El director granadino César Ríos da el salto al largometraje con un reparto estelar

Ana Milán y Begoña Maestre en una de las historias de la película. / C. R.

Antonio Dechent, Kira Miró, Pepón Nieto, Antonio Valero, Mónica Cruz y un largo etcétera de rostros estarán en 'El último cine vivo'

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

El director y guionista granadino César Ríos es un auténtico obrero del cine. De esos a los que cada claqueta les cuesta un dolor. Con mucho esfuerzo -y la buena voluntad de muchos amigos- ha puesto en pie su primer largometraje, 'El último cine vivo'. Aún le queda un empujoncito financiero para terminarla, y espera encontrarlo en su tierra, porque «nada hay más importante que sentirte valorado entre los tuyos».

Granada vivió los primeros pasos de este director de ya amplia trayectoria cuando el joven César apenas contaba 14 años. Una cámara que casi pesaba más que él fue el primer testigo de sus desvelos. Poco a poco, fue creciendo y subiendo peldaños siguiendo el 'cursus honorum' habitual en el cine: publicidad, cortometrajes, muchos rodajes mirando cómo trabajaban los grandes... Luego, le tocó tenerlos a sus órdenes. En el último hasta ahora, 'El ascensor de Romeo', el reparto estaba integrado por José Sacristán, David V. Muro y Vanesa Lorenzo. Su éxito -fue finalista en varios festivales internacionales- le ha abierto las puertas del largometraje.

Pero antes había rodado varios cortos más, muchos de ellos con el componente añadido de la labor social. Así, 'La teta que os falta', con Beatriz Rico y Patxi Freytez entre otros, versaba sobre el cáncer de mama; 'Mi única modelo', con Helen Lindes y Lola Casamayor, era un homenaje a las madres; 'La manada del lupus' con Vanesa Romero y Daniel Avilés, llamaba la atención sobre esta enfermedad que padecen cinco millones de personas en todo el mundo; 'Cardiopatía, los corazones rebeldes', reflejaba el día a día de los niños afectados por este tipo de problemas y sus familias...

Experiencia

Con diez cortos a sus espaldas, el salto al cortometraje solo ha sido cuestión de tiempo. Y César Ríos ha escrito y dirige una historia de amor al cine, según afirma. «Tiene como precedentes a películas como 'Cinema Paradiso', de Giuseppe Tornatore», recuerda. En 'El último cine vivo', vemos varias historias en torno a esos cines de barrio que, desgraciadamente, van desapareciendo de nuestras ciudades. «En la propia Granada, ya solo queda Madrigal con estas características, pero yo recuerdo el Aliatar, el Goya, o el Palacio del Cine, ya convertido en Multicines Centro. Eran cines a los que se podía ir andando, sin coger el coche, fuera de los centros comerciales», destaca, no sin cierta pena.

Para llevar adelante este proyecto cuenta con lo mejorcito del panorama interpretativo español. Antonio Dechent, Antonio Valero, Ramón Barea, Pepón Nieto, Kira Miró, Ana Milán, Mónica Cruz, Melani Olivares, Ramón Langa y un largo etcétera de grandes nombres compartirán nombre en cartelera con el del realizador granadino, que ya ha rodado buena parte del metraje. «Van a trabajar de forma desinteresada, porque, simplemente, leyeron el guion y les gustó», comenta el realizador granadino. Ello no significa que el coste del largo sea cero. La producción de la película requiere aún, como decíamos, de un último empujón, y tras él anda.

César Ríos cree en el cine como motor del cambio. Lo ha vivido en carne propia con esos cortometrajes sobre salud que han sensibilizado a tantas personas. Ahora, en los tiempos en que hay quien ve películas en la tableta o incluso la pantalla del móvil, apuesta por devolver al público la magia que se opera cuando el celuloide empieza a destilar su magia. Una industria en la que somos fuertes y que da de comer a miles de personas.

Fotos

Vídeos