Dos granadinos ganan el concurso de relatos cortos y poesía de la ONCE

Salguero y Herrera, ayer en la sede de la ONCE./
Salguero y Herrera, ayer en la sede de la ONCE.

Concepción Herrera y Gabriel Salguero han sido alabados por el jurado, que les ha elegido entre varios centenares de participantes

R. I.GRANADA

Dos granadinos han resultado los ganadores de la XV edición del Concurso de Relatos Cortos y Poesía que convoca el Consejo Territorial de la ONCE en Andalucía, Ceuta y Melilla, para fomentar la creatividad literaria en el colectivo de personas ciegas y con discapacidad visual grave y trabajadores de la ONCE.

'Enseñando a tocar... aprendiendo a vivir' es el relato que ha conseguido este año el primer premio del Concurso de Relatos Cortos. Su autora, Concepción Herrera, da vida a unos 'deditos' que juegan con distintos elementos para conducir a una magia que ayuda a ver a las personas ciegas a través de la lectura, un texto que, a juicio del jurado, pone en valor el braille «de una forma muy original y creativa» como medio de comunicación y de integración social para las personas ciegas.

Concepción Herrera (Montillana, Granada, 1959), es maestra de la ONCE desde 1984, fruto del convenio de colaboración entre la ONCE y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Licenciada en Filología Hispánica y pedagoga terapéutica, sobre todo se reivindica como maestra más que profesora, como le gusta decir, y cubre en su día a día las necesidades educativas de niños ciegos de centros educativos de Granada capital, Ogíjares y Alhama de Granada.

En su relato ha querido plasmar la experiencia diaria con el colectivo de alumnos ciegos desde el punto de vista de los maestros. «Es lo más bonito que hay, trabajar con niños ciegos y vivir la experiencia del braille -explica-. La enseñanza es una profesión muy gratificante y trabajar con alumnos ciegos más todavía».

Siempre ha escrito, desde pequeña, aunque es la primera vez que se presenta a un concurso literario. "Incito a mis alumnos a escribir. Que se presenten a todas las oportunidades que surjan porque siempre le damos mucha importancia a la lectura y pienso que la escritura es más importante aún que la lectura porque es una forma de expresar vivencias», afirma. Concepción se declara feliz por este reconocimiento que le concede de la ONCE y confía en que sirva para concienciar más a la sociedad sobre la importancia del sistema de lectoescritura del braille como instrumento de comunicación y de integración.

Poesía eterna

En la categoría de Poesía, Gabriel Salguero (Granada, 1953) ha resultado ganador por su poesía 'Ojos apagados', en la que describe una vida en la que se van apagando los ojos, a través de una delicada composición de metáforas en forma de estrofas, cargadas de esperanza y amor, para concluir que la vida sigue y nada se apaga. «El poema es de alguna manera mi vida novelada -sostiene-. De hecho el protagonista se queda ciego, yo en ello estoy, pantalla a 33 pulgadas, es un hombre del Renacimiento tardío, se apagan los ojos pero no la vida, no pasa nada».

Salguero tiene retinosis pigmentaria desde los 15 años y es afiliado a la ONCE desde 2010. Ya sin apenas resto visual, escribe en una pantalla de 33 pulgadas empujado por su pérdida de visión y en ocasiones con la ayuda de sus hijos. De pequeño escribía poesías y las quemaba. «Como todos los poetas siempre tenemos algo especial -explica-. Y me parecía que al quemarlas las mandaba a la eternidad, esa era la idea».

Salguero ha sido gerente de una empresa de construcción en Granada durante 31 años y ahora se dedica a la pintura y a la escritura, tanto de relatos como de poesías. Esta distinción de la ONCE se suma ya a una larga lista de premios literarios en Granada, Sevilla, Salamanca o Madrid.

Fotos

Vídeos