Huétor Vega reconoce la «mirada pausada y sinestésica» del fotógrafo Ramón L. Pérez

Ganadores y finalistas de los premios de fotografía 'Paso del Zute' de Huétor Vega. /MIGUEL ÁNGEL MOLINA
Ganadores y finalistas de los premios de fotografía 'Paso del Zute' de Huétor Vega. / MIGUEL ÁNGEL MOLINA

El fotoperiodista de IDEAL se alza con el premio Paso del Zute en una edición en la que Xavier Ferrer y José Ramón Luna son los finalistas

PABLO RODRÍGUEZGRANADA

El fotoperiodista de IDEAL, Ramón L. Pérez, recogió ayer el premio Paso del Zute de Fotografía, un galardón organizado por el Ayuntamiento de Huétor Vega que reconoce la mejor imagen del año. El podio del concurso, dotado con 600 euros para el vencedor y 350 y 200 para los dos primeros finalistas, lo completaron los fotógrafos Xavier Ferrer Chust y José Ramón Luna de la Osa.

El concurso se caracteriza por valorar la fotografía de autor o interpretativa, donde se tienen en cuenta aquellas imágenes que descubren las esencias o sensaciones de los fotógrafos antes que el rigor descriptivo que estas tienen. En esta ocasión, el jurado -compuesto por Carlos Rubio, Cristina García y José Luis López Rojas- seleccionó la imagen titulada 'Sierra de Alfaguara', una fotografía de corte minimalista y conceptual que se abre a la interpretación del espectador y en la que los responsables del premio destacan la capacidad para transmitir «la sensación de sosiego y paz». «Es una escena que abriga el silencio y la distancia, que ofrece una mirada pausada con tintes sinestésicos que induce al observador a una ventana solitaria pero emotiva y rigurosamente perfecta con un ritmo pausado y texturizado», asegura el jurado.

La decisión del jurado se extiende también a las imágenes de los otros dos finalistas, los fotógrafos Xavier Ferrer Chust y José Ramón Luna. Además, otros ocho imágenes realizadas por Juan Manuel Maroto Romo, Jesús Chacón Carrasco, Diego Piedra Benzal, Juan José Márquez Castilla, Ramón Martín Corral, Belén Nieto Moreno, Miguel Gil León y María Dolores Maleno han sido seleccionadas por su calidad.

Para Ramón L. Pérez, «se trata de un galardón muy especial porque la fotografía que hago en mi día a día no puede dejar a la interpretación, en ella tengo que responder a quién, cómo, cuándo y por qué; pero aquí el jurado premia un tipo de fotografía que es distinto: tengo que hacer preguntas y abrir a la interpretación la imagen».

Tomada tras la primera de las nevadas de este año en la zona que le da título con una cámara de objetivo fijo de 35 milímetros, el ganador del premio revela que su concepción es fruto de un proceso de reducción parecido al de los escultores. «He ido quitando elementos hasta alcanzar la síntesis», señala. En su finalización también ha tenido en cuenta, además de su propia mirada, la del observador que la mire. «Es esa persona la que tendrá que completarla», concluye.

Fotos

Vídeos