Diputación participará en la localización y exhumación de víctimas de la guerra civil

Recuerdos de Lorca en el barranco de Víznar, marcado como prioritario en el protocolo anunciado por Diputación./RAMÓN L. PÉREZ
Recuerdos de Lorca en el barranco de Víznar, marcado como prioritario en el protocolo anunciado por Diputación. / RAMÓN L. PÉREZ

La institución provincial anuncia un protocolo con la Junta de Andalucía y marca como prioritarias las actuaciones en Víznar, Tocón, Jayena, Castell de Ferro, Padul y Pinos Genil

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

La Diputación de Granada anunció ayer la puesta en marcha de un protocolo con la Consejería de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía para colaborar en la localización y exhumación de víctimas de la Guerra Civil.

Tras ser aprobado por la Junta de Gobierno del ente provincial en la mañana de ayer, se espera que en las próximas semanas el presidente de la Diputación, José Entrena, y el consejero de Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrio, firmen un acuerdo marco que extenderá la cooperación entre ambas organismos durante los próximos cuatro años.

Según fuentes de la Junta de Andalucía, el protocolo anunciado sigue los pasos de los firmados hace unos meses por las diputaciones de Sevilla, Córdoba y Huelva y tiene como objetivo aunar esfuerzos entre las administraciones para la puesta en marcha de actuaciones para la localización y exhumación de los restos de los miles de granadinos desaparecidos durante la Guerra Civil y el Franquismo así como establecer las bases que regirán las intervenciones.

El acuerdo, además, marca como prioritarias las actuaciones en las múltiples fosas localizadas en el Barranco de Víznar así como en los cementerios de Pinos Genil, Padul, Castell de Ferro y Jayena. El protocolo también da la misma consideración a los enterramientos de Chite-Lecrín y Tocón.

En los casos de Víznar y Tocón, marcados también como prioridades para el año 2018 por la Dirección General de Memoria Democrática, se espera que las intervenciones se inicien en los próximos meses.

Este protocolo es un trámite interno que supone un paso más en el programa que tanto la Junta de Andalucía como la Diputación de Granada iniciaron esta legislatura para la reparación de las víctimas de la guerra y la dictadura y la recuperación de la memoria democrática. Este esfuerzo fructificó en la institución autonómica con la aprobación hace un año de la Ley de Memoria Histórica en el Parlamento de Andalucía y la introducción en los presupuestos de una consignación específica para la localización y exhumación de desaparecidos. En Granada, por su parte, la Diputación puso en marcha una delegación específica, un programa de actividades memorialistas y ahora anuncia la aprobación de un acuerdo marco para formalizar la colaboración con la Junta.

«Un objetivo marcado»

«Era un objetivo marcado porque, al ser la primera vez que teníamos un área específica de Memoria en la institución, queriamos colaborar con los municipios y la consejería para poder llevar a cabo y ayudar con las exhumaciones», confirmó ayer la responsable provincial de Memoria Democrática, Fátima Gómez.

La diputada explicó a IDEAL que la participación de la institución se materializará en la ayuda económica a aquellos municipios que la necesiten para afrontar las intervenciones en las fosas localizadas. Los últimos presupuestos de la Diputación de hecho ya tienen consignados una inversión de tipo «simbólico», en palabras de Gómez, que se sumaría a las que determinara en cada caso la Dirección General de Memoria Democrático, que es el órgano que tiene las competencias en Andalucía.

La responsable de Memoria Democrática insistió en que el convenio anunciado viene a cumplir un compromiso de la Diputación y que la institución seguirá «la orden y el ritmo» que marque la consejería, que ya ha localizado casi un centenar de fosas y enterramientos en los que estarían sepultados alrededor de 7.000 granadinos 'desaparecidos' durante la guerra y la dictadura.

Fotos

Vídeos