«Quiero unir la elegancia de Viena y lo español en mi recital»

La joven violinista granadina María Dueñas./JUVENTUDES MUSICALES
La joven violinista granadina María Dueñas. / JUVENTUDES MUSICALES

María Dueñas, la joven instrumentista granadina, afincada en Viena y de tan sólo 15 años de edad, ofrece hoy un concierto como solista en el Hospital Real

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

Todo en la biografía de la granadina María Dueñas sorprende. La tierna edad a la que comenzó a tocar, su imparable progresión, que la lleva a estudiar y residir en Viena, y la humildad y la 'buena cabeza' con la que contesta a nuestras preguntas y asume los cambios que va experimentando su vida.

-¿Qué supone para usted estar en el programa central del Festival?

-Ante todo, una oportunidad. Me encanta volver a tocar en mi ciudad. Agradezco al Festival su invitación, como a la empresa granadina Kolmer su patrocinio.

-Le gustaría estar más tiempo por aquí, entendemos...

-La verdad es que la echo de menos un poco, sí. Actualmente, vivo en Viena, con mi familia. Allí estudio música y llevo adelante el resto de mis estudios, y a nuestro país vengo prácticamente sólo cuanto tengo conciertos y compromisos. Por eso es una alegría muy grande estar aquí.

-¿Cuánto tiempo llevaba sin tocar en Granada?

-Pues tres años, desde el homenaje a Lorca y mi debut con la Orquesta Ciudad de Granada y el maestro Marcon. Ambos recitales los recuerdo con mucho cariño, por la importancia que tuvieron para mi carrera.

-Cómo es su día a día en Viena?

-Es estar como en casa, porque tengo la suerte de vivir con mis padres y mis dos hermanos allí. Implica mucho trabajo, pero estoy feliz pudiendo hacer lo que me gusta en una ciudad que también es muy bella. Y sobre todo, es una gran oportunidad para aprender con grandes profesores, como mi maestro, Boris Kuschnir

-¿Cuántas horas dedica al día al instrumento?

-A veces, menos de las que quisiera. Depende de las obras que esté preparando, los ensayos, las clases... Compaginar mis estudios académicos con los musicales es complicado, en ocasiones.

-Y su carrera, ¿cómo la está organizando?

-Trabajo como solista, y a la vez con compañeros, en conjuntos de cámara. Es importante desarrollar las diversas dimensiones que el instrumento me permite. Como solista he ganado el Concurso Telemann en Polonia, o el de Bruselas.

-¿Qué puede decirnos del programa que interpretará hoy?

-Intento conectar la elegancia de Viena -tocando Mozart- con el aire español -Waxman y su fantasía de 'Carmen'-. Además, habrá alguna sorpresa que no quiero revelar...

-La vida para usted pasa muy deprisa...

-Ja, ja, ja... Pues sí. He tenido experiencias muy ricas, y sobre todo, tengo muchos planes. En unos días ofreceré un recital en Madrid que contará con la presencia de la reina Doña Sofia, luego actuaré en Alemania y Suiza, en el festival de Verbier.

-Toca usted un violín Gagliano, del siglo XVIII...

-Así es, gracias a la generosidad de la fundación Musikleben, de Alemania. Es un placer poder tocar con un instrumento así.

-¿Su director favorito?

-Me inspiran mucho Andrea Marcon, y Pablo Heras-Casado. Ambos son dos de mis referentes.

Fotos

Vídeos