Ideal

Los caseteros y el arte del buen comer en la feria

En la caseta La Cachucha los socios ayer prepararon una tortilla con muchos huevos, concretamente con un centenar.
En la caseta La Cachucha los socios ayer prepararon una tortilla con muchos huevos, concretamente con un centenar. / F. A.
  • Los feriantes encuentran en el mundo gastronómico un motivo más de diversión

Los caseteros ayer le pusieron muchos huevos al Corpus. Tantos como cien, que son los que gastaron en la caseta La Cachucha para hacer una más que extraordinaria tortilla de patatas.

Con tiempo, esmero, dedicación y, sobre todo, mucha alegría, los socios fueron preparando este plato tan español y feriante. A todos llamaba la atención la cantidad de paquetes de huevos empleados y cómo los artífices de la comida iban abriendo, uno por uno, cada huevo para posteriormente batirlo. Sin lugar a dudas, uno de los actos gastronómicos más simpáticos de los que se celebran estos días en el recinto ferial.

Este acto celebrado en LaCachucha, donde gastronomía, convivencia y alegría son ingredientes fundamentales, es un claro ejemplo de los numerosos que cada día se desarrollan en el recinto ferial de Almanjáyar y que tienen la gastronomía como gran protagonista.

Otro ejemplo era el que se vivía bajo las lonas de la caseta La Excusa, en este caso con el olor a mar, playa y sardinas como principales aliados. El presidente de la caseta y varios socios se afanaban por encender la barbacoa en la que, como si fuera una playa del litoral granadino, se iban asando las sardinas. Más de un viandante que pasaba por la zona se volvía atraído por el olor que tan sabrosa mercancía desprendía.

El miércoles de feria dejó también otros interesantes sabores en la feria, como, ya de madrugada, el caldo casetero a la hierbabuena de Estaría de Dios. Y es que las madrugadas también son el momento propicio para otras degustaciones, como la de chocolate con picatoste de El Tronío.

El mundo de la gastronomía es todo un arte, también en la feria del Corpus, en las casetas y bajo el sol de justicia que estos días acompaña a la celebración de la fiesta principal de la ciudad. Cualquier plato preparado con el cariño que saben darle los caseteros y una cerveza bien fresquita de Alhambra saben a gloria bendita siempre. Que se lo digan a los socios de la caseta El Cortijo, donde sus socios siguen manteniendo la tradición de que cada mediodía le toca cocinar a un socio. En la caseta Carmela, una de las novedades de este año, ayer también se compartió guiso y comida entre los socios.

Innovación

Pero junto a todos los platos tradicionales no faltan los más innovadores. Por ejemplo, en la cocina de La Chicuelina preparan platos tan atractivos como el flamenquín de rape relleno de mariscos o la milhoja de presa con queso frito, jamón y cebolla caramelizada a la miel. Eso sí, los huevos rotos con jamón o el solomillo al Jerez siempre triunfan y son de los platos más demandados en la feria granadina.