Jesucristo vuelve al cine por Semana Santa

Rooney Mara, en una escena de 'María Magdalena'./
Rooney Mara, en una escena de 'María Magdalena'.

Este fin de semana se estrena 'María Magdalena' y el próximo viernes 'Pablo, el apóstol de Cristo'

MANUEL CARRETERO / LUIS SANZ (EFE)Madrid

Dos películas recuperan la tradición de los estrenos de cine bíblico en Semana Santa que parecía haberse perdido en los últimos años con excepciones como 'Noé' (2014) o 'Resucitado' (2016) que, aunque no abordaron directamente la vida y pasión de Jesucristo, mantuvieron viva la apuesta por la épica religiosa.

Este fin de semana se estrena 'María Magdalena', personaje que interpreta Rooney Mara y que cuenta la historia de Jesús (Joaquin Phoenix) desde el punto de vista de esta mujer, mientras que habrá que esperar al próximo viernes 23 para el estreno de 'Pablo, el apóstol de Cristo'. En esta última cinta, como curiosidad, uno de los papeles protagonistas, San Lucas, recae en Jim Caviezel, que vuelve a la temática religiosa después de encarnar a Jesucristo en 'La pasión de Cristo' (2004) de Mel Gibson.

Grandes clásicos como 'Los diez mandamientos' (1956), de Cecil B. De Mille, o 'Ben-Hur' (1959), de William Wyler, explotaron con éxito las Sagradas Escrituras cristianas, y no han faltado visiones polémicas como las de Pasolini 'El evangelio según San Mateo' (1964) o Martin Scorsese 'La última tentación de Cristo' (1988). También ha habido musicales como 'Jesucristo Superestar' (1973), parodias como 'La vida de Brian' (1979), dibujos animados y hasta una versión manga 'My last day' (2001).

Jesucristo en el cine mudo

El género bíblico es tan antiguo como la historia del cine y, no en vano, la figura de Jesús de Nazaret ha sido una de las más tratadas por el Séptimo Arte desde el mismo momento de su nacimiento. Los hermanos Lumiére filmaron en 1897 'La Pasión de Horitz' y conmocionaron al público del incipiente cinematógrafo con una cinta que tenía 220 metros de longitud de película y unos cinco minutos de duración. Casi al mismo tiempo, la productora católica Bonne Presse encargó al realizador Lear otra película sobre Cristo, que se tituló 'Pasión', y que fue también estrenada en 1897.

Ambas versiones supusieron toda una conmoción para el público de entonces, a pesar, según destacaron los comentaristas de la época, «de las expresiones ridículas y gesticulantes de los actores». Se tomaron como referencia las típicas estampas del Catecismo, poniéndolas en movimiento. Esto fue suficiente para impresionar a un público acostumbrado a ver las escenas bíblicas solamente en cuadros o grabados.

Tras varias incursiones en el cine religioso en Francia e Italia, sería otro de los grandes pioneros del cine, Griffith, quien tocase el tema de Cristo con verdadera espectacularidad por primera vez al incluir la Pasión en una de las cuatro partes de que constaba su histórica 'Intolerancia', de 1915. Para rodar las escenas de la subida al Gólgota y la muerte en la Cruz se contrató a 3.500 extras, lo que elevó la producción a 300.000 dólares.

Las superproducciones

Después de 'Intolerancia', las cosas comenzaban a hacerse a lo grande, al estilo de Hollywood, pero el verdadero impulsor del género religioso centrado en Jesucristo fue Cecil B. De Mille, quien le dotó de la espectacularidad necesaria para acercarlo a los grandes públicos, a creyentes y agnósticos.

De Mille hizo dos versiones de 'Los diez mandamientos', la primera en 1923 pero pasaría a la historia del cine por su gran éxito de masas, su versión de 1956 en la que contó con un impresionante reparto encabezado por Charlton Heston en el papel de Moisés; Yul Brynner en el de Ramsés; Anne Baxter como Nefertiti; y Eward G. Robinson como Dathan. El único filme en el que el realizador norteamericano incorporó plenamente la figura de Cristo fue 'Rey de reyes' (1926), en la que H.B. Warner interpretaba a Jesucristo; Dorothy Cumming a María y Jacqueline Logan a María Magdalena.

En la estela de Cecil B. De Mille, la figura de Jesucristo sirvió para inaugurar nada menos que el cinemascope, una técnica revolucionaria que cambiaría para siempre la visión del cine. El primer filme rodado en cinemascope fue 'La túnica sagrada', dirigido en 1953 por el cineasta alemán afincado en Estados Unidos Henry Coster y protagonizado por Richard Burton y Jean Simmons.

'Los diez mandamientos', 'La pasión de Cristo' y 'Jesucristo Superstar'.

De la mano de Pier Paolo Pasolini, quien dirige en 1964 'El Evangelio según Mateo', Cristo, interpretado por el actor español Enrique Irazoqui, se hace humano para el cine. En la línea de lo expresado en una ocasión por Luis Buñuel, quien señalaba que «si se pudiera hacer un filme sobre la vida de Cristo ateniéndose solo a los Evangelios, sin modificar una coma, tendríamos una visión de Cristo terriblemente explosiva», Pasolini realiza una de las más valoradas películas de la historia del cine sobre la vida de Jesús, con tantos defensores como detractores.

Un año más tarde de 'El Evangelio según Mateo', Hollywood vuelve a echar mano del tema de Cristo con una película cuyo título ya anuncia su carácter de gran superproducción: 'La historia más grande jamás contada', dirigida en 1965 por George Stevens, con Max von Sydow como Jesucristo.

Musical y comedia

A partir de la década de los 70, comienzan a rodarse las versiones más modernas de la historia de Jesucristo y también las que mayores polémicas han causado en todo el mundo cristiano.

Para empezar, muchos creyentes no entendieron en 1973 cómo era posible rodar la vida de Cristo en una versión musical sin rozar la blasfemia. Y es que el director norteamericano Norman Jewison -famoso ya por el éxito de otro musical, 'El violinista en el tejado' (1971)- decidió llevar al cine la ópera rock de Andrew Lloye Webber y Tim Rice 'Jesucristo Superstar', que ya se había representado con éxito en todo el mundo. Ted Neeley era aquel Jesús hippie que estaba al frente de un grupo de actores en el desierto del Negev en Israel, lejos de los escenarios fastuosos de anteriores producciones. A sus 75 años sigue encarnando el personaje en los teatros y, por primera vez, recalará en España esta primavera.

La espectacularidad volvió a ser el enfoque que eligió el italiano Franco Zeffirelli en 'Jesús de Nazareth' (1977), con Robert Powell, como Jesús, y un reparto de lujo.

A finales de la década, en 1979, se rueda la versión humorística del grupo británico Monthy Python 'La vida de Brian', que cuenta cómo un joven nace en Judea, en un pesebre y casi al mismo tiempo que Jesucristo. Tres reyes magos confundidos por esta vecindad creen que este niño es el Mesías prometido, pero el recién nacido es sencillamente Brian.

Las visiones más polémicas

La controversia que provocó el ferviente católico Mel Gibson con su Pasión en 2004 es solo comparable a la causada por 'La última tentación de Cristo', dirigida en 1988 por Martin Scorsese.

Interpretada por Willem Dafoe en el papel de Jesucristo, la película causó polémica entre los católicos por las escenas en las que Jesús, en su delirio de muerte en la cruz, se imagina a sí mismo y a María Magdalena haciendo el amor, o a Jesús ya viudo, aceptando las propuestas sexuales de Marta y María.

'La Pasión' de Mel Gibson, sobre las últimas doce horas de la vida de Jesucristo (Jim Caviezel), consiguió generar polémica incluso antes de su estreno; las críticas le llegaron por todos los lados: la calificaron de anti-católica los católicos; de anti-semita los judíos, y de locura aquellos que no veían un mercado para un filme rodado en latín y arameo y que, por tanto, ha de verse con subtítulos.

Fotos

Vídeos