plásticos, plaga del siglo xxi

Alborán lanza un grito de alerta

La mayor parte de las basuras que flotan en el mar son plásticos procedentes de vertederos, ramblas e invernaderos que destruyen los ecosistemas marinos

Planta de reciclado de plásticos en Las Norias, Almería, para dar servicio a los invernaderos del 'mar de plástico' de El Ejido y su entorno/J. E. GÓMEZ
Planta de reciclado de plásticos en Las Norias, Almería, para dar servicio a los invernaderos del 'mar de plástico' de El Ejido y su entorno / J. E. GÓMEZ
JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

La luz del sol dibuja destellos luminosos entre la turbidez del mar. Se filtra entre masas de elementos semitransparentes que navegan entre dos aguas y pierde su poder de iluminar suficientemente las rocas en las que viven decenas de especies marinas, vertebrados e invertebrados básicos para la supervivencia del mar. Son residuos plásticos, masas casi indestructibles que se han convertido en la mayor amenaza para los océanos y por tanto para la vida en la Tierra. Basta con bucear en las aguas someras del litoral de Alborán, en cualquiera de las playas y calas de las costas de Granada y Almería para comprobar que las basuras, y sobre todo los plásticos, son la mayor plaga del siglo XXI.

Ante el Día Internacional del Reciclaje (17 de mayo) es necesario dar difusión al grito de alerta que lanza el mar de Alborán al mostrar la realidad de sus aguas y sus orillas. Casi la mitad de los residuos que se encentran depositados en las ramblas y costas de las provincias de Granada y Almería son materiales plásticos, que suponen el 42% del total de residuos, que proceden de invernaderos y consumo humano, otro porcentaje similar está formado por materiales de construcción, entre los que una gran parte también son plásticos. Son datos de un estudio realizado dentro de la campaña 'Para que la basura no llegue al mar, de la la Fundación Ecoalf y la empresa granadina Lanjarón, las ramblas y playas de Castell de Ferro y la Mamola, en Granada, y en la rambla del Alquian, en Almería.

Solo en tres días de trabajo en estas ramblas y playas, los operarios y voluntarios recogieron casi 1.300 kilos de residuos que demuestran que el principal problema para la viabilidad de los ecosistemas es la acción humana, ya que la totalidad de estos residuos han sido vertidos de forma incontrolada, cuando podrían haberse depositado en sus correspondientes contenedores, tanto de carácter urbano como industrial, para su posterior reciclado. Las plantas de reciclaje de plásticos de estas dos provincias trabajan a tope para transformar miles de toneladas anuales y evitar que la plaga crezca. A pesar de ese enorme trabajo, aún hay cantidades ingentes de residuos plásticos, en su mayoría procedentes de los invernaderos que ocupan las laderas de los cerros y el mar de plástico que inunda los deltas, que no llegan a las cadenas de reciclado. Las iniciativas de la administración autonómica y los programas de colaboración del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, intentan incrementar la cultura del reciclado a través de la concienciación de los sectores donde se utilizan los materiales plásticos, e incluso de los ciudadanos, ya que casi el 4% de los residuos encontraros en ramblas y costas, son botellas y envases de consumo personal o doméstico.

Las actuaciones multidisciplinares encaminadas a reciclar los residuos, tanto industriales como domésticos, es ya uno de los sectores productivos en alza. Evitar que cada año lleguen a los ecosistemas millones de toneladas de residuos es la función de una gran cantidad de proyectos empresariales ya existentes, y el objetivo de otros muchos programas que tienen a los emprendedores como protagonistas. La Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, tiene abiertas una serie de programas y líneas de actuación que a través de campañas como Emprendeverde y Empleaverde, que lleva a cabo junto a otras instituciones y entidades dedicadas al reciclado, como Ecoembes, campañas de apoyo y financiación de proyectos que tienen objetivos como la reducción de las basuras que van al mar, y la materialización por su parte de estudios sobre el impacto de los residuos en el medio marino.

Por otro lado, la Fundación Biodiversidad tiene en marcha la Red Emprendeverde, mediante la que se apoyan proyectos que tienen sus objetivos en la reducción y reciclado de basuras, así como la difusión de buenas prácticas relacionadas con el reciclado

Plásticos en la franja de invernaderos situada entre La Rábita y El Pozuelo
Plásticos en la franja de invernaderos situada entre La Rábita y El Pozuelo
Una tonelada de residuos

Los sondeos realizados para determinar el tipo de basuras en las ramblas del litoral granadino indican que en 2,4 hectáreas de las ramblas de Castell de Ferro (Gualchos) y Haza del Trigo, recogieron 960 kilos, de los que el 49% eran residuos plásticos, un 42% materiales de construcción, y el resto, metal y residuos domésticos.

Fotos

Vídeos