Cantos, melodías y ecos milenarios

Copia de la tuba de Neuvy-en-Sullias que forma parte de la exposición de CaixaForum Madrid 'Músicas en la antigüedad'. /J. P. Gandul (Efe)
Copia de la tuba de Neuvy-en-Sullias que forma parte de la exposición de CaixaForum Madrid 'Músicas en la antigüedad'. / J. P. Gandul (Efe)

Las músicas e instrumentos de Mesopotamia, Egipto, Grecia y Roma, audibles en un viaje de tres mil años

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

El 'Himno de Ugarit' es la composición más antigua de la que se tiene noticia. En un diminuta tablilla y con microscópica escritura cuneiforme, se fijó en Mesopotamia una composición vocal e instrumental que podemos escuchar tres milenios después. Su recreación en tres versiones, a capela y con distintas instrumentaciones, es uno de los muchos atractivos de 'Músicas en la antigüedad', un viaje musical y arqueológico por tres milenios y cuatro civilizaciones conectadas por el Mediterráneo. Recrea las músicas de Mesopotamia, Egipto, Grecia y Roma, rescata sus instrumentos y analiza el papel crucial que la música jugó en sus sociedades.

«Creemos conocer el sonido de las músicas del pasado, pero hemos interiorizado una idealización creada en el sigo XIX, perpetuada por el arte, la literatura, el cine y el cómic que no refleja ni la realidad de los instrumentos ni sus sonidos originales». Lo dice Sybille Emerit, arqueóloga y e investigadora del Louvre y uno de los ocho comisarios de la ambiciosa y entretenida muestra que recala en Caixa Forum Madrid hasta el 16 de septiembre.

«Nada más lejos de la realidad que Nerón tocando la lira mientras arde Roma», ironiza Emerit al presentar las casi 400 piezas de la exposición, datadas entre el año 2.900 antes de Cristo y el 395 de nuestra era. «Ha sido todo un desafío, ya que no hay rastros sonoros ni grabaciones» dice de este insólito paseo por tres milenios de música que permite analizar su función en las cuatro grandes civilizaciones que son los pilares de la cultura occidental. Además de mostrar una enorme batería de objetos, documentos e instrumentos, recrea los sonidos de sonajeros, cornos, liras, flautas, silbatos, arpas, sistros, aulos, cítaras, címbalos platillos, órganos, castañuelas o panderos.

'Protopartitura'

Lo más atractivo son los dispositivos sonoros que permiten escuchar recreaciones de sonidos, instrumentos y melodías ancestrales. Entre ellos el canto más antiguo del mundo conocido hasta la fecha, el 'Himno de Ugarit', datado entre el 1.400 y 1.300 A.C. La tablilla que lo perpetúa se halló hace siete décadas en el Palacio de Ugarit, localizado en la actual Siria, y los musicólogos pudieron descifrar y transcribir su 'protopartitura', uno de los grandes logros de la arqueología experimental que permite recuperar sonidos perdidos.

Sin dejar de lado los aspectos socioculturales, la exposición incide el contexto eminentemente religioso de la música y recupera las leyendas sobre el origen divino de sonidos e instrumentos: del demiurgo sumerio Enki al inventor de la lira, Hermes.

De Irán a la Galia, reúne 373 piezas, en muchos casos inéditas y realmente excepcionales. Junto a la extensa colección de instrumentos antiguos, cuyo estado de conservación sorprende, hay sellos cilíndricos mesopotámicos, monumentales relieves romanos, estelas y papiros egipcios, vasos griegos, mosaicos y monedas y cerámicas griegas.

La música, que nos acompaña desde los albores de la humanidad, se presenta «como un lenguaje universal que atraviesa los siglos, supera conflictos y guerras, y acerca culturas». Calibra la exposición su determinante papel en el ámbito público y privado, «como se relaciona con la vida y con la muerte, con el poder, con lo sagrado, con todo tipo de ritos y mitos, con la guerra y con la paz, con la alegría la tristeza colectiva e individual», según los comisarios. Ligada a la vida del nacimiento a la muerte «consuela, embruja, seduce, asusta y estimula todos los sentidos», ademas de crear y alimentar oficios: del lutier al maestro de música pasando por compositores e intérpretes que, cuando son extraordinarios, alcanzan fama, reconocimiento y gloria.

La muestra, que ya se vio en Barcelona, es fruto de la fértil alianza estratégica que desde 2009 la Obra Social La Caixa mantiene con el Museo del Louvre para la organización conjunta de grandes exposiciones en nuestro país. Del museo parisino proceden la mayoría de las piezas -278-, pero hay también préstamos de una veintena de instituciones como el Metropolitan Museum de Nueva York, los Museos Capitolinos de Roma, el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, la Biblioteca Nacional de Francia, el Museo Arqueológico de Nápoles, o el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

Ficha

Qué: Músicas en la antigüedad

Dónde: Caixa Forum Madrid. Paseo del Prado, 36. www.obrasociallacaixa.org

Cuándo: Del 9 de junio al 16 de septiembre de 2018.

Cuánto: Entrada general 4 ?. Gratis para menores de 16 años y clientes de La Caixa.

Fotos

Vídeos