Almería rinde homenaje a Concha Velasco con 'El funeral' en su gira de despedida

Concha Velasco y Antonio Resines, en la representación del sábado en el Maestro Padilla. /IDEAL
Concha Velasco y Antonio Resines, en la representación del sábado en el Maestro Padilla. / IDEAL

La obra escrita y dirigida por su hijo Manuel registró un Maestro Padilla a rebosar y una cuidada escenografía

MARÍA PAREDES MOYAALMERÍA

Seguramente será el único velatorio al que todo el mundo desea ir. El único en el que se da el pésame entre risas. Pero en lo que sí coincide con otros, no todos, es en el emocionado homenaje que se ha realizado por parte de los asistentes a una gran persona.

No es realidad, es ficción. El argumento de la obra de teatro 'El funeral', la gira de despedida sobre el escenario de Concha Velasco, a la que Almería respondió el sábado llenando a rebosar el Auditorio Maestro Padilla; segunda 'entradas agotadas' seguida tras el concierto del viernes de Rozalén, dentro del programa 'Primavera Cultural' del área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.

En la representación, en la que en el fondo se interpreta a sí misma, la actriz vuelve a dar una clase de interpretación. Majestuosa, técnica y emocionalmente, genera empatía con todo el público, acompañada por otro artista con una extensa trayectoria profesional como es Antonio Resines y los actores Clara Alvarado, Cristina Abad y Emmanuel Medina.

Todos brillantes y demostrando que hay que tener mucho sentido del humor para protagonizar tu propio entierro, en un texto con ironía y en el que se dan algunos 'zascas' a los personajes que rodean el mundo del corazón. Siempre con la elegancia que caracteriza a Concha Velasco.

Y, si en cualquier espectáculo se busca generar una experiencia, en esta representación se invita al público a compartir un auténtico velatorio. Nada más entrar al patio de butacas del Auditorio Maestro Padilla, las nietas de Lucrecia Conti animan a los asistentes a subir al escenario a dar el último adiós a la protagonista dentro del ataúd (bueno, un muñeco muy bien caracterizado) y escribir una dedicatoria en la hoja de firmas. Más adelante, durante el duelo, se reparten medias noches a los presentes y, durante toda la obra, se fomenta la interacción con el público.

La más importante

El argumento se centra en Lucrecia Conti (Concha Velasco), la actriz más importante del cine, el teatro y la televisión de España, que ha fallecido.

El público es partícipe del gran velatorio que el Ministerio de Cultura ha organizado en su honor en un teatro para que el público pueda despedirse de su admirada estrella. Sus nietas Ainhoa y Mayte (Clara Alvarado y Cristina Abad) ponen orden porque las muestras de cariño son inmensas. También aparece Miguel (Emmanuel Medina), un primo lejano cuyo parentesco real es desconocido.

Todo cambia cuando los asistentes quedan encerrados en el teatro porque el fantasma de Lucrecia se aparece para despedirse a lo grande. Y es que el fantasma tiene asuntos que resolver incluso con su propio representante, Alberto Luján (Antonio Resines), que trata de contener como puede a la prensa que se agolpa fuera. La noticia está apareciendo en todos los medios de comunicación y todos los programas de televisión están enviando unidades móviles al teatro para conectar en directo con Lucrecia... o lo que queda de ella.

En el guión se mezcla la ficción con la aparición de personajes reales a través de la videopantalla, como Andreu Buenafuente, en una divertida comedia con una excelente puesta en escena y sazonada con efectos especiales.

Dirigida y escrita por el hijo de la actriz, Manuel M. Velasco, es la última gira de Concha Velasco. Por tanto, Almería ha tenido la fortuna de formar parte de una gira histórica, un homenaje colectivo, la despedida de la gran Concha. Aunque también es cierto que los grandes artistas nunca se retiran.

Fotos

Vídeos