Dos directores presos, uno en Rusia y otro en Irán, no acuden a Cannes

La actriz rusa Irina Starshenbaum (c) y otros miembros del elenco sostienen un cartel con el nombre del director ruso Kirill Serebrennikov. /FRANCK ROBICHON (EFE)
La actriz rusa Irina Starshenbaum (c) y otros miembros del elenco sostienen un cartel con el nombre del director ruso Kirill Serebrennikov. / FRANCK ROBICHON (EFE)

Penélope Cruz y Jessica Chastain desvelan su proyecto hasta ahora secreto: '355' será una película de mujeres espías y multiculturales

MARÍA ESTÉVEZCannes (Francia)

Dos directores con películas en Cannes están en prisión. Uno es Kirill Serebrennikov, 'enfant terrible' de las artes rusas, en arresto domiciliario en Moscú desde agosto. Su película 'Leto' obtuvo una cerrada ovación en la sección oficial del Festival de Cannes. Ya antes, los actores de esta biografía sobre la leyenda del rock soviético-coreano Viktor Tsoi, habían aparecido en la alfombra roja portando un letrero con su nombre en grandes letras y, en la sala del teatro, dejaron un asiento libre, a la vez que pedían su libertad. Serebrennikov está acusado de malversación de fondos, lo que él y sus colaboradores consideran absurdo, una estratagema del gobierno para disimular una detención de carácter político.

A sus 48 años, Serebrennikov se ha convertido en el director moscovita más radical por sus polémicas puestas en escena de obras clásicas, lo que ha provocado la ira de los sectores conservadores. Sin embargo, 'Leto' es arte en estado puro y el nombre del realizador ya suena para ganar la Palma de Oro. El otro director en la cárcel es el iraní Jafar Panahi, detenido en su país de origen, y que también compite por el galardón máximo con la cinta '3 Faces'. A ambos, las autoridades les han negado la posibilidad de abandonar sus respectivos países para viajar a Francia.

Una de espías mujeres

En la Croissette, cuatro mujeres llegaron de la mano para presentar el proyecto '355', producido por Penélope Cruz y Jessica Chastain, que busca crear una franquicia de películas de mujeres espías. Estas 'matahari' presidieron al almuerzo organizado en el hotel Barrière le Majestic: además de Chastain y Cruz, estaban Marion Cotillard y Lupita Nyong'o, para desafiar la testosterona que generan las 'Mission Imposible' de turno.

Durante el breve encuentro, Chastain aseguró que se trataba de «una narración de mujeres que se ven obligadas a unirse. No solo es radical ver a un grupo de mujeres al frente del reparto de un film de espías, sino que además las protagonistas vengan de distintos países». Entre los detalles que revelaron de esta misteriosa cinta están una escena de lucha subidas en motocicletas y que el personaje de Nyong'o es similar a Q en las películas de James Bond.

Cruz habló sobre la administración del proyecto por parte de Chastain, y cómo había reclutado a este ecléctico grupo de actrices internacionales. «Le dije a Jessica que ella era nuestro Papá Noel. Es realmente emocionante ser parte de un proyecto con estas características». Tras las cámaras de '355' estará el realizador Simon Kinberg.

Fotos

Vídeos