Personalidades de la vida cultural española y extranjera piden que Colombine dé nombre a la biblioteca

Concepción Núñez con uno de sus libros de Carmen de Burgos./EFE
Concepción Núñez con uno de sus libros de Carmen de Burgos. / EFE

Un centenar de nombres propios españoles y de otras 13 nacionalidades han remitido un escrito al alcalde de la ciudad con la solicitud

MARÍA PAREDES MOYAALMERÍA

Un centenar de personalidades de la vida cultural española y extranjera (trece países) ha suscrito la carta de la catedrática y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, Concepción Núñez Rey, dirigida al alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco Monterreal, donde pide que Carmen de Burgos dé nombre a la nueva biblioteca central municipal.

«Lo contrario sería incurrir en una nueva injusticia al prolongar el silencio sobre su memoria, cuando desde los ámbitos culturales, nacionales e internacionales, se convoca a su recuperación», dice el texto de la misiva.

Núñez Rey, que con motivo del 150º aniversario del nacimiento de la autora, conocida como 'Colombine', ha coordinado la obra en tres volúmenes de las novelas de Carmen de Burgos correspondientes al ciclo Rodalquilar -editado por el Instituto de Estudios Almerienses (IEA)- y que ha recopilado más de 10.000 artículos de la periodista en una publicación pendiente de ver la luz por parte del Centro Andaluz de las Letras (CAL) de la Junta, señala en su misiva que «ningún otro nombre puede siquiera acercarse al gran significado de nuestra escritora. Ningún argumento puede oponerse a tal evidencia, solo la ignorancia o el propósito deliberado de prolongar la gran injusticia que ha pesado sobre Carmen de Burgos durante tantas décadas. Circunstancias que no podemos imaginar en usted como representante máximo del consistorio almeriense».

Las firmas

La carta está suscrita por un centenar de personalidades de la vida cultural española y de Portugal, Marruecos, Rumania, Egipto, Noruega, Reino Unido, Italia, Suecia, Estados Unidos, México, Francia, Finlandia y Alemania.

La firman destacados intelectuales, académicos, catedráticos y profesores, intelectuales, feministas, bibliotecarios, escritores y periodistas; y, entre los que avalan la propuesta, están además el exministro de Cultura y exdirector del Instituto Cervantes César Antonio Molina y las periodistas Victoria Prego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Rosa María Calaf o Yolanda Sobero, de TVE.

«Los contrario sería incurrir en una nueva injusticia al prolongar el silencio de su memoria»

«Carmen de Burgos está reconocida como la escritora y periodista más prestigiosa del primer tercio del siglo XX, la llamada Edad de Plata de las letras españolas», afirma Núñez Rey en la misiva.

«A Almería -continúa- le cabe el honor de ser la patria de Carmen de Burgos, a la que ella se mantuvo fiel durante toda su vida, llevando su nombre a la prensa de todo el mundo con los artículos que publicó en los diarios y revistas más importantes de Europa y América, desde Nueva York a Cuba, Chile o Buenos Aires, de Italia a Francia o Portugal, así como en la prensa más importante de España».

Y a Almería dedicó, asimismo, una parte destacada de su extensísima obra narrativa, «con un ciclo novelesco en el que reconstruyó el pasado de la ciudad y de la provincia, con sus espacios extraordinarios, su naturaleza diversa, sus tradiciones ancestrales y sus costumbres cotidianas», argumenta la biógrafa.

No en vano, sostiene, «Carmen de Burgos escribió la memoria indeleble de Almería, sus señas de identidad, como pocos autores han ofrendado a su patria, como pocas patrias han tenido el honor de gozar» y, «siendo una autora de alcance universal, cuyo prestigio traspasaba fronteras, por lo que recibió muy altas distinciones, volvió siempre los ojos a su Almería natal con entrañable y romántica emoción, evocándola como su paraíso perdido».

Sin embargo, lamenta la misiva, «su memoria fue destruida a lo largo de la posguerra -a pesar de la enorme dimensión de su figura- por haber representado el pensamiento progresista, por su labor en defensa de los derechos de la mujer, creando de modo asombroso, anticipadamente, el modelo de la mujer moderna, independiente, cultivada y dueña de su vida, imprescindible en una sociedad civilizada. Una precursora reconocida por generaciones posteriores de mujeres... Y de hombres».

«Recordemos que fue la tragedia de nuestra Guerra Civil la que destruyó ciegamente su memoria, y que hoy, en España, en Europa y en América, está ya realizada su recuperación. Su obra se estudia con interés en las universidades y se multiplican las ediciones de sus libros», prosigue la carta.

Y se remite Núñez Rey a a la profesora Anja Louis, de la Universidad de Sheffield, que afirma que «la obra de Carmen de Burgos es lectura obligatoria en varios programas de los estudios de género tanto en EE UU como en Inglaterra», al tiempo que recuerda que «se venden ya en las librerías todas las novelas que dedicó a Almería, publicadas por el Instituto de Estudios Almerienses. Y próximamente aparecerá una gran recopilación de su inmensa obra periodística».

Apelación al alcalde

Apela además la catedrática y biógrafa de Carmen de Burgos al alcalde recordándole que hace dos años, durante la entrega del Premio Colombine que organiza la Asociación de la Prensa de Almería, «tuve el placer de conversar con usted, que acababa de escuchar mi intervención en el acto, y que, mostrando su admiración por el olvido de tan gran figura, tan absurdamente silenciada, respondió favorablemente a mi petición de que el Ayuntamiento de Almería ayudase a restituir el nombre de Carmen de Burgos en la vida almeriense».

Por ello, insta a aprovechar «la gran oportunidad» que se presenta ahora dando el nombre de Carmen de Burgos a la Biblioteca Central de Almería, que ha de ser inaugurada próximamente. «Ningún otro nombre puede siquiera acercarse al gran significado de nuestra escritora. Ningún argumento puede oponerse a tal evidencia, solo la ignorancia o el propósito deliberado de prolongar la gran injusticia que ha pesado sobre Carmen de Burgos durante tantas décadas. Circunstancias que no podemos imaginar en usted como representante máximo del consistorio almeriense», sentencia la autora.

«Creo que la Biblioteca Central de Almería se debe llamar Carmen de Burgos: lo contrario sería incurrir en una nueva injusticia al prolongar el silencio sobre su memoria, cuando desde los ámbitos culturales, nacionales e internacionales, se convoca a su recuperación», valora al tiempo que muestra su «confianza en la buena acogida a esta petición, dado el convencimiento con que se la dirijo apoyándome en datos históricos verificables».

Y, «segura de su inmejorable disposición, espero que se traduzca en la favorable respuesta del Ayuntamiento de Almería, por usted dignamente representado», concluye la misiva dirigida al alcalde de Almería.

Fotos

Vídeos