«Tocar con la Philharmonia es como hacerlo con la familia»

La violinista Esther Yoo./MARCO BORGGREVE
La violinista Esther Yoo. / MARCO BORGGREVE

Esther Yoo, violinista | La intérprete de EE UU ejecuta con los británicos y Pablo Heras-Casado un programa romántico esta noche en el Carlos V

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

La violinista estadounidense Esther Yoo (1994), es la solista invitada al concierto de esta noche con la Philharmonia y Pablo Heras-Casado, a las 22:30 horas en el Palacio de Carlos V. Todo un fenómeno que enamora a cuantos directores trabajan con ella. Como corresponde a una 'joven-prodigio', tiene la cabeza muy bien amueblada, y está completamente segura de lo que quiere.

-Actúa hoy en el Festival de Granada por primera vez. ¿Qué supone este hecho para usted?

-Es muy emocionante actuar en el Festival de Granada. He estado esperando el concierto durante mucho tiempo, sobre todo porque he oído hablar mucho sobre la calidad del Festival, y lo hermosa que es la ciudad. También he querido trabajar con el maestro Pablo Heras-Casado desde hace mucho. Va a ser estupendo tener la oportunidad de tocar con él.

-Sin embargo, es usted ya una presencia conocida por los músicos de la Philharmonia Orchestra.

-Tocar con la Philharmonia es un poco como volver a casa para actuar con la familia. Hemos viajado varias veces y grabado dos álbumes para Deutsche Grammophon en los últimos años, por lo que tenemos mucha experiencia juntos, con diferentes repertorios. Son una orquesta tan fantástica que me siento afortunada de tener una trayectoria común con ellos y de seguir ampliándola.

-La música ha sido parte de su vida familiar desde la infancia. ¿Qué importancia tiene ponerse en contacto con ella desde tan joven?

-Es cierto, la música me dejó mucha huella desde muy pronto. Mi abuela era pianista y en mi familia todos amamos la música, así que siempre sonó en casa. Creo que, aunque no quieran dedicarse profesionalmente a ello, es muy beneficioso para los niños descubrir la música desde muy pronto. Sobre todo, porque tiene el poder de expresar emociones que no pueden ser verbalizadas, y desarrolla la creatividad, la curiosidad y disciplina. Ojalá todos los niños pudieran estar expuestos a esa magia.

-Abundando en ello, su vida artística le ha impedido tener una juventud 'normal'. ¿Alguna vez miró por la ventana y vio a otros niños jugar, pensando que tal vez estaban divirtiéndose más que usted?

-Me siento afortunada por haber ido a una escuela de educación general hasta el final de la secundaria, así que nunca me sentí como si estuviera perdiendo tanto de la vida 'normal'. Por supuesto, tuve que faltar a la escuela a veces por mis conciertos, pero siempre supe que era mi elección y que tuve que sacrificarme para lograr mi objetivo.

Aunque en mi escuela la mayoría de mis amigos no eran músicos, todos me apoyaban y comprendían, por lo que era fácil volver a la vida escolar después de mis viajes. Siempre he tratado de mantener un buen equilibrio entre trabajar duro y disfrutar de la vida. Podemos extraer mucha inspiración de hacer otras actividades además de la música y realmente, ello beneficia el proceso creativo. ¡A veces tomar un descanso y divertirse es más importante que pasar horas infelices en una sala de ensayos! (risas).

-¿Por qué escogió el violín?

-Acompañé a mis padres a conciertos en Nueva York -vivíamos cerca de New Jersey entonces- desde muy pequeña, en grandes salas como el Carnegie Hall o el Lincoln Center. Escuchaba en silencio, fascinada por la música y los intérpretes. Desde siempre, me gustaba especialmente el violín y estaba muy ansiosa por ver a los violinistas, y cuando había una orquesta en el escenario, siempre estaba mirando a la cuerda. Inspirada por esta curiosidad, les pedí a mis padres que me regalaran un violín y así empezó todo.

Cuidar una joya

-Usted toca un Stradivarius. ¿Cómo se siente la leyenda de este instrumento?

-Es increíble poder tocar con una gema cada día, y me siento muy afortunado de tener este instrumento en préstamo para mí. El instrumento y yo definitivamente hemos crecido juntos durante los últimos años. Es un instrumento verdaderamente vivo y es una alegría experimentar constantemente con el sonido. Por supuesto, también tengo una enorme responsabilidad por cuidar de una obra maestra tan histórica, así que tengo cuidado de limpiarlo siempre y llevarlo para que el luthier realice un mantenimiento adecuado.

-El programa que ejecutará gira en torno al romanticismo. ¿Es su período musical favorito?

-El período romántico es sin duda un período musical con el que me siento muy cómoda. No puedo elegir un período favorito ya que todos tienen sus cualidades individuales. El 'Concierto en re mayor' de Tchaikovsky es una pieza que me es muy querida, sobre todo porque la grabé recientemente para mi segundo álbum de Deutsche Grammophon. Tiene un poder de transmitir emociones que la gente puede entender y compartir fácilmente, por lo que creo es por eso que es uno de los compositores más populares hasta la fecha.

-¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos? ¿La veremos aquí de nuevo pronto?

-Hay muchos proyectos emocionantes que se avecinan en la próxima temporada, como ser la artista residente de la Royal Philharmonic Orchestra, así como de la Cambridge Corn Exchange. También lanzaré un álbum este otoño con el Z.E.N. Trio (un trío de piano, chelo y violín que formé con mis compañeros artistas de la Nueva Generación de la BBC, Zhang Zuo y Narek Hakhnazaryan) y nos embarcaremos en nuestra primera gira juntos. Espero volver a España pronto, porque me encanta el sol, la gente tan cálida y la comida, tan deliciosa.

Fotos

Vídeos