«Existe la sensación de que en Internet todo es gratis y la información no lo es»

El periodista participará hoy en una actividad en la Antigua Escuela de Magisterio./IDEAL
El periodista participará hoy en una actividad en la Antigua Escuela de Magisterio. / IDEAL

El exdirector de los Servicios Informativos de TVE dialogará hoy en Jaén acerca del periodismo digital y sobre la defensa de la profesión

ANTONIO ORDÓÑEZJAÉN

El periodista Fran Llorente, exdirector de los Servicios de Informativos de TVE, participará hoy en el debate 'El periodismo en tiempos digitales', que organizan la Asociación de la Prensa de Jaén-Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía y el Vicerrectorado de Comunicación y Proyección Institucional de la UJA, y se enmarca en los actos que ambas instituciones hacen con motivo del Día de la Libertad de Prensa y el 25 aniversario de la Universidad de Jaén. La actividad comenzará a las 20.00 horas en la Sala Pascual Rivas de la Antigua Escuela de Magisterio de Jaén. La presentación correrá a cargo de Juan Armenteros, periodista de Canal Sur TV. Para el periodista los retos de la profesión en este universo digital pasan por mantener la honestidad, defender la profesionalidad y aprovechar las ventajas de estas nuevas herramientas.

-Hoy visita Jaén, y para hablar de periodismo digital, una nueva forma de trabajar, pero con el mismo fondo.

-Evidentemente. El fondo del periodismo sigue siendo el mismo. Lo importante es conectar con lo que pasa. Nuestra obligación es investigar, contrastar y ayudar a dar contexto para la que la gente se pueda formar su criterio y tener una opinión. En estos tiempos de aceleración, de tanto ruido, donde las noticias se acumulan unas tras otras, hace falta más que nunca alguien cuyo trabajo sea procesar todo eso, darle contexto, hacer memoria, recordar contradicciones… Los hechos en sí mismos ni existen, todo es una cosa y sus circunstancias. Y es el periodista el que pone esas dos cosas juntas, con honestidad, ofreciendo esos datos relevantes para que el ciudadano cree su propio criterio. Por eso el periodismo es una de las herramientas más importantes para una democracia sana.

-Ahí encaja su defensa a ultranza con una RTVE pública independiente.

-Estoy muy comprometido con la defensa de una RTVE pública potente y de los ciudadanos. Fuera del control de gobiernos y que no responda a criterios ni deseos de ningún partido político. Ahora más que nunca es necesaria una RTVE pública de consenso, que trabaje para los ciudadanos. Una herramienta fundamental para mejorar nuestra democracia. Que ponga los temas que interesan a los ciudadanos por encima de la agenda informativa que marcan los políticos.

-Con todo lo que se está moviendo, ¿está ahora más cerca esa RTVE pública de consenso y sin trabas?

-Como todo el mundo sabe ahora hay mucho movimiento en RTVE. Existe una pelea por devolverle ese consenso. Después de muchas propuesta en la redacción, en los consejos de informativos,… y de denuncias de manipulación; y tras acudir al Parlamento, y al Parlamento Europeo, se aprobó el año pasado una ley para reclamar la vuelta a ese consenso; pero estamos ya en mayo y no se ha cumplido, no se ha puesto en marcha, pues está bloqueada a nivel parlamentario. Pero ahí estamos los trabajadores, unidos, y hay denuncias en los consejos de informativos. Más que nunca se pone ante la sociedad la necesidad de que se acabe ese bloqueo que se instauró en el año 2012, al permitir el nombramiento del presidente de RTVE de manera directa, y no por consenso, como contemplaba la ley de 2006, que permitió la época de mayor reconocimiento internacional, pluralidad y credibilidad de nuestros informativos.

-Volviendo a la era digital que marca el trabajo periodístico, lo ha puesto muy fácil en muchos aspectos, pero ¿en qué está funcionando mal?

-Por un lado Internet, unido al móvil, son dos cosas que han provocado un vuelco en la manera de comunicarse. Ahora todo es instantáneo. Y precisamente el reto esta ahí. Frente a esa inmediatez hay que mantener el rigor, el contraste y la verificación, para combatir el riesgo de esas informaciones defectuosas. Siempre ha existido información fraudulenta, los rumores, es parte de la historia; pero las redes sociales han multiplicado la velocidad de difusión. Los medios digitales también se enfrentan a esa atracción por conseguir usuarios, el click rápido, herramientas que permiten saber qué se lee en cada momento, qué titular funciona.

Relevancia vs. inmediatez

-Y contra esa fiebre de lo inmediato, ¿qué se puede hacer?

-Hay que hacer lo importante interesante, y lo interesante importante. De cada hecho sobre el que habla la gente hay que encontrar algo que sea relevante y constructivo. Si algo es importante pero puede parecer aburrido hay que esforzarse para que la gente lo entienda. Además estas herramientas nuevas, como Internet, los móviles, etc., nos permiten a los periodistas mantener relaciones más directas con las fuentes. Con tus perfiles en redes puedes generar una comunidad de expertos sobre un tema cualquiera y mantenerte informado. También es más fácil ahora escuchar lo que la gente piensa y entrar en conversaciones.

-Pero hay mucho riesgo para el consumidor de información, porque hay mucha información y a veces poca certeza de veracidad.

-Claro que hay mucho riesgo. Es el efecto burbuja, que facilita al usuario que consuma las noticias que más le complacen. Antes había una mirada más global de lo que pasaba, ahora el usuario elige de qué se quiere informar, o sobre lo que otros quieren que se informe. Por eso es necesario educar en este nuevo ecosistema, enseñar a la gente, especialmente a los jóvenes, que no se pueden quedar con la primera versión, tienen que buscar referentes certeros que ofrezcan una mirada real de lo que pasa.

-Se habla de las tiranías de las agendas, pero ¿cómo defenderse de eso con redacciones diezmadas, que asumen cada vez más funciones y trabajo?

-Evidentemente el periodismo vive momentos de crisis muy graves. Es uno de los sectores que más ha pagado la crisis económica, con 12.000 despidos en los últimos diez años… Hay menos tiempo para elaborar informaciones. No se hace información de calidad, se cubren las agendas y nos encontramos con que hay más gente trabajando para las empresas, organizaciones y partidos políticos, elaborando comunicados, vídeos corporativos y mucha menos gente en las redacciones.

-Nos encontramos por lo tanto ante una sociedad que cree que está muy informada porque recibe mucha información y, por otro lado, con dificultades para desarrollar la labor informativa, ¿cómo se combate esto?

-Haciendo nuestro trabajo bien. Defendiendo su labor. Superando dificultades y luchando contra lo que se pueda. Solo desde historias bien contadas podremos convencer a los ciudadanos y estos deben ser conscientes de que es importante una información de calidad para ser más libres. No eres realmente libre si no estás informado, porque entonces otros tomarán las decisiones por ti con versiones sesgadas. Es necesaria una información sabia, y esa información cuesta dinero. El problema ha sido que existe la sensación de que en Internet todo es gratis;y la información no lo es.

Fotos

Vídeos