a través de la Concejalía de Cultura, viene organizando conciertos de música en la Cueva del Agua, dada la buena acústica del lugar y la belleza del lugar. En los últimos años, han tenido lugar conciertos de música andina, árabe-andalusí, sefardí, celta, renacentista, barroca y flamenca, entre otros.

Fotos

Vídeos