«Las cornadas han de quedar atrás, solo pienso en La Maestranza»

García Navarrete abandona el Hospital San Francisco de Asís./G-M
García Navarrete abandona el Hospital San Francisco de Asís. / G-M

El novillero vilcheño García Navarrete se recupera de su última cornada en Las Ventas

J. A. GARCÍA-MÁRQUEZVILCHES

El joven novillero de Vilches García Navarrete se recupera en el centro de rehabilitación avanzada Juan Carlos Ciriza, de Colmenar Viejo (Madrid), de la cogida que sufrió el 29 de abril en la madrileña Plaza de Las Ventas, cuando al entrar a matar al astado de la ganadería de los Chospes, el novillo le prendió por el muslo derecho ocasionándole una herida de 15 centímetros de longitud. Navarrete fue intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros, siendo trasladado posteriormente al Hospital San Francisco de Asís. Una pena porque Daniel García Navarrete regresaba con toda la ilusión del mundo al coso taurino en el que hace un año había sufrido una de las cogidas más espeluznantes que se recuerdan en mucho tiempo. Aquel domingo 2 de abril de 2017 el novillero jienense experimentó una terrorífica cogida al entrar a matar a Coletero, novillo de 460 kilos de la ganadería La Quinta. Al ejecutar la suerte, el astado se viró y le produjo dos cornadas en el cuello de 15 y 10 centímetros, la primera bordando la glándula parótida, la segunda alcanzando el suelo de la boca y la base de la lengua. A ellas se sumaba otra cornada de 20 centímetros en el muslo derecho y una fractura en el tercio medio de clavícula que precisó de dos intervenciones.

Demasiadas cornadas en poco tiempo.

–Hay toreros que sufren cogidas, pero tienen la suerte de no ser corneados, Otros, sin embargo, en cuanto son tocados el toro les mete el pitón. Yo soy uno de estos. Además, no puedo evitar ir a por todas y cuanta más ambición y entrega, más posibilidades de cornadas.

¿Cómo se encuentra?

–Las dos primeras noches las pasé con dolor y fiebre. Después fui mejorando, pero apenas tenía movilidad. Me queda un fuerte dolor en la pierna, pero el lunes empecé la rehabilitación y eso me ha levantado el ánimo. No quería quedarme quieto en casa, voy a trabajar mucho para recuperarme por completo, pronto estaré a cien por cien.

¿Ha pensado dejarlo?

–Desde que tomé la decisión de que quería ser torero no he dudado del camino a seguir. Incluso cuando uno va aprendiendo el oficio y pasa el tiempo lo tiene más claro, no titubea sobre del objetivo que persigue.

¿No se plantea ejecutar la suerte del estoque de manera menos frontal, guardándose un poco?

–Ni mi apoderado Tomás Campuzano, ni mi padre, que es picador, lo hemos contemplado. El toro que me corneó tenía peligro, no entraba franco, era tan violento que antes de entrar a matar yo sabía que me iba a coger. Pero en todas las plazas hay que torear con la verdad por delante y si se trata de Las Ventas más todavía. En Madrid no valen ni la habilidad, ni las medias tintas, hay que darse por entero.

El 14 de junio, La Maestranza.

–Tengo mi punto de mira puesto en Sevilla. Voy a la Maestranza con igual ilusión y con las mismas ganas con las que fui a Madrid. La cornada no me condiciona, el toro la pegó porque me entregué. Estoy deseando que llegue el festejo del coso sevillano del Arenal, lo voy a disfrutar, sé que me aguarda un triunfo grande. Espero que el toro de López Gijaba, una ganadería con bravura, movilidad y clase, me ayude un poco.

¿Qué otras novilladas tiene firmadas?

–Varios festejos entre ellos tres en Francia, donde he podido hacerme con cartel después de ganar en Bougue, población del distrito de Mont de Marsan, el primer premio de la XX edición del Bolsín Taurino. Tampoco faltaré a la cita de los certámenes Alfarero de Oro en Villaseca de la Sagra (Toledo), Semana Taurina de Algemesí (Valencia), Certamen de Plata de Calasparra (Murcia) y, seguramente también, el Bolsín Zapato de Plata de Arnedo (La Rioja). A todas las citas acudiré con el ánimo fortalecido pensando en el triunfo y dando los pasos precisos para una futura alternativa.

Temas

Toros

Fotos

Vídeos