Excelente combinación musical

Las sopranos Ana Gabriella Schwedhelm y Lucía Tavira y el pianista Rubén Fernández, anoche./FiMDG
Las sopranos Ana Gabriella Schwedhelm y Lucía Tavira y el pianista Rubén Fernández, anoche. / FiMDG

Lucía Tavira, Ana Gabriella Schwedhelm y el pianista Rubén Fernández Aguirre entusiasman al público del Hospital Real

JOSÉ ANTONIO LACÁRCELGRANADA

Una buena combinación musical la que anoche se dio en un acertado programa de canto que tuvo como intérpretes a las sopranos Lucía Tavira y Ana Gabriella Schwedhelm y al pianista Rubén Fernández Aguirre, muy conocido y admirado en nuestra ciudad. Los protagonistas, por supuesto, los tres actuantes y los compositores que integraban el programa, esto es, el gran Giuseppe Verdi, Vicenzo Bellini, Enrique Granados, el cubano Gonzalo Roig, el andaluz Gerónimo Giménez y el madrileño Francisco Asenjo Barbieri.

Programa que presentaba un notable equilibrio. La primera parte estaba integrada por la presencia de los dos italianos: Verdi y Bellini. Del primero, unas bonitas canciones. Del siciliano Bellini, arias de tres de sus óperas. La segunda parte tuvo acento español, con la inclusión de unas bellas creaciones de Granados, ese autor excepcional con el que pienso que siempre estamos en deuda. De Roig, un fragmento muy hermoso de su conocida zarzuela Cecilia Valdés. Y se completó con Gimenez y Barbieri, o sea con un andalucismo de la mejor clase y con la inspiraciòn y riqueza musical del maestro Barbieri.

Las dos cantantes, seleccionadas del curso de técnica y repertorio de canto de los Cursos Manuel de Falla del año pasado, gustaron muchísimo, triunfaron y con toda justicia. Voces muy hermosas, buena técnica de canto, pese a su envidiable juventud, y una calidad en cuanto a interpretación, en cuanto a sentimiento, en cuanto a saber dotar adecuadamente a cada obra interpretada de su espíritu, de aquello que transciende a lo que está escrito.

Absoluto buen gusto

En su recreación demostraron un temperamento artístico de primer orden. Desde el principio. Del maestro Verdi esas hermosas canciones de cámara, que nos manifiestan el Verdi más íntimo, el Verdi de las miniaturas, tan alejado de los grandes acontecimientos escénicos. Ana Gabriela Schwedhelm inició el recital cantando con gusto y con muy buen hacer las canciones 'Il poveretto', 'La seduzione' y 'Stornella'. Bonita voz, buena técnica, seguridad en la respiración y un absoluto buen gusto cantando.

Lo mismo, exactamente lo mismo puedo decir de la otra joven cantante, Lucía Tavira, que también rindió su homenaje al Verdi intimista con otras tres canciones: 'E la vita un mar d'affani'; 'Il mistero' y 'Brindisi'. Pero para terminar esta primera parte quedaba el fuerte compromiso de la ópera, con uno de los grandes representantes del bel canto: Bellini. Las dos cantantes bordaron sus respectivas arias, muy difíciles, que requieren de cantantes de coloratura, demostrando técnica y haciendo posible que la belleza de la partitura fuera perfectamente expuesta por ellas. El aria de 'Giulietta' de 'I Capuleti e i Monteschi' la cantó primorosamente Anna Gabriella, mientras que le dio la adecuada réplica Lucía Tavira con el aria de 'Imogene' de 'Il Pirata'. Para finalizar cantando el dúo de 'Norma y Adalgisa' que prácticamente supieron bordar.

Segunda parte española. Canciones en español, en catalán y basadas en las tonadillas, que nos mostraron a ese 'Granada' apasionadamente lírico. Transmitieron el bello mundo vocal del compositor catalán. Y seguidamente Lucía Tavira cantó de forma espléndida la romanza de 'La Tempranica', de Giménez. Con un especial encanto, con verdadera sabiduría, Ana Gabriela cantó la salida de 'Cecilia', de la zarzuela cubana 'Cecilia Valdés', de Gonzalo Roig. Y para completar el programa el famoso bolero de 'Los diamantes de la corona' cantado a dúo. El público se divirtió, se entusiasmó con toda justicia y las dos cantantes fueron generosas con sendos regalos. No puedo menos de destacar la formidable actuación, habitual en él, del pianista Rubén Fernández Aguirre.

Fotos

Vídeos