Andrés Suárez llega a la Sala El Tren por petición popular

Andrés Suárez llega a la Sala El Tren por petición popular

Para el gallego, la música es una carrera de suma y sigue, desde cero, desde la mismísima calle e incluso desde más abajo, desde el metro

J.J.G.GRANADA

El ferrolano Andrés Suárez llega el sábado (a las 22:00 horas), a la Sala El Tren, y lo hace de la mano de la empresa Shows on Demand, que tiene en cuenta las peticiones del público para programar las giras. En Granada queríamos a Andrés Suárez, así que su actuación en esta sala, anunciada como de formato «íntimo y cercano», sin duda será 'distinta'. Para el gallego, la música es una carrera de suma y sigue, desde cero, desde la mismísima calle e incluso desde más abajo, desde el metro; cuenta que la primera vez que Suárez tocó su guitarra en el metro madrileño perdió dinero porque la recaudación no alcanzó para el gasto del billete. Granada ha representado su progresión acumulativa desde La Tertulia al Palacio de Congresos pasito a pasito y peldaño a peldaño.

El milagro es que no hay milagro, sino trabajo y kilómetros, muchos: hace nada estaba en Argentina y Perú la semana pasada en Irlanda y ayer en Málaga, y sigue... No está mal para ser un cantautor que cuando emigró a Madrid para intentar cantar compró sólo un billete de ida, y ese fue el nombre que le puso precisamente a su primer disco. En la capital encontró lo que su tierra le negaba: lugares donde tocar de lunes a domingo. Terrazas de La Latina, bares con encanto, el mítico Libertad 8, y en el momento en el que llenó el Palacio Vistalegre supo que todo empezaba a funcionar. Luego llegarían 'Maneras de romper una ola' (2008), ''Cuando vuelva la marea' (2011) y 'Moraima' (2013), antes de iniciar una etapa multinacional en el sello de los Beatles con 'Mi pequeña historia', el álbum que produjo el big bang alrededor de sus canciones. 'Desde una ventana' ha sido su último disco, con el artista ya disparado. Cuenta con un equipo personal de 'Marketing y comunicación', 'Marcas y Patrocinios', 'Management y booking internacional y nacional', nada menos.

Compuesto en mayor parte durante un retiro en Formentera, (¡Como Pink Floyd!), Andrés se ha comprometido con unas canciones que reflejan un período de expansión profesional y personal: «De alguna manera vuelvo a mis orígenes. No tanto en la forma, porque no es ni de lejos un disco acústico, como en el fondo, porque es un disco muy personal, alegre, comunicativo. Es una ventana abierta al mar, a la playa, a la luz, desde la mirada de una persona que atraviesa un momento sentimentalmente agradable», explicó en las presentaciones promocionales del álbum.

Fotos

Vídeos